KPMG: Indemnizaciones por siniestros son ingresos no constitutivos de renta

Por: actualicese.com
Imprimir   
Publicado: 4 de julio de 2006
close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

¿Qué implicaciones fiscales tiene para una sociedad el reconocimiento de una indemnización en virtud de la ocurrencia de un siniestro?

Respuesta:

Como fundamento normativo es preciso remitirnos al artículo 45 del Estatuto Tributario que determina que las indemnizaciones en dinero o en especie que se reciban en virtud de seguros de daño en la porción correspondiente al daño emergente, se consideran ingreso no constitutivo de renta ni de ganancia ocasional.

Para tal efecto deberá demostrar dentro del término que tiene para presentar la declaración de renta la inversión de la totalidad de la indemnización. Esta debe invertirse en la adquisición de bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro.

Es de señalar que la indemnización por daño emergente, comprende los ingresos percibidos por el asegurado para sustituir el activo patrimonial, hasta concurrencia del valor asegurado.

Importante tener en cuenta que en caso de que no fuese posible efectuar la inversión dentro del término señalado, el contribuyente tendría que constituir un fondo destinado exclusivamente a la adquisición del respectivo bien. La constitución de tal fondo se demostrará con certificado expedido por el revisor fiscal y en su defecto por contador público.

Es de advertir que si el contribuyente modifica la destinación del precitado fondo, lo recibido por indemnización constituirá renta gravable.

Finalmente y respecto del reconocimiento fiscal de la indemnización por parte de las personas obligadas a llevar contabilidad por el sistema de causación, es de señalar que ello debe efectuarse en el momento en que el derecho del asegurado al pago de la indemnización es reconocido expresamente por la compañía de seguros.

Tratamiento de los descuentos condicionados para efectos de IVA e ICA

¿Cuál es el tratamiento de los descuentos condicionados para efecto del impuesto sobre las ventas y de industria y comercio?

Respuesta.

Los descuentos condicionados se caracterizan porque dependen de condiciones futuras e inciertas que se pactan en el momento de la venta, como el pronto pago, volumen en compras, entre otras.

Estos descuentos condicionados a diferencia de los descuentos efectivos, no afectan la base gravable del impuesto sobre las ventas.

Al respecto vale destacar que el artículo 454 del Estatuto Tributario determina que para que un descuento afecte la base del impuesto a las ventas se requiere que el mismo sea efectivo, que conste en la factura, que no esté sometido a condición y que resulte normal según la costumbre comercial.

Respecto del impuesto de industria y comercio, importante señalar que los descuentos condicionados otorgados durante el respectivo período por el respectivo contribuyente pueden detraerse de los ingresos base de tributación.

Manejo de los beneficios laborales no salariales pactados

¿Como parte de los beneficios laborales no salariales pactados con sus empleados, una compañía asume la medicina prepagada de estos. Cómo incidiría tal reconocimiento en la determinación del porcentaje fijo de retención en la fuente y del certificado anual a expedir a los trabajadores?

Respuesta.

De conformidad con el decreto 3750 de 1986, ‘por el cual se dictan disposiciones en materia de retención en la fuente’, el porcentaje fijo de retención será el que figure en la tabla de retención frente al intervalo al cual corresponda el ingreso mensual promedio del trabajador, equivalente al resultado de dividir por 13 la sumatoria de todos los pagos o abonos gravables efectuados al trabajador, directa o indirectamente, durante los 12 meses anteriores a aquel en el cual se efectúa el cálculo, sin incluir los que correspondan a la cesantía y a los intereses sobre cesantía.

Para tal efecto se determina que constituyen pagos indirectos para el trabajador, los pagos que efectúe el patrono a terceras personas, por la prestación de servicios o adquisición de bienes destinados al trabajador o a su cónyuge, o a personas vinculadas con él por parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o único civil, siempre y cuando no constituyan ingreso propio en cabeza de las personas vinculadas al trabajador, y no se trate de las cuotas que por ley deban aportar los patronos a entidades tales como el Instituto de Seguros Sociales, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el Servicio Nacional de Aprendizaje y las Cajas de compensación Familiar.

Sin embargo, advierte al mismo tiempo la disposición que se excluyen los pagos que el patrono efectúe por concepto de educación, salud y alimentación, en la parte que no exceda del valor promedio que se reconoce a la generalidad de los trabajadores de la respectiva empresa por tales concepto, y siempre y cuando correspondan a programas permanentes de la misma para con los trabajadores.

Significa lo anterior que aunque los pagos por salud efectuados a terceros a favor del empleado califiquen como pagos indirectos, no deben tenerse en cuenta dentro de los ingresos base para calcular el porcentaje fijo de retención, esto siempre y cuando el beneficio ampare a la generalidad de trabajadores, entendido esto como la mitad más uno de los trabajadores de la compañía (no es admisible por sectores o grupos determinados) y respecto de la parte que no exceda del promedio que se reconoce a la generalidad.

Sin embargo, debemos aclarar que este tratamiento especial en materia de retención en la fuente para los pagos por salud que cumplan las condiciones señaladas, no significa que estos ingresos laborales indirectos no sean gravados, pues una cosa es que hayan sido exceptuados del mecanismo de recaudo anticipado del impuesto y otra muy diferente es que se les haya dado el carácter de excluidos del impuesto sobre la renta pues ello requeriría haber sido expresamente consagrado en una norma tributaria y hasta la fecha no lo ha sido.

Consistente con ello, la compañía deberá incluirlo dentro del certificado de ingresos y retenciones por concepto laboral, como un ingreso gravado, independientemente que el mismo no haya integrado la base de retención en la fuente.

———————————————-
Tomado de KPMG
© 2006 KPMG Ltda., firma miembro colombiana de KPMG International, cooperativa suiza. Derechos reservados.

Comparte esta página:
Enlace corto:

¿Hemos cometido un error? ¡Reporta una corrección!

Última actualización: julio 4, 2006 | Volver al inicio de esta sección
Ver más sobre Otros

Comentarios



Programación


Otros Canales de Actualización...

Actualizaciones por email Suscripción Oro facebook You Tube Twitter RSS

Artículos Publicados

Por Categorias

Archivo