[Editorial] La Importancia para el Contador Público y el Revisor Fiscal de dar Valor Agregado en las empresas – José Hernando Zuluaga

  • Publicado: 02/16/2010
  • Última Actualización: 02/19/2010
close

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en Reportar un error (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

El riesgo de que se reduzcan los empleos para el Contador Público

El Contador público en este momento en virtud a los avances tecnológicos, software, contabilidad en línea, software arrendado, el XBRL, para cuyo uso sólo se requiere una digitación corremos el riesgo de que se reduzcan los empleos.

Riesgos laborales del Revisor Fiscal, el Auditor Interno o bien el Auditor externo

El Revisor Fiscal, el Auditor Interno o bien el Auditor externo ayudan a organizar  las empresas, contribuyen al aseguramiento,  a lograr una adecuada evaluación de los riesgos, también contribuyen a implementar un buen control interno e inclusive a instalar y organizar los departamentos de  Auditoría interna; pero qué se deriva de allí;  al parecer estas acciones que benefician a la empresa se vuelven en su contra  como lo veremos en el siguiente caso.

Una Empresa  mediana o grande que tiene un Revisor Fiscal a la cual le viene pagando $ 5.000.000 de pesos mensuales; pensaría mucho para renovar el contrato en el año 2010 o bien a mantener el nivel de los honorarios por el mismo monto con dicho  Revisor, si concluye que teniendo un excelente Contador, un muy buen Gerente general, un muy buen Gerente Financiero, un muy buen Auditor interno, y un muy buen asesor Tributario, tiene resueltos   sus problemas estructurales, y con ello  tiene resueltos los problemas  de aseguramiento, contables, financieros, administrativos, legales y de control .

Así las cosas; “poseemos problemas “ como lo diría un joven de hoy y la única tabla de salvación es tener la capacidad de dar valor agregado y la visión gerencial, administrava,  de aseguramiento de la información, tecnológica, contable, legal y de control, para que  nos vean los empresarios como unos buenos candidatos a la dirección de la empresa, como ya ha sucedido con varios colegas; aún así faltaría algo que para mi es vital en el proceso de formación académica que es la actitud, que nos hace ver como poco sociables, huraños, y con una serie de detalles negativos en nuestras organizaciones que son expresados como “pecados capitales” por el   Contador Público Jaime Alberto Hernández Vásquez quien los enumera en la siguiente forma:

  1. Ausencia de una política de marketing lo cual  en síntesis significa “que una firma respetable de servicios contables o un Contador Público que desee crecer  y aumentar su ámbito de acción, debe superar  el estadio del simple ofrecimiento de los servicios a la manera tradicional de la profesión y, acudir a una estrategia agresiva mediante una campaña de mercadeo afianzada en sus fortalezas y valores conforme a su identidad o imagen corporativa, reflejando su cultura empresarial, su sistema de valores y el proceder profesional  de los miembros de la organización”.
  2. Ausencia de una política de precios y tarifas. Que en síntesis se traduce en lo siguiente “La competencia entre los profesionales contables que prestan este servicio ha resultado nefasta, pues la falta de una regulación formal en esta materia  ha llevado a que se canibalicen los precios y tarifas con una tendencia hacia la baja, producida generalmente  por una explosión de oferentes, la mayoría de los cuales sustentan sus propuestas en precios artificialmente bajos que no se compadecen con la responsabilidad que entraña el ejercicio de la profesión”.
  3. Ausencia de una adecuada selección de clientes, la cual   permite concluir “que  los contadores no realizan  un mercadeo racional ajustado al tamaño o nicho del mercado, pues  los contadores y las firmas muchas veces contratan con cualquier empresa la prestación de sus  servicios del Contador Público sin analizar los riesgos de este procedimiento; puesto que como el  objetivo es generar ingresos (muchas veces sin importar de donde vienen), no se hace una selección respecto de quien es el cliente, no se estudian sus antecedentes de orden legal, administrativo, financiero y empresarial”.
  4. Ausencia de una política de calidad que se resume así: “Es un lugar común el que las empresas de servicios de  los contadores públicos no sean lo suficientemente cuidadosos en prestar sus servicios dentro de un estándar de calidad que le asegure al cliente el cumplimiento de sus expectativas.  Sabiendo que  resulta de vital importancia que toda firma de contadores  pequeña o grande, cuente con un sistema de gestión de calidad interno, para tener claridad absoluta  de la forma en que  su organización realiza la gestión empresarial asociada con este tema”.
  5. Ausencia de una política de actualización y educación continua; ausencia que constituye  “una de las falencias más comunes en las firmas y contadores públicos ya que  prestan  sus servicios careciendo  de programas de educación y capacitación continua exigente. Desconocen que si se quiere permanecer a la vanguardia y generar una óptica positiva en torno de nuestro servicio se hace necesario que el personal de la firma y/o el contador público prestador del servicio , posea una estructura organizada de cursos, seminarios y programas de capacitación continua que actualicen a  todos los colaboradores y funcionarios de la compañía en cada uno de los temas de su experticia”.
  6. Ausencia de una adecuada defensa legal y disciplinaria. Que se explica por lo siguiente: “Muchas veces  no se contratan los servicios de profesionales idóneos o porque en otras ocasiones se contratan abogados que si bien poseen buenos conocimientos en el campo administrativo desconocen casi por completo el área de ejercicio profesional. Muchos son los contadores  que pueden ser sancionados injustamente por un organismo de inspección, control y vigilancia o por la propia Junta Central de Contadores, simplemente porque no supieron ejercer adecuadamente su defensa”.
  7. Ausencia de una política de solidaridad de cuerpo la cual  en resumen significa lo siguiente: “a lo largo de los años la profesión contable en pleno ha cometido su peor pecado, no estar unificada sólidamente en un solo gremio. Ello ha llevado a que contra los contadores públicos se ejerzan toda clase de sanciones, injusticias y se violen sus derechos, incluso aquellos tan elementales como la posibilidad de renunciar por su mero albedrío o porque de manera arbitraria un contratante de nuestros servicios, simplemente cesa sin ninguna explicación en el pago de la remuneración y de los honorarios”.

Otros elementos de juicio

Además de las dificultades y de los pecados capitales indicados por el Dr Jaime Alberto Hernández Vásquez   algunos Revisores fiscales faltando a la ética se apropian de  trabajos que prepara la  Auditoría Interna de la empresa. Además no hacen hallazgos importantes ni  muestran logros  que constituyan por sí mismos valor agregado a su gestión y que  son de alto interés especialmente para el accionista externo. Muchas veces desconoce cuales son los intereses de la Compañía y la de sus administradores especialmente en aquellas empresas cerradas o bien de carácter familiar.

Nota. La letra en cursiva es texto tomado de la conferencia sobre “los 7 pecados Capitales del contador Público” preparada por el Dr. Jaime Alberto Hernández Vásquez