KPMG: Computadores excluidos de IVA

Por: actualicese.com
Imprimir   
Publicado: 20 de marzo de 2007
close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

De acuerdo a la última reforma tributaria, ¿cuáles son los computadores que se encuentran excluidos del impuesto sobre las ventas?

Respuesta: El artículo 31 de la Ley 1111 de 2006 modificó el artículo 424 del Estatuto Tributario, adicionando los bienes excluidos del impuesto sobre las ventas, dentro de los cuales contempla los computadores personales de escritorio o portátiles, cuyo valor no exceda las 82 Unidades de Valor Tributario (1.720.000 pesos para el año 2007).

Para efectos de dicha exclusión, el Decreto 379 de 2007 en su artículo 1° estableció lo siguiente:

“Exclusión del impuesto sobre las ventas para computadores: para efectos de la exclusión del IVA en la importación o venta de computadores personales de escritorio o portátiles, consagrada en el articulo 424 del Estatuto Tributario, tal como fue adicionado por el artículo 31 de la Ley 1111 de 2006, se tendrá en cuenta que la misma aplica para aquellos computadores cuyo valor en aduanas no exceda las 82 UVT”.

A su vez, el artículo quinto del Decreto 567 del primero de marzo de 2007 estableció:

“Exclusión de IVA para computadores personales. Para efectos de lo dispuesto en el artículo 424 del Estatuto Tributario, tal como fue adicionado por el artículo 31 de la Ley 1111 de 2006, se entiende por computador personal de escritorio, la unidad compuesta por la Unidad Central de Proceso (CPU), monitor, teclado y/o mouse, manuales, cables, sistema operacional preinstalado y habilitado para acceso a Internet.

Para los mismos efectos se entiende como computador personal portátil, aquel que tiene integrado la Unidad Central de Proceso (CPU), el monitor o pantalla y todos los demás componentes para que funcione de manera autónoma e independiente y se encuentre habilitado para acceso a Internet, con la característica adicional de que su peso permite llevarlo de manera práctica de un lugar a otro en equipaje de mano.

No se encuentran excluidos del impuesto elementos como: impresora, unidades de almacenamiento externo, escáner, módem externo, cámara de video y, en general, otros accesorios o periféricos, así como partes y piezas de los computadores”.

De lo expuesto en los decretos reglamentarios, es necesario aclarar el término ‘valor en aduanas’, razón por la cual debemos referirnos al Concepto General No. 0001 del 23 de abril de 2004 proferido por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), en donde manifestó:

“Forman parte del valor en aduana, todos aquellos gastos que se ocasionan por el traslado de las mercancías importadas y gastos relacionados, desde la fábrica hasta el lugar de importación. No forman parte del valor en aduana los gastos ocasionados por el traslado ulterior a la importación de dichas mercancías y gastos relacionados,(…).

Lugar de importación es el puerto o aeropuerto, con jurisdicción en la Administración Aduanera que corresponda, en el cual el transportador hace entrega física a la aduana del manifiesto de carga, antes del inicio del descargue”.

Teniendo en cuenta lo anterior y dando respuesta a la pregunta formulada por usted le podemos decir que la exclusión del impuesto sobre las ventas que menciona la Ley 1111 de 2006, aplica para aquellos computadores personales de escritorio y computadores personales portátiles que cumplan con las características señaladas en el Decreto 567 de 2007, cuyo valor en aduanas, esto es, el valor que tengan los computadores cuando llegan al lugar de importación, no excedan las 82 UVT (1.720.000 pesos para el año 2007).

Así las cosas, podemos señalar que el valor de referencia para la exclusión del impuesto sobre las ventas es el ‘valor en aduanas’ por lo tanto si un equipo es comercializado localmente y este supera los 82 UVT, pero su valor en aduanas es inferior a 1.720.000 pesos, el equipo estaría excluido del impuesto sobre las ventas.

¿Soy una persona del régimen común y realicé compras a personas del régimen simplificado, sin embargo no me expidieron facturas por no estar obligados a ello, qué debo hacer en este caso?

Respuesta: Efectivamente los responsables del régimen simplificado no están obligados a expedir factura, teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 616-2 del Estatuto Tributario.

