¿La profesión de la Contaduría Pública se acabará en Colombia? – Álvaro Fonseca Vivas

Por: Álvaro Fonseca Vivas
Imprimir Imprimir   
Publicado: 15 de mayo de 2008

Me preocupa la situación por la que está pasando mi profesión, frente a las demás que si están determinando normas, procedimientos y lineamentos necesarios para operar como profesionales, y no es de menos, debido a que no tenemos una representación clara en el Gobierno Nacional, bien porque en los gremios, como la Junta Central de Contadores  y el Concejo Técnico existe la disparidad de pensamientos, ideas, poder y de figuración,  por lo tanto el Gobierno ya estableció que deben hacer estos entes, sin conocer si es conveniente o no para la profesión. Las facultades de Contaduría en el país se están convirtiendo en dependencias de dirección de Decanaturas de las “Ciencias Administrativas y Financieras”, sin que en ellas aparezca la palabra “Contables”.

La participación de los estudiantes y profesionales de tiempos atrás que eran de hacerse notar, han pasado y se han convertido en ser personajes pasivos ante los cambios de la Globalización, como del manejo de los pensamientos de la investigación, de la participación hacia aquellos aspectos que les favorecerán, o desfavorecerán en el futuro muy próximo por los cambios agigantados de la tecnología que se avecinan. La claridad es, que les gusta más la parte tributaria (sin desmerecer nada de ello), es la presentación de las mismas y con eso ya creen que han cumplido con la aplicación de su formación profesional.

En las convocatorias para la formación y unificación de los pensamientos de la contaduría en uno solo ejemplo, incluyendo las diferentes agremiaciones en una sola como es la “Colegiatura de Contadores”, la participación de los asociados o futuros asociados es nula, de los 140.000 contadores matriculados ante la Junta Central de Contadores, tan solo llegaron 18 personas a la asamblea de las aproximadamente 250 que están inscritas en la seccional de Bogotá y sin mencionar que pasa en el resto del país, donde estamos prestando servicios bien en lo público como en lo privado.

Aquellos que se han graduado de las Universidades, han olvidado que hay que trabajar en beneficio de la misma profesión, porque nos conformamos con estar bien posesionados en cargos de alta gerencia o de staff, Revisores Fiscales, Controles, Gerentes Administrativos y/o financieros, como también de Gerentes Generales, inclusive en el Gobierno Nacional, Distrital o Municipales o en la independencia con grandes firmas de contadores y de auditores, en los cuales la remuneración hace que la calidad de vida sea buena, ¿pero que le han y están aportando a la profesión? yo diría que muy poco.

En el desempeño de la Revisoría Fiscal en Colombia, que para mí es uno de los cargos más importantes que representan a nuestra profesión y que la hacen resaltar desde el año de 1935 fecha en la que fue creada por la ley 75, no hemos sabido beneficiarnos de ella, porque incluso podemos convocar a asambleas generales, y somos nombrados por los dueños de las empresas, estamos por encima de los gerentes o presidentes de la compañías, cuando en las empresas que se han liquidado, quebrado, fusionado o que están cometiendo fraudes, nuestro conocimiento profesional e independencia mental hace que lo hagamos,  y no se manifiesta antes que esto ocurra con los dictámenes sin salvedad.

Si revisamos las estadísticas son altas en cuanto al fraude de cuello blanco, los dictámenes con o sin salvedad son una figura de control integral que tan solo existe en Colombia, pero en ocasiones se ha manejado de forma comercial porque está siendo desempeñada en su gran mayoría por profesionales sin la suficiente experiencia, como es el caso de los que representan las grandes firmas multinacionales de auditores y les asignan cinco revisorías, en donde están aprendiendo y no hacen firmeza de su conocimiento y experiencia para sustentar y soportar los puntos de los informes en las empresas que están como revisores fiscales.

La propuesta siempre ha sido que a los Contadores públicos se les denomine Contadores profesionales y han sido los proyectos de Ley establecidos, fortalecidos y amparados por las firmas multinacionales como ha ocurrido en Panamá y en España donde se dice que todo ya está inventado y solo se debe seguir las instrucciones y estándares establecidos por ellos para el desarrollo de los trabajos rutinarios a cambio de los contratos con costos altos, para las firmas sin dejar que los ciudadanos de estos países participen en las propuestas de licitaciones y otros para desempeñar sus labores de manera competitiva y al mismo  mejor nivel.

