Ministerio de la Protección aclara cuales personas no tienen que cotizar a pensiones

  • Publicado: junio 11, 2007
  • Última Actualización: abril 1, 2009
close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

La edad de las personas, como razón para no tener que hacer cotizaciones al sistema de pensiones, solo importa para cuando se trata de la afiliación por primera vez a dicho sistema.

Con la entrada en funcionamiento de la PILA como mecanismo obligatorio a través del cual hasta las personas naturales trabajadoras independientes tendrán que seguir haciendo sus aportes unificados a los sistemas de seguridad social y parafiscales, se puso en evidencia un delicado fenómeno social en nuestro país (Nota: la más reciente normatividad al respecto está contenida en el art.3 del decreto 1670 de mayo 14 de 2007 ; consulta un editorial anterior al respecto).

En efecto, muchos de tales trabajadores independientes habían venido haciendo sus cotizaciones únicamente al sistema de seguridad social en salud (usando las planillas en papel propias de cada EPS), pero habían estado creyendo que no era obligatorio que también liquidaran aportes al sistema de seguridad social en pensiones (ya sea en el régimen de prima media manejado por el ISS, o en el régimen de ahorro individual manejado por los Fondos privados) a pesar que la ley 100 de 1993 sí les exige a muchas de ellas que deban hacer ambos aportes.

Es casi como los servicios públicos domiciliarios: si se quiere tener servicio de acueducto, también se tiene que pagar por el servicio de alcantarillado y todo llega liquidado en una misma factura. Por consiguiente, la utilización de la PILA ya no les va permitir seguir escogiendo tener un único servicio y seguir evitando el otro.

Editoriales Relacionados

En realidad, la explicación para que muchas de tales personas no hayan estado haciendo los aportes al sistema de pensiones radica en un problema de capacidad de pago pues son personas que no tienen un trabajo como asalariados y en lugar de acudir al servicio en salud del SISBEN, o depender de la caridad de los hospitales públicos, prefieren cotizar voluntariamente a las EPS privadas un 12,5% como mínimo sobre un salario mínimo (y con lo cual quedan cobijados ellos y sus familias directas ) pero no tendrían capacidad para liquidar un 15,5% también sobre un salario mínimo con destino a los fondos de pensiones (fondos que no solo cubren la pensión de vejez, sino también la de invalidez o muerte).

Solo si se supera cierta edad, y únicamente en el caso de la afiliación por primera vez, se podría quedar exonerado de hacer cotizaciones al sistema de pensiones

Ahora bien, y ateniéndose solamente a la norma vigente (pues no puede solucionar los problemas de capacidad de pago que tienen muchas de las personas naturales que hacen portes al sistema de seguridad social), el Ministerio de la protección social, en su circular 032 de mayo 24 de 2007 ha entrado aclarar cuales personas naturales (ya sea que se desempeñen como asalariadas, o como asociados de una CTA o como trabajadores independientes, etc) tienen que estar efectuando aportes obligatorios al sistema de seguridad social en pensiones.

Al citar las normas contenidas en el art.2 del dec.758 de 1990, y en el art. 61 de la ley 100 de 1993 , el Ministerio de la protección social deja ver que solo por tener cierta edad, y tratándose de la afiliación por primera vez al sistema de pensiones, se puede excluir a una persona de su obligación de hacer cotizaciones al sistema de pensiones.

Con la cita de esas dos normas se concluye lo siguiente:

1 . Para las personas que vayan a ser contratadas mediante un vinculo laboral , se debe tener presente que:

a) Si nunca antes han estado cotizando al sistema de pensiones, es decir, que se requeriría afiliarlos por primera vez a dicho sistema, en ese caso, para poder afiliarlos a un fondo privado de pensiones, se exige que tal persona, en el año 1993 (cuando entró a regir el sistema privado de pensiones), hubiera tenido menos de 55 años (si es hombre), o menos de 50 años (si es mujer). Y si piensa afiliarse al sistema de pensiones de prima media manejado por el ISS, solo se le deja afiliar si tal persona (hombre o mujer), al momento de su afiliación, no supera los 60 años.

b) Si al momento en que va a ser contratado se constata que sí ha tenido antes una afiliación anterior al sistema de pensiones (ya sea con el ISS o con los fondos privados), en ese caso, sin importar la edad o el sexo, se le tendría que hacer la afiliación al fondo de pensiones (del ISS o los privados) y hacerle las cotizaciones de ley hasta que alcance la edad o las semanas para que se le reconozca su pensión de vejez, o has cuando acontezca algo que amerite el reconocimiento de una pensión de invalidez, o hasta cuando fallezca y se reconozca la pensión de “sobrevivientes” a sus familiares.

