En un mes se verían resultados por control a precios de fármacos que están por las ‘nubes’

  • Publicado: mayo 28, 2013
  • Última Actualización: mayo 27, 2013

close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

Se compararán los precios de los medicamentos que hay en el mercado colombiano con 17 países, entre ellos Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Panamá, España y Francia, con el objetivo de conocer precios universales y saber en qué medicamentos se están cometiendo abusos.

El Gobierno piensa en evaluar el precio de los medicamentos. El viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Fernando Ruiz Gómez, dijo a los medios que se van a aplicar mecanismos de comparación con otros países, lo que permite que el precio de los medicamentos de mayor impacto sobre el sistema, se ubiquen en la gama baja de precios observados de una lista de 17 países.

Esta medida significará una reducción del gasto anual de medicamentos de uso institucional por el orden del 31 al 37%.

“El Gobierno Nacional reconoce la importancia de la competencia como mecanismo automático de regulación de precios. Aplicará unos máximos de venta a todos los medicamentos monopólicos cuyo precio esté por encima del nivel de referencia internacional”, dijo en Vanguardia.

La idea es que se establezcan unos topes máximos teniéndolos como base para detectar alzas injustificadas. El modelo de intervención prevé que esos medicamentos sean sometidos a control directo por el Estado, cualquiera sea el grado de competencia prevaleciente en el mercado.

Por su parte, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo que se organizarán los precios, del más barato al más caro, para conocer en qué posición se encuentran los precios de Colombia.

El Ministro ha dicho que el precio se debe controlar cuando el medicamento sale del mayorista hacia las farmacias u hospitales. Explicó que las reducciones serán significativas, pero en algunos casos los precios no bajarán tanto si los precios en Colombia están acordes con los de otros países.

Un ejercicio práctico que deja ver el abuso de precios

La Unidad Investigativa del diario El Tiempo publica un interesante caso que deja ver claramente el abuso que se comete en nuestro país con los precios de los medicamentos. Un alto ejecutivo de una multinacional nacional pidió varias cajas de diez medicamentos que adquiere cada tres meses para controlar el corazón, la gota, la presión arterial y el colesterol. La cuenta le dio $3.226.000.

El siguiente paso fue pedirle el favor a un allegado para que cotizara la medicina en una farmacia de París y comprobó de esa manera que en el país europeo valen una tercera parte, lo que convierte a Colombia en uno de los países que vende los medicamentos más caros en el mundo.

Las 90 pastillas de Crestol, indicado para pacientes con riesgo de enfermedad cardiovascular, le costaron en Francia 76,67 euros, ($185.000). La misma cantidad de pastillas en Colombia cuesta $742.000.

Por otra parte, al comprar 90 pastillas de Coversyl, para controlar la presión arterial, tuvo que adquirir 9 cajas de 20 tabletas por un total de $750.000. En París valen $84.000.

¿Y la reforma a la salud?

Pronto Augusto Posada, presidente de la Cámara de Representantes, entregará su puesto y durante el tiempo que tiene a disposición no podrá tramitar la totalidad de la reforma a la salud.

Sobre el tema piensa que están dadas las condiciones para que el Congreso apruebe, entre las dos leyes que tocan el tema de la salud, la ley estatutaria más no la ordinaria. La ordinaria tiene muchos más detalles, es mucho más compleja y Posada siente que la estatutaria podría salir del Congreso este semestre.

“El gran problema es que a uno le digan: oiga, usted tiene que viajar de un lugar a otro pero que no le den cómo viajar. Esa es una de las problemáticas que tenemos actualmente si aprobamos la ley estatutaria y no la ordinaria. Determinaríamos el marco para la nueva estructura de salud en el país, pero no le damos herramientas al Gobierno para poder empezar a actuar”, afirma en entrevista en Vanguardia.

Hay que recordar que el proyecto de reforma a la salud tiene propuestas estructurales para resolver problemas de la salud. El primero, el Estado y el ministerio reasumirán la dirección del sistema y del manejo de los recursos, ya que con la Ley 100 los gobiernos le fueron delegando a las EPS y a los municipios el manejo de la plata y de la atención.

Para tener el control de los recursos, el gobierno propone juntar todo el dinero de la salud que suman cerca de 25 billones de pesos, para ser administrados por una sola entidad que se llamará Salud Mía y que manejará desde Bogotá el pago de todos los servicios de salud que demanden los colombianos y hagan parte del plan de salud.

Esta entidad reemplazará al Fosyga. Se encargará también de manejar la afiliación, el cobro a los morosos y toda la información del sistema. Verificará y cancelará 30 millones de cuentas a más de 12.000 hospitales, clínicas e IPS al año; auditará más de 600 millones de actividades médicas, gestionará entre 200 y 300 millones de trámites y unificará todas las bases de datos que las EPS y el sistema se demoraron casi 20 años en construir.

Un dato

A partir del pasado viernes 24 de mayo y en 30 días se establecerán los precios máximos para la aplicación de la nueva metodología para el control de precios de medicamentos.

Una cifra

8.600 medicamentos son los que entrarán a la lista de control de la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos y Dispositivos Médicos.

Algunos de estos medicamentos controlados son utilizados en el tratamiento de enfermedades como cáncer, hipertensión, insuficiencia cardíaca, epilepsia, depresión, alzhéimer y artritis, entre otras.

Estos medicamentos, que cuentan con registro INVIMA, no podrán ser vendidos en el canal institucional a un precio superior al establecido.

Material Relacionado