Formulario 110 más formato 1732, improvisación y subdesarrollo – Gabriel Vásquez Tristancho

Por: Gabriel Vásquez Tristancho
Imprimir Imprimir   
Publicado: 6 de marzo de 2012

Gabriel Vásquez Tristancho

A pesar de las críticas sobre legalidad y doble información del formulario 110 (ya incluida en medios magnéticos), la estrategia de continuar con esta exigencia de parte del gobierno fue bien sencilla, dejar el formulario de base como estaba (110) y solicitar información para efectos de control tributario de manera independiente (formato 1732) pero integrados y desglosados con los datos del formulario.

Son 456 renglones duplicados la mayoría entre cifras contables y fiscales del formato 1732, más los 87 renglones del formulario 110, sumado a las nuevas exigencias de información que no estaba procesada en los sistemas informáticos para medios magnéticos, donde las empresas deberán contar con personal adicional de apoyo para poder cumplir con estas obligaciones. Los contratistas que prestan el servicio de outsourcing de contabilidad e impuestos, tendrán que adicionar a los costos de las empresas por este trabajo extra, debido a que la mayor parte de los casos no se previeron estas sorpresas, algunas con posterioridad al cierre del año, es decir durante el 2012.

Pero el trauma del cierre del año, que normalmente terminaba con la información de asambleas, medios magnéticos y declaración de renta hacia finales del mes de marzo, se podría prorrogar hasta junio. Esto significa que el arranque de información del 2012, si no se plantean planes de apoyo con sobrecostos en personal como se dijo antes, tendrá un atraso de prácticamente 6 meses, con los traumas que a nivel de decisiones esto conlleva.

Para estimular todavía mas, antes de procesar información del 2012, o sobre la marcha por algunas exigencias se conocieron ya caminando el este año, se deberán efectuar los ajustes a los sistemas de información, que prevean de manera anticipada los nuevos datos exigidos para efectos fiscales, tales como la separación en las bases de datos del IVA sumado al costo cuando no es descontable, ingresos en moneda nacional y extranjera, entre otros.

Aunque parece disco rayado, la improvisación de parte del gobierno en la exigencia de información tiene unos costos muy altos para los contribuyentes organizados y con sistemas de información en tiempo real. Los nuevos ERP (por sus siglas en inglés – Enterprise Resource Planning), son muy exigentes en seguridad informática y no se pueden estar cambiando de un día para otro. Los sobrecostos son de miles de dólares, donde solo falta, como ha ocurrido, que algún genio de fiscalización se le ocurra decir que son “no” deducibles porque no hacen parte de la operación normal. Suena como al policía de tránsito que no se le ocurrió sino inmovilizar una ambulancia en plena diligencia de un accidente en horario nocturno.

¿Porqué no establecer, ahora mismo, las exigencias en información tributaria para el 2012? (Ya es tarde por cierto, un cambio en los sistemas al mes de marzo puede ser traumático por los reprocesos en algunos casos). ¿Serán las mismas del 2011? o ¿si hay cambios en los funcionarios se les ocurrirá a prueba y error exigir datos que en otros tiempos se eliminaron por su no funcionalidad para fiscalización? Al igual que en materia de impuestos se intentó dar seguridad jurídica en un período fiscal, artículo 338 de la Carta, “entre comillas” por algunas violaciones incluso de la misma Corte Constitucional, igual se deberá plantear en un futuro con algunos cambios en los sistemas informáticos para dar cumplimiento a requerimientos fiscales.

Lo mismo ha ocurrido con algunas entidades de control. Se les ocurren algunas informaciones duplicadas, con algunas pequeñas variaciones, que aparte de inútiles, resultan siendo abiertamente antitécnicas e imposibles de organizar de manera estructurada con los datos contables.

En el año 2013, ya algunas empresas tendrán NIIF. Otro cambio a nivel de sistemas de información y nuevas estructuras en las bases de datos, tanto contables como fiscales. Los cambios fiscales todavía no se han determinado ni evaluado con un nivel de profundidad adecuado para proponer reformas al estatuto tributario. Luego, tendremos otros ingredientes muy fuertes con más sobrecostos de improvisación si no se tienen los estudios de investigación “antes de” y no “después de”.

XBRL será el nuevo lenguaje estructurado para intercambio de información de negocios, donde las taxonomías ya están definidas para NIIF, pero no para la parte fiscal. Luego, si de trabajos prospectivos se trata, este debería ser el norte que inspire a la DIAN en el mediano plazo, que ya es corto para los cambios que deberán implementar.

Contabilidad comercial (NIIF), contabilidad fiscal, información estructurada y reutilizable bajo XBRL, tendrán que armonizarse de manera urgente, de lo contrario, la improvisación es sinónimo de subdesarrollo.

Cordialmente,

Gabriel Vasquez Tristancho
Columnista Vanguardia Liberal
Socio Impuestos Baker Tilly Colombia
E-mail: gvasquez@bakertillycolombia.com

Comparte esta página:
Enlace corto:

¿Hemos cometido un error? ¡Reporta una corrección!

Última actualización: 03/06/2012 | Volver al inicio de esta sección
Ver más sobre Columnistas Destacados

Comentarios



Programación


Otros Canales de Actualización...

Actualizaciones por email Suscripción Oro facebook You Tube Twitter RSS

Artículos Publicados

Por Categorias

Archivo