2. Para los que se desempeñan como trabajadores independientes (prestadores de servicios, comerciantes independientes, etc), o los que se desempeñan como asociados de CTAs , en ese caso se tomará en cuenta lo siguiente:

a) Si nunca antes han estado cotizando al sistema de pensiones, es decir, que se afiliaría por primera vez, en ese caso, para poder afiliarse a un fondo privado de pensiones, se exige que tal persona, en el año 1993 (cuando entró a regir el sistema privado de pensiones), hubiera tenido menos de 55 años (si es hombre), o menos de 50 años (si es mujer). Y si piensa afiliarse al sistema de pensiones de prima media manejado por el ISS, solo se le deja afiliar si tal persona es un hombre que no supere los 55 años o una mujer que no supere los 50 años.

b) Si al momento en que va prestar sus servicios se constata que sí ha tenido antes una afiliación anterior al sistema de pensiones (ya sea con el ISS o con los fondos privados), en ese caso, sin importar la edad o el sexo, se tendría que volver a afiliar a los fondos de pensiones (del ISS o los privados) y seguir haciendo las cotizaciones de ley hasta que alcance la edad o las semanas para que se le reconozca su pensión de vejez, o hasta cuando acontezca algo que amerite el reconocimiento de una pensión de invalidez, o hasta cuando fallezca y se reconozca la pensión de “sobrevivientes” a sus familiares.

Como vemos, solo cuando se trata de afiliarse por primera vez al sistema de pensiones, es en ese caso cuando la edad puede servir de excusa para no tener que hacer los aportes a dicho sistema pues los fondos de pensiones o el ISS podrían no aceptarle su afiliación.

Pero en los demás casos, es decir, para los que ya han tenido en el pasado una afiliación a dicho sistema y solo quieren reactivarla, sea como asalariado o como independiente, sí existe la obligación de seguir cotizando hasta completar la edad o las semanas para pensionarse por vejez, o hasta cuando acontezca un evento que amerite el reconocimiento de la pensión por invalidez, o hasta cuando se muera, lo que ocurra primero.

Y por causa de lo indicado en esa circular 032 de mayo 24 de 2007, en el propio portal del Ministerio de la Protección social se publicó un documento para que quienes elaboran directamente en Internet (o cargan mediante un archivo plano) el contenido mensual de la PILA , tengan entonces presente algunas modificaciones que en virtud de tal circular se le deben hacer mensualmente a la PILA (véase en especial el numeral 3 de dicho documento aclaratorio)

Las edades y semanas como requisitos para alcanzar la pension por vejez varían según el régimen al que se esté cotizando

Ahora bien, y para los que deseen estar bien enterados, es importante repasar cuales son hoy día los requisitos en cuanto a edad y semanas cotizadas exigidas para poder acceder a la pensión de vejez.

Para los que cotizan con el régimen de prima media del ISS, el art. 33 de la ley 100 de 1993 establece hoy día lo siguiente:

  “ARTÍCULO 33. REQUISITOS PARA OBTENER LA PENSIÓN DE VEJEZ. Para tener el derecho a la Pensión de Vejez, el afiliado deberá reunir las siguientes condiciones:

1. Haber cumplido cincuenta y cinco (55) años de edad si es mujer o sesenta (60) años si es hombre. A partir del 1o. de enero del año 2014 la edad se incrementará a cincuenta y siete (57) años de edad para la mujer, y sesenta y dos (62) años para el hombre.

2. Haber cotizado un mínimo de mil (1000) semanas en cualquier tiempo.

A partir del 1o. de enero del año 2005 el número de semanas se incrementará en 50 y a partir del 1o.de enero de 2006 se incrementará en 25 cada año hasta llegar a 1.300 semanas en el año 2015.

PARÁGRAFO 1o. Para efectos del cómputo de las semanas a que se refiere el presente artículo, se tendrá en cuenta:

a) El número de semanas cotizadas en cualquiera de los dos regímenes del sistema general de pensiones;

b) El tiempo de servicio como servidores públicos remunerados, incluyendo los tiempos servidos en regímenes exceptuados;

c) El tiempo de servicio como trabajadores vinculados con empleadores que antes de la vigencia de la Ley 100 de 1993 tenían a su cargo el reconocimiento y pago de la pensión, siempre y cuando la vinculación laboral se encontrara vigente o se haya iniciado con posterioridad a la vigencia de la Ley 100 de 1993.

d) El tiempo de servicios como trabajadores vinculados con aquellos empleadores que por omisión no hubieren afiliado al trabajador.

e) El número de semanas cotizadas a cajas previsionales del sector privado que antes de la Ley 100 de 1993 tuviesen a su cargo el reconocimiento y pago de la pensión.

En los casos previstos en los literales b), c), d) y e), el cómputo será procedente siempre y cuando el empleador o la caja, según el caso, trasladen, con base en el cálculo actuarial, la suma correspondiente del trabajador que se afilie, a satisfacción de la entidad administradora, el cual estará representado por un bono o título pensional.

Los fondos encargados reconocerán la pensión en un tiempo no superior a cuatro (4) meses después de radicada la solicitud por el peticionario, con la correspondiente documentación que acredite su derecho. Los Fondos no podrán aducir que las diferentes cajas no les han expedido el bono pensional o la cuota parte.

PARÁGRAFO 2o. Para los efectos de las disposiciones contenidas en la presente ley, se entiende por semana cotizada el periodo de siete (7) días calendario. La facturación y el cobro de los aportes se harán sobre el número de días cotizados en cada período.