La demanda de algunos artículos de la Ley 43 de 1990 por parte de los economistas y administradores para la firma y manejo de la contabilidad, se encuentra en trámite en el Congreso Nacional sin que la profesión se haga manifiesta de este aspecto, hace que cuando el fallo salga avante o a favor de los demandantes sea una sorpresa para la Contaduría Pública.

Otros de los aspectos que veo con preocupación es la actualización constante que deben hacer los profesionales en ejercicio y que en su gran mayoría no lo realizan, tan solo se mantienen con ser digitadores de paquetes de contabilidad donde los anuncios en los periódicos solicitan el conocimiento de estos, como requisitos para poder ejercer la profesión, porque no existe un lugar o una escuela contable como existía en los tiempos de los grandes pensadores, donde se esgriman, se discutan y se tengan tertulias de los cambios en la información contable y la elaboración de los estados financieros, con gran profundidad y decoro de las operaciones, transacciones, los registros y los datos que alimentan las herramientas tecnológicas.

Es importante aunar ideas y que se limen asperezas si las hay, para que nos vinculemos en beneficio de manifestarnos dentro del marco legal, que tengamos unos líderes, para que nos representen y se logre que los lazos que una vez nos unió revivan, y hacer de la Contaduría nuevamente sea una herramienta para el progreso, honestidad, para reforzar los valores éticos y morales  en todo tipo de organizaciones,  y que nuestra profesión sea de las mejores y más fuertes dentro de los espacios de la academia y del ejercicio en la vida laboral en los sectores públicos y privados.

Que participemos en fortalecer a la Colegiatura de Contadores, que de acuerdo a lo dispuesto en el art. 26 de la Constitución Nacional, en el que sustentamos nuestra existencia en las organizaciones empresariales, como ocurre en países como México, Chile, Perú y otros en donde se le consulta por parte del estado para establecer normas y procedimientos que regulen a la profesión y la presentación de los estados financieros con las notas a los estados financieros que muestren la situación financiera y sea un apoyo real de la administración en el análisis e interpretación de la información para la toma de decisiones por parte de las administraciones de la organizaciones.

Se dé capacitación a los que lo requieran de acuerdo a las áreas que se desempeñe, el conocimiento y manejo de normas, procedimientos y políticas a los nuevos cambios de un mundo globalizado que requiere de nuestro conocimiento, para la preparación, presentación y auditoria de los estados financieros, buscando siempre el ser competitivos y en especial la calidad de la información, con lo cual espero no estemos enterrando la profesión ni mucho menos se acabe la profesión y terminemos como auxiliares de las multinacionales.

Nuestro trabajo tiene mucha relación y la obligación de verificar que las normas, procedimientos, políticas y en la razonabilidad de las cifras y el salvaguardar los recursos de las organizaciones empresariales (humano, físico y financiero), en beneficio de las comunidades, de la sociedad,  del medio ambiente, entre otros aspectos de los cuales certificamos y damos fe pública de la procedencia de los dineros, de las operaciones, transacciones y del registro de los contratos civiles, comerciales, administrativos y laborales entre otras que se manejan en la empresa, como también la auditoría interna o la externa incluyendo la de investigación como es la forense que nos hace ser peritos auxiliares de la justicia.

Que los estudiantes se integren a las agremiaciones y participen en los eventos,  que conozcan y participen en el desarrollo y mejoramiento de los procesos y procedimientos, a la actualización constante para enfrentar un mundo globalizado que cada día nos está exigiendo ser más competitivos y cada día mejores para la presentación de la información financiera, no solo en lo urbano si no también en lo rural, porque en un tiempo no muy lejano cada persona necesitara de un contador para estar al día en el pago de los impuestos como en el desempeño y toma de decisiones en sus organizaciones, demostrando la calidad de nuestro trabajo, el cumplimiento de la responsabilidades adquiridas conforme a las disposiciones legales y no a los caprichos de los clientes. Si todos actuamos con fe pública y unidos, el país mejorara lo aseguro, porque somos exigentes, trabajamos con responsabilidad y con sentido de pertenencia hacia la profesión.

CP. Álvaro Fonseca Vivas

alvarofv@hotmail.com

pr-alvaro.fonseca@rdcontable.com

Comparte esta página:

¿Hemos cometido un error? ¡Reporta una corrección!

Última actualización: 05/07/2009 | Volver al inicio de esta sección
Ver más sobre De Nuestros Lectores

Comentarios


Programación


Otros Canales de Actualización...

Actualizaciones por email Suscripción Oro facebook You Tube Twitter RSS

Artículos Publicados

Por Categorias

Archivo