Ahora bien, el artículo tercero del Decreto 522 del 2003 ha señalado que los responsables del régimen común que adquieran bienes o servicios de personas naturales no comerciantes o inscritas en el régimen simplificado, como sucede en este caso, deberán expedir a sus proveedores un documento equivalente a la factura y que contenga los siguientes requisitos:

a.Apellidos, nombre o razón social y NIT del adquirente de los bienes o servicios.

b.Apellidos, nombre y NIT de la persona natural beneficiaria del pago o abono.

c.Número que corresponda a un sistema de numeración consecutiva.

d.Fecha de la operación.

e.Concepto.

f.Valor de la operación.

g.Discriminación del impuesto asumido por el adquirente en la operación.

Por otra parte, los artículos 437-1 y 437-2 del Estatuto Tributario señalan que las adquisiciones de bienes o servicios gravados, efectuadas por responsables del régimen común a responsables del régimen simplificado, serán objeto de retención en la fuente equivalente al 50 por ciento del valor del impuesto sobre las ventas correspondiente a la respectiva transacción, caso en el cual, debe efectuarse la retención teórica del 50 por ciento del IVA por parte de la persona perteneciente al régimen común. Teniendo en cuenta lo anterior podemos concluir que usted deberá expedir el correspondiente documento equivalente a la factura con el fin que la Administración de Impuestos no le rechace los costos, deducciones e impuestos descontables a que tenga derecho, dado que el mismo constituye su soporte en las operaciones con terceros del régimen simplificado y practicar la correspondiente retención en la fuente teórica.

¿Tengo una empresa en Bogotá, la cual pienso publicitar a través de avisos instalados en taxis. La anterior situación hace que deba pagar impuesto de avisos y tableros en esta ciudad?

Respuesta: En primer lugar debemos recordar que la Ley 97 de 1913 creó el impuesto complementario de avisos y tableros, manifestando:
“Artículo primero. (…) k) impuesto por colocación de avisos en la vía pública, interior y exterior de coches, de tranvías, estaciones de ferrocarriles, cafés y cualquier establecimiento público”.

Posteriormente, la Ley 14 de 1983, en su artículo 37 precisó, que “el impuesto de avisos y tableros, autorizado por la Ley 97 de 1913 (…) se liquidará y cobrará en adelante a todas las actividades comerciales, industriales y de servicios como complemento del impuesto de industria y comercio (…)”.

El Decreto 3070 de 1983, expedido para reglamentar la Ley 14 de 1983, estableció en su artículo 10 que “el impuesto de avisos y tableros de que trata el artículo 37 de la Ley 14 de 1983, se aplica a toda modalidad de aviso y valla”.

Para el caso del Distrito Capital de Bogotá, el Decreto 352 de 2002 en su artículo 57, establece que entre los hechos generadores del impuesto de avisos y tableros se encuentran:

-La colocación de vallas, avisos, tableros y emblemas en la vía pública, en lugares públicos o privados visibles desde el espacio público y;

-La colocación de avisos en cualquier clase de vehículos.
A su vez, el artículo 58 de esta misma disposición señala que serán sujetos pasivos de este impuesto los contribuyentes del impuesto de industria y comercio que realicen cualquiera de los hechos mencionados anteriormente.

Finalmente, el artículo 59 dispone que este impuesto se liquidará como complemento del impuesto de industria y comercio, tomando como base el impuesto a cargo total de impuesto de industria y comercio, al cual se le aplicará una tarifa fija del 15 por ciento.

De la lectura de las anteriores normas podemos concluir que si bien el impuesto de avisos y tableros tiene unos hechos generadores particulares, éste es un impuesto complementario al de industria y comercio. Lo anterior significa para el caso consultado, que si usted es responsable del impuesto de industrial y comercio en la ciudad de Bogotá y publicita su empresa a través de avisos instalados en vehículos de servicio público – taxis, que se encuentran en la jurisdicción del Distrito Capital de Bogotá, deberá responder, además, por el impuesto de avisos y tableros, razón por la cual deberá liquidar dicho impuesto tomando como base el impuesto de industria y comercio, al cual se le aplicará la tarifa del 15 por ciento; este impuesto se declara junto con el impuesto de industria y comercio.

Comparte esta página:
Enlace corto:

¿Hemos cometido un error? ¡Reporta una corrección!

Última actualización: marzo 20, 2007 | Volver al inicio de esta sección
Ver más sobre Otros

Comentarios



Programación


Otros Canales de Actualización...

Actualizaciones por email Suscripción Oro facebook You Tube Twitter RSS

Artículos Publicados

Por Categorias

Archivo