PARÁGRAFO 3o. <Parágrafo CONDICIONALMENTE EXEQUIBLE> Se considera justa causa para dar por terminado el contrato de trabajo o la relación legal o reglamentaria, que el trabajador del sector privado o servidor público cumpla con los requisitos establecidos en este artículo para tener derecho a la pensión. El empleador podrá dar por terminado el contrato de trabajo o la relación legal o reglamentaria, cuando sea reconocida o notificada la pensión por parte de las administradoras del sistema general de pensiones.

Transcurridos treinta (30) días después de que el trabajador o servidor público cumpla con los requisitos establecidos en este artículo para tener derecho a la pensión, si este no la solicita, el empleador podrá solicitar el reconocimiento de la misma en nombre de aquel.

Lo dispuesto en este artículo rige para todos los trabajadores o servidores públicos afiliados al sistema general de pensiones.

PARÁGRAFO 4o. Se exceptúan de los requisitos establecidos en los numerales 1 y 2 del presente artículo, las personas que padezcan una deficiencia física, síquica o sensorial del 50% o más, que cumplan 55 años de edad y que hayan cotizado en forma continua o discontinua 1000 o más semanas al régimen de seguridad social establecido en la Ley 100 de 1993.

La madre trabajadora cuyo hijo padezca invalidez física o mental, debidamente calificada y hasta tanto permanezca en este estado y continúe como dependiente de la madre, tendrá derecho a recibir la pensión especial de vejez a cualquier edad, siempre que haya cotizado al Sistema General de Pensiones cuando menos el mínimo de semanas exigido en el régimen de prima media para acceder a la pensión de vejez. Este beneficio se suspenderá si la trabajadora se reincorpora a la fuerza laboral. Si la madre ha fallecido y el padre tiene la patria potestad del menor inválido, podrá pensionarse con los requisitos y en las condiciones establecidas en este artículo.”

Y para los que cotizan con el sistema de ahorro individual de los Fondos privados de pensiones, el art.64 de la ley 100 de 1993 establece lo siguiente:

“ARTÍCULO 64. REQUISITOS PARA OBTENER LA PENSIÓN DE VEJEZ. Los afiliados al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, tendrán derecho a una pensión de vejez, a la edad que escojan, siempre y cuando el capital acumulado en su cuenta de ahorro individual les permita obtener una pensión mensual, superior al 110% del salario mínimo legal mensual vigente a la fecha de expedición de esta Ley, reajustado anualmente según la variación porcentual del Indice de Precios al Consumidor certificado por el DANE. Para el cálculo de dicho monto se tendrá en cuenta el valor del bono pensional, cuando a éste hubiere lugar.

Cuando a pesar de cumplir los requisitos para acceder a la pensión en los términos del inciso anterior, el trabajador opte por continuar cotizando, el empleador estará obligado a efectuar las cotizaciones a su cargo, mientras dure la relación laboral, legal o reglamentaria, y hasta la fecha en la cual el trabajador cumpla sesenta (60) años si es mujer y sesenta y dos (62) años de edad si es hombre.”

Visto todo lo anterior, las personas naturales trabajadoras independientes a quienes les competa hacer cotizaciones obligatorias a los fondos de pensiones, van a tener que tomar una dura decisión, pues o sacan de sus bolsillos todo el 28% que se exige como cotizaciones al sistema de salud más el de pensiones, o se quedan por fuera de ambos sistemas teniendo que acudir, para cubrir su salud, al SISBEN.

La situación de ellas está en clara desventaja frente a la de los asalariados a quienes, de sus bolsillos, solo les corresponde aportar el 7,375% (consulta un editorial anterior al respecto ).

Es por ello que quizás ese grupo de cotizantes trabajadores independientes, para no tener que acudir al SISBEN, van a tener que presionar mucho a los legisladores del país para que a ellos se les exija una tarifa de cotización que sea menor a la hoy establecida.

También hay restricciones para quienes solo quieren cotizar pensiones pero se esconden como beneficiario de un cotizante a salud

Ahora bien, y para finalizar nuestro artículo, es importante que se responda a la siguiente inquietud: ¿qué pasa con las personas que sí cotizan a pensiones pero para no pagar al sistema de salud se “esconden” como “beneficiarios en salud” al incluirse en el grupo familiar de un cotizante a salud?

Sobre esta pregunta, es interesante conocer que tal situación ha estado reglamentada desde hace mucho tiempo con el decreto 806 de abril de 1998 . En el literal a del art.64 de dicha norma se indica que se castigaría con la pérdida de su antigüedad de cotizaciones al sistema en salud al que sí está cotizando en salud pero que está escondiendo como “beneficiario” a otra persona que sí debería ser cotizante directo.

Es decir, que si alguien tiene capacidad para pagar por su cuenta al sistema de pensiones se asume que también tendrá la capacidad para hacer sus cotizaciones a salud por su cuenta y por tanto no puede estar figurando como “beneficiario” de otro.

Recuérdese que esa antigüedad en cotizaciones a salud es fundamental para poder acceder a la atención médica de ciertas enfermedades catastróficas (vease art.61 del mismo decreto 806 de 1998)