Aceptémoslo: Principios y reglas generales para PYMES principalmente, pero con una profesión contable competente y libre de tensiones por insultos y agravios – Hernán A. Rodríguez

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 28 septiembre, 2010

Hernan RodriguezLa convergencia hacia normas únicas es de todos, no solo para el mercado de capital, para el gobierno o de un funcionario. Contabilidad para todos: Academia, Normalización Técnica, Regulador, Orientación y Supervisión, Aseguramiento y Fiscalización, Repositorios de Información Financiera. Todos apuntando a proveer información útil a los Usuarios de Información.

Si es para todos, entonces todos debemos participar, pero no debería haber cabida a procesos deliberantes groseros, insultantes y agresivos. ¡Mucho respeto por favor!

Así las cosas, la academia investiga la tradición de la disciplina contable y la problematización por la necesidad de seguir el ritmo de la rápida evolución de los negocios.

Las autoridades de normalización técnica deben identificar los estándares y mejores prácticas de mayor aceptación en el mundo. La autoridad de regulación debe acoger las recomendaciones de los técnicos y buscarle su pertinencia en la economía doméstica y participar en el estudio de impacto. Las autoridades a cargo de la vigilancia y control deben asegurar la adecuada y correcta orientación de los diferentes actores para así poder exigir el cumplimiento y castigar el no cumplimiento. La sociedad que toma decisiones basadas en información financiera general debe exigir un adecuado sistema de aseguramiento información y de fiscalización societaria. Los compromisos del estado con la transparencia exige también la creación de repositorios de datos con características de oportunidad y fiabilidad.

¿Qué responsabilidad le atañe a la profesión? ¿Cuál será el papel de los gremios de profesionales practicantes? ¿Los gremios deben poseer una instancia disciplinaria diferente a la del gobierno? ¿Quién es responsable por la orientación profesional? ¿y por la calidad de la educación? ¿Quién califica la pertinencia de los posgrados? ¿Quién vigila la idoneidad del profesional en la aplicación de juicios y reglas en la preparación de información? ¿Debe la profesión expedir certificados de idoneidad profesional? ¿Cómo se debe seguir midiendo la calidad de los programas de contaduría? ¿Quién juzga las responsabilidades en cuanto a lo profesional? ¿Quién debe seguir calificando las cualidades pedagógicas de los docentes y su compromiso con el desarrollo de competencias profesionales? ¿Si podremos hacer homologación de títulos a nivel internacional?

En medio de un proceso de convergencias hacia normas únicas de información financiera impulsadas por los grandes mercados de capital, muchos profesionales nacionales llamados a actuar como preparadores de información, todavía no encuentran su identidad. El aseguramiento de la información corporativa está casi que inevitablemente en manos de las grandes firmas. Estas firmas pueden estar observando el panorama nacional desde la óptica de su conveniencia y dando señales de querer avanzar hacia el resultado de la Convergencia IASB (Europa) y FASB (USA). Estas firmas demandan un profesional con formación, experiencia y competencia homologables a nivel internacional.

Esto implica poco acercamiento del gran grueso de los profesionales nacionales hacia IFRS o US GAAP, y explica el grado de antipatía que se le profesa en un número no despreciable de frentes ideológicos, académicos y de practicantes entrenados en los ambientes nacionales exclusivamente.

No es de desestimar el sentimiento de los profesionales seguidores de la producción doctrinaria nacional, que lógicamente estarán eternamente luchando por conseguir reconocimiento de estas doctrinas al momento que atacan lo bueno y lo malo de los estándares llamados internacionales.

No menos importante es la realidad de a puño sobre la preeminencia de las empresas que al no tener responsabilidades por los intereses del público (¿PYMES?), no ven la necesidad de enredarse en voluminosas reglas basadas en principios, pero al fin numerosas y complicadas.
Ahora bien, no es fácil de asimilar, en un proceso de convergencia hacia estándares, que nuestro modelo contable empresarial está altamente normalizado desde nuestro sistema legislativo. La contabilidad en ambientes nacionales es un asunto de leyes y decretos; y no de estándares y de disciplina profesional.

Otra arista a analizar cuando hablamos de convergencia hacia estándares internacionales es el concepto de entidad reportante. Concepto este que se contrapone al concepto nacional de entidad controlada y vigilada. ¿Quién reporta con fines de información general para la toma de decisiones de inversión y de financiación? ¿Quién es obligado por ley a hacer reportes de información pero con propósitos particulares y características particulares?

Cuando se informa con propósitos particulares podríamos tener modelos contables que permitan producir información multidimensional basada en agregación de cuentas. Por el contrario, los modelos contables que buscan como fin principal y casi qué último el reporte financiero de fin de periodo tienden a generar tensión entre lo que consideramos información contable y lo que consideramos información financiera.

La aceptación de esta realidad que puede parecer tonta y simplista para muchos, pero podría generar propuestas racionales como ¿porque no convergencia hacia principios de información financiera pero con independencia en los niveles de aplicación de reglas en los modelos contables? Modelos contables convergentes hacia los principios y reglas generales que se adopten o aprueben en la convergencia IASB-FASB; pero no tan prescriptivos y basados en dinámicas como los de hoy, sino verdaderos modelos que sirvan de quía para la aplicación de procedimientos detallados a juicio técnico de profesionales adecuadamente capacitados y alertas de las necesidades nacionales.

Hoy la cadena de suministro de información contable en Colombia necesita mucha academia y pertinencia PYME. Globaliconta y su autor estará comprometida con la academia, la regulación y el servicio profesional en las PYMES. Promocionaremos mucha academia de calidad para hacer de la preparación de estados financieros una verdadera opción para la profesión; como también buscaremos impulsar el desarrollo de los servicios profesionales que impliquen dar fe pública, ya sea en el aseguramiento de información o en las labores de fiscalización que la ley le impone. Globaliconta buscará centrar sus compromisos dentro de su línea crítica hacia el favorecimiento de normas contables y de información financiera que privilegien a las PYMES, a los emprendedores y a la formalización empresarial.

Autor:

CP. Hernan A. Rodriguez G.
Email: herodri@gmail.com

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…