¿Cómo expedir certificados de ingresos a personas que no están obligadas a llevar contabilidad?

  • Publicado: julio 8, 2009
  • Última Actualización: julio 7, 2009

close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

Los Contadores que expiden dichos Certificados normalmente se cuestionan sobre cuál sería la forma de verificar, validar y respaldar la información que han de plasmar en dichos certificados. Para dar una claridad al respecto, hace ya casi cuatro años que la Junta Central de Contadores emitió una circular.

Por disposición del artículo 23 del Código de Comercio, los profesionales independientes, los artistas y los agricultores y ganaderos figuran entre las personas que no se encuentran obligadas a llevar contabilidad por el desarrollo de sus distintas laborales.

Sin embargo, es común ver que cuando ese tipo de personas, que no tienen entonces ningún vinculo laboral con otra persona o entidad, requieren de cumplir con algún trámite bancario, o para la matricula de sus hijos en los colegios, o para los trámites en embajadas, etc… a ellas se les solicita que un Contador Público sea el que les expida una Certificación de los Ingresos Brutos que actualmente estén devengando, pues si fuesen asalariados en ese caso sólo se les pediría una carta laboral.

Frente a tal situación, es claro que los Contadores que expidan dichos Certificados de Ingresos normalmente se cuestionen sobre cuál sería la forma de verificar, validar y respaldar la información que han de plasmar en dichos certificados pues se trata justamente de personas que no llevan un registro de sus ingresos en libros oficiales de contabilidad lo cual solo sucede con las Personas Naturales comerciantes y entes Jurídicos obligadas a llevar contabilidad.

La Junta Central ya se pronunció sobre esta situación

Para dar una claridad al respecto, hace ya casi cuatro años que la Junta Central de Contadores emitió su Circular 044 de Noviembre de 2005 en la cual se llegó a la siguiente conclusión:

“De conformidad con lo anteriormente expresado y considerando que no todas las personas están obligadas a llevar contabilidad, ante la posibilidad que en desarrollo de sus actividades económicas requieran para propósitos diversos la presentación de su información financiera, los contadores públicos llamados a suscribir las certificaciones de ingresos o reportes contables de las mismas, deben prepararlos de manera clara, precisa y ceñidos a la ver dad, conforme se encuentra señalado en el artículo 69 de la Ley 43 de 1990, soportados en documentos idóneos donde se demuestre la realidad económica y/o los ingresos de estas personas. En este caso, el profesional de la contaduría pública indicará las fuentes soportes de sus afirmaciones, conservando copia de las mismas, que le sirvan para rendir explicaciones posteriores a su cliente, o cuando sean requeridos por la autoridad competente. Así mismo, el contador público que suscriba los certificados de ingresos y/o reportes contables, deberá indicar el alcance de los mismos.”

(El subrayado es nuestro)

Como lo indica esa circular de la Junta Central, se hace necesario que el Contador Público, cuando expida los certificados de Ingresos a esas personas no obligadas a llevar contabilidad, indique dentro del cuerpo del certificado las fuentes soporte de sus afirmaciones.

Es decir, tendrá que indicar que “de acuerdo a extractos bancarios observados”, o “de acuerdo con anexos de la Declaración de Renta”, o  “por las declaraciones bimestrales de IVA presentadas” , o “por los costos y gastos que mensualmente cubre según lo indican sus recibos de servicios públicos domiciliarios y extractos de tarjetas de crédito”,  u otras fuentes similares, la persona a quien se expide el certificado sí es en verdad una persona que devenga los ingresos brutos mensuales que se certificarán.

Además, debe también conservar copia de esas fuentes por si las autoridades competentes (fiscalía, Jueces o hasta la propia Junta Central) se los llegan a solicitar posteriormente y los tendría que conservar por mínimo durante 5 años pues en ese caso se convierten en sus “papeles de trabajo” por la labor realizada (ver artículo 9 de la ley 43 de 1990).

¿Cuánto cobrar por un Certificado?

Quedaría claro entonces que si las personas que requieren obtener de un Contador Público un Certificado de sus ingresos brutos no  tienen como demostrarle al Contador con alguna prueba real la forma en como están obteniendo sus ingresos, en ese caso lo correcto sería que el Contador se abstenga de emitir dicho Certificado.

Además,  si son personas naturales comerciantes, inscritas o no en cámara de Comercio, pero que no están llevando ningún tipo de contabilidad a pesar de que el código de Comercio se los exige (así suceda que para fines fiscales la DIAN no se las exiga si están en el régimen simplificado del IVA; ver  concepto 15456 de febrero 20 de 2006), entonces el Contador público tampoco haría bien en expedirles certificados de ingresos pues es obvio que en esos casos esas personas sí deben llevar contabilidad para que se respalde las afirmaciones que hará el contador (consulta nuestro anterior editorial: “¿Por qué algunos comerciantes no llevan contabilidad de sus negocios?”).

Además, en cuanto al valor que los Contadores deberían cobrar por honorarios al expedir ese tipo de certificaciones, la reciente Orientación Profesional de Junio 16 de 2009 emitida por el Consejo Técnico de la Contaduría da entender que ese servicio generaría unos honorarios de $1.490.000. Quizás solo muy pocas personas naturales, o quizás ninguna,  estarán de acuerdo en pagar esos honorarios pues ya se ha vuelto común que ese trámite solo genera unos honorarios que no exceden de $100.000.

Material Relacionado