«Administración tributaria debe ofrecer un adecuado soporte para facilitar uso de factura electrónica»

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 23 enero, 2018

«Administración tributaria debe ofrecer un adecuado soporte para facilitar uso de factura electrónica»

Desde el 2003 la factura electrónica se implementó en Chile. Fernando Barraza, director del Servicio de Impuestos Internos de Chile, compartió la experiencia del país austral, donde hoy existen 660.000 facturadores electrónicos, y los retos que tiene Colombia para que este sistema sea un éxito.

Fernando Barraza, director del Servicio de Impuestos Internos de Chile, afirma que aunque Colombia ya implementó la factura electrónica para un grupo acotado de contribuyentes, el desafío ahora es masificar su uso.

«Para asegurar este paso es relevante el paso que está por implementar la Dian, que apunta, al igual que Chile, al uso obligatorio de los documentos tributarios electrónicos y que, sin duda, les permitirá cumplir con la meta de implementar la factura electrónica de aquí al 2019», afirma.

Para el caso chileno, la implementación de la factura electrónica desde el 2003 ofrece información en línea con la cual antes no contaban.

«Esto nos ha permitido ampliar la mirada y buscar nuevas formas de facilitación para los contribuyentes, entre las que destacan la creación, a partir de agosto de este año, del Registro automático de compras y ventas, basado, precisamente, en la información disponible gracias a la factura electrónica», dice Barraza.

“Gracias a la factura electrónica, en el país austral se eliminó la obligación de las empresas de llevar el libro de compras y ventas, y la de enviar esa información al Servicio de Impuestos Internos”

Gracias a la factura electrónica, en el país austral se eliminó la obligación de las empresas de llevar el libro de compras y ventas, y la de enviar esa información al Servicio de Impuestos Internos. Con este registro, la única información que debe complementar el contribuyente se refiere a los documentos emitidos en papel, así como la caracterización de las facturas electrónicas.

«Además, nos permitió avanzar aún más en el desafío de facilitar el cumplimiento tributario, al ofrecerle a los contribuyentes, desde el mes de septiembre pasado, una propuesta de declaración de IVA, que nos ubica a la vanguardia a nivel internacional, al simplificar la declaración y pago de este impuesto mensual para cerca de 700.000 contribuyentes», dice Barraza.

Desde su punto de vista, los retos que enfrenta Colombia son similares a los que tuvo que enfrentar en Chile en su momento antes de poder contar con más de 660.000 facturadores electrónicos en todo el país, y con más de 450 millones de documentos electrónicos tributarios al año. «Entre los desafíos se destacan principalmente la masificación en el uso de la factura electrónica por parte de las empresas y la correspondiente eliminación de las mismas en papel», afirma Barraza.

El desafío para entrar a la atmósfera de la factura electrónica requiere de la adaptación de las aplicaciones de facturación de las empresas a los distintos modelos de negocio; así como la disminución de los costos de transacción asociados a la facturación. «Por su parte a la administración tributaria del país le corresponderá ofrecer una adecuado soporte y orientación para facilitar el uso de la factura electrónica, entre otros desafíos», explica Barraza.

«Lo fundamental es tomar todas las medidas necesarias, considerando en primer lugar las necesidades de los contribuyentes. La factura electrónica apunta precisamente en esa dirección, dado que permite disminuir los costos del proceso de facturación y los tiempos de emisión y recepción de documentos, beneficiando principalmente a pequeñas y medianas empresas de nuestros países», concluye el director del Servicio de Impuestos Internos de Chile.

* Con información de La República.

Material relacionado

SUSCRIPCIONES ACTUALÍCESE
La biblioteca más grande de conocimiento para el contador público en Colombia



$150,000/año

$350,000/año

$999,000/año