¿Llegó la hora de cambiar la cultura contable colombiana?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 2 diciembre, 2009

¿Llegó la hora de cambiar la cultura contable colombiana?

Con la implementación de la Ley 1314 de 2009 el ambiente contable nacional seguramente tendrá una serie de cambios que se comenzarán a ver a partir del otro año. ¿Cuáles podrían ser y cómo pueden afectar a la profesión?

Comparado con el concepto que se tenía en años anteriores, el Contador de hoy no es sólo un registrador de información, sino también aquel profesional que interpreta, analiza y clasifica los hechos económicos que se producen a la hora de tomar decisiones. Su labor antes podría decirse que era pasiva y por ello, casi que no se dedicaba al análisis de las cifras y datos para recomendar acciones que buscaran el mejoramiento de las cifras contables.

Sin embargo, hoy gracias a los cambios tecnológicos, a las herramientas actuales con que dispone el Contador y a la puesta en práctica de la ética profesional, se trabaja con un mayor provecho y productividad. Y probablemente más cambios dentro de una cultura contable se seguirán viendo.

¿Qué tan traumático puede llegar a ser cambiar la cultura contable colombiana en este proceso?

Para el Contador Público, Especialista en Revisoría Fiscal y en Gerencia Tributaria y Auditoría de Impuestos Gustavo Adolfo López, lo traumático depende de la forma como se asuma desde ya el cambio que generará, principalmente en la forma del ejercicio profesional en la Contabilidad y la Auditoría, que son los temas tocados por la norma, en cuanto a la práctica.

«Si los profesionales asumimos la responsabilidad de estudiar desde ya las IFRS, dejando claro que la Ley eliminó la adopción de IFRS y viró hacia la convergencia, lo que quiere decir que en Colombia no se adoptarán plenamente estos estándares internacionales, podremos asumirlo sin mayor traumatismo», dice.

López piensa que para el 2010 debemos pensar en el sistema que se implementará en cada una de las empresas e insiste, que «por más que los profesionales estudiemos y sepamos las implicaciones, si los obligados no las entienden, aceptan y acatan el traumatismo será aún mayor, puesto que llegará el día de su aplicación y muchos no estarán listos».

¿Se le da a la profesión la importancia que merece?

Muchas de las leyes que se aprueban en el Congreso deberían llevar el aval de un Contador. Es el caso de las reformas tributarias, las reformas a los códigos mercantiles y asuntos tan delicados como el enriquecimiento ilícito, que está directamente relacionado con la contabilidad. Como se publica en El Tiempo.

Además, la Contaduría es el único medio para frenar la corrupción pública y privada y la materia prima para manejar asuntos como la evasión de impuestos, la sobre y la subfacturación.

La clase empresarial no tiene una cultura contable sólida. En Colombia cada tiempo se habla de que debe haber cárcel para los evasores de impuestos, pero la verdad es que el mismo Estado solucionaría buena parte de sus problemas fiscales si se determinara que la sanción penal también fuera para quienes no llevan una contabilidad ordenada.

El papel de las Universidades en la Ley 1314 de 2009

Las Instituciones de Educación Superior tienen un papel fundamental en todo este proceso de convergencia y de cambio en la profesión. La Universidad debe promover la realización de todo tipo de eventos académicos, sin escatimar esfuerzos ni horas, para dar a conocer las normas, sus implicaciones en lo contable, lo tributario, económico, financiero y social. Ello quiere decir que las actividades extracurriculares formarán parte de su itinerario lógico en el diario devenir de sus actividades.

Joaquín Emilio Toro, decano de la Facultad de Contaduría de la Universidad Cooperativa de Colombia, manifiesta que en la actualidad, a los estudiantes se les hace énfasis en la aplicación de una ética y un sentido de pertenencia encaminado a lograr prestigio, idoneidad y respeto en su profesión.

«La Universidad también debe sensibilizar y promover permanentemente la participación de los estudiantes en las actividades gremiales, en principio el estudiantil, como es Fenecop, pues como se está planteando la conformación de las entidades públicas se requerirá de cultura gremial y esta tiene que iniciar en las aulas. Serán los gremios contables y académicos, que a pesar de la pobre participación que plantea el Gobierno, tendrán especial preponderancia en estas dos entidades», agrega López.

Los estudiantes que luego serán profesionales deben acercarse a la dinámica gremial a prestarle el servicio a la profesión, puesto que los gremios se sirven de los que lo componen y no viceversa. Formando estudiantes con conciencia política y gremial se podrá lograr lo que se ha anhelado durante años, lo cual es un gremio profesional único en el que confluyan todas las vertientes de pensamiento político y practico contable.

Finalmente, el Contador Público debe estar en plena capacidad de ejercer funciones como Jefe de Contabilidad, Gerente, Auditor Interno y Externo, Gerente Financiero, Revisor Fiscal, entre otras ocupaciones profesionales.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…