Entre julio y septiembre expectativas de empleo formal disminuirán

  • Publicado: junio 20, 2013
  • Última Actualización: junio 19, 2013

close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en "Reportar un error" (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

De los 66.000 empleadores encuestados por ManpowerGroup el 22% busca aumentar el personal de sus empresas, mientras el 6% lo disminuirá. El bajo crecimiento económico del país atenta contra la generación de empleo formal.

La Encuesta de Expectativas de Empleo de Manpower revela que en Colombia las intenciones de contratación para empleos formales en el tercer trimestre de este año disminuye 1% con respecto al segundo y 4% en comparación con el año anterior, y mantiene por segundo trimestre consecutivo el lugar número 11 en cuanto a intenciones de contratación.

En la encuesta se indagó a 66.000 empleadores sobre las intenciones de contratación para empleos formales en 42 países cada tres meses, por regiones y sectores económicos. En el caso colombiano se encuestaron a 752 empleadores y se evidencia que, durante lo que va del año, estas intenciones han venido disminuyendo paulatinamente trimestre a trimestre, alcanzando una Expectativa Neta de Empleo (cifra resultante de tomar el porcentaje de empleadores encuestados que prevé aumentos de personal y restarle el porcentaje de quienes planean disminuciones) de +15%, es decir, un número positivo.

Sin embargo se trata de un resultado bastante modesto. La cifra oficial se toma ajustada por estacionalidad, es decir, filtrada para reflejar el resultado libre de situaciones propias de la época como vacaciones, clima, etc.

Rosalba Montoya Pereira, Directora para el Área Andina de Sudamérica de ManpowerGroup comentó que “es innegable que la generación de empleo formal es objeto de grandes esfuerzos por parte del gobierno y de muchos empresarios. Para este tercer trimestre de 2013 un 22% de los empleadores encuestados en Colombia prevé que aumentará personal y un 6% pronostica disminuirlo. Hay una estabilidad alta y en medio de todo alentadora, con 72% anticipando que no hará cambios. Sin embargo vemos que la confianza de los empleadores ha disminuido con respecto al trimestre y al año anterior de manera paulatina, manteniendo al mercado laboral colombiano a una temperatura tibia, reflejada además en la revisión a la baja del crecimiento económico del país que se acaba de anunciar”.

Otra investigación de ManpowerGroup, La Escasez de Talento 2013, arrojó un resultado que se relaciona directamente con la timidez del mercado laboral colombiano, ya que 41% de los empleadores encuestados dice que el impacto de no contratar a las personas que está necesitando en el tiempo contemplado para ello tiene un impacto bajo en su negocio, mientras que 27% considera que el impacto es medio y 21% lo considera alto.

Aparecen aspectos de los planes de contratación de mano de obra y de la productividad que es necesario analizar profundamente, toda vez que los mercados laborales que están moviéndose a mayor velocidad, es decir, Brasil (+28%) y Taiwán (+35%), muestran expectativas de empleo cercanas a +30%, y cuando hay verdadero optimismo en los mercados laborales suelen acercarse a +50%. Colombia en los últimos años ha alcanzado un máximo de +22%”.

¿Cómo ha sido el comportamiento de la expectativa de empleo en Colombia durante los últimos 12 meses?

Por regiones colombianas se concentran las mayores oportunidades en la Orinoquía, región no muy extensiva en la generación de empleo. Es importante observar cómo las expectativas de generación de empleo formal en el Amazonas y el Caribe aparecen disminuyendo, mientras que los Andes aumenta levemente y el Pacífico lo hace de manera más pronunciada. Trimestre a trimestre las intenciones de contratación se fortalecen en tres de las regiones.

El Pacífico aumentó su índice en 3% y la Orinoquía, en 4%. Los Andes se mantiene relativamente estable, pero hay disminuciones de 7% y 5% en el Caribe y el Amazonas, respectivamente. Año a año las expectativas se debilitaron en cuatro de las cinco regiones, incluyendo una drástica disminución de 10% en el Amazonas. El Caribe es 6% más débil y hay disminuciones de 4% y 2%, respectivamente, en los Andes y el Pacífico. Sin embargo es notable el aumento de la Expectativa Neta de Empleo en la Orinoquía, que fue de 15 puntos porcentuales.

Por sectores de la industria, transporte y servicios públicos es el más optimista, seguido por construcción y administración pública y educación. El sector manufacturero, bajo sus  condiciones actuales alcanza +18%, es decir un poco más que el promedio nacional. La minería, por su parte, disminuye en un importante 12% sus intenciones de contratación, alcanzando +15%, misma expectativa de empleo del país.

El comercio minorista y mayorista y el sector de agricultura y pesca, alcanzaron ambos +12%, mientras que las expectativas más débiles para generar empleo entre julio y septiembre se ven en el sector de Finanzas, Seguros y Bienes Raíces.

Trimestre a trimestre hay disminución de la expectativas en cuatro de los siete sectores. La disminución más grande es de 3% en agricultura y pesca y también en servicios. Por otro lado tres sectores aumentaron sus expectativas, incluyendo incrementos de 7% en Transportes y Servicios Públicos y de 2% en Manufacturas.

Comparando año a año, cinco de los siete sectores aparecen más débiles. Finanzas, seguros y propiedad raíz reporta una considerable disminución de 20% y agricultura y pesca disminuye en 12%. Transportes y servicios públicos disminuye 6% y Servicios lo hace en 5. Mientras tanto, dos sectores aumentan levemente: administración pública y educación y comercio minorista y mayorista, que aumentan en 3% y 2%, respectivamente.

Situación de las ciudades colombianas

Barranquilla pronostica una estabilización de su mercado laboral formal, que ha venido en una activa expansión hasta ahora, para el tercer trimestre. Hay mucho boom de la construcción y se espera que lleguen más empresas y se concreten más proyectos, pero la tendencia estadística habla de un ritmo más lento en los próximos meses. Hay un temor latente de burbuja inmobiliaria y ello puede aminorar la confianza entre los empleadores encuestados.

Cali por su parte muestra un impulso muy alentador. La Alianza del Pacífico ha generado una sensación optimista que se refleja en las respuestas y hay expectativas de desarrollo de la zona a largo plazo. Bucaramanga alcanzó la expectativa más optimista en Colombia, se está implementando el puerto seco, están llegando call centers y hay proyectos en la minería.

Bogotá permaneció igual entre el segundo y el tercer trimestre, con la confianza para contratar en un aparente stand-by mientras se definen algunos temas de política local. Medellín disminuyó en el mismo período, con impulso del comercio y los servicios, y disminuciones en salud, minería y finanzas (que suele repuntar en octubre).

La región del Eje Cafetero aparece moderadamente optimista con la llegada de nuevos almacenes y supermercados necesitando personal comercial y de promoción, aumentando levemente su confianza para contratar en comparación con el trimestre anterior. Ibagué por su parte alcanzó una expectativa moderada pero también positiva, impulsada por el comercio con personal de marketing y servicios como vigilancia privada y los relacionados con turismo.

Leticia ha continuado una curva descendente que ha venido dándose a lo largo del año, alcanzando el más bajo nivel de Expectativa Neta de Empleo en Colombia en medio de las diferencias de tasa de cambio y los vaivenes propios de la economía en la triple frontera con Brasil y Perú, pero con ingentes esfuerzos de formalización de los negocios.

Material Relacionado