«Altos costos de entrada y permanencia en la formalidad son determinantes para altas tasas de informalidad»

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 11 febrero, 2019

«Altos costos de entrada y permanencia en la formalidad son determinantes para altas tasas de informalidad»

Cristina Fernández, economista investigadora del mercado informal en Fedesarrollo, afirma que la estrategia para reducir la informalidad empresarial debe ser más integral. Para ella, tanto la contratación laboral como el pago de impuestos son obstáculos para la formalización de las empresas.

Cristina Fernández, economista y máster en desarrollo, exasesora del gerente del Banco de la República y actual investigadora de Fedesarrollo en temas del mercado informal, afirma en entrevista con Actualícese que las firmas muy pequeñas o que tienen una productividad muy baja no se van a formalizar como resultado de una reducción en los costos de la formalidad, porque aún están lejos de poder pagar el costo restante.

¿Qué factores le impiden a una empresa desarrollarse como debería y ser exitosa?

Existe evidencia de que cuando las firmas se crean por necesidad y no por vocación, tienden a tener poco éxito. En realidad, estos “empresarios” estarían mejor en una empresa que trabajando por su cuenta. La CAF, en un trabajo realizado hace unos seis años, estudió detalladamente este fenómeno. Así mismo Santiago Levy, que hasta hace poco se desempeñó como vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo –BID–, en su libro Esfuerzos mal recompensados desarrolla una teoría parecida para el caso de México.

¿Las dificultades de la contratación laboral y el pago de impuestos pueden considerarse obstáculos para que las empresas se formalicen?

Sí. Los altos costos de entrada y permanencia en la formalidad son los primeros determinantes de las altas tasas de informalidad. Si la formalidad no tuviese costos, probablemente no existirían informales.

Lo anterior no significa que una reducción en los costos de la formalidad automáticamente vaya a generar una menor informalidad. Por ejemplo, en la reforma del 2012 se redujeron de 29,5 % a 16 % los impuestos a la nómina pagados por las empresas, y el efecto sobre la población beneficiada trajo consigo una reducción de aproximadamente 5 puntos porcentuales –p.p.– en la tasa de informalidad. Esta reducción no es despreciable, pero pone en evidencia que el recorte de la tasa de informalidad tiene que venir de una estrategia más integral.

Las firmas muy pequeñas o que tienen una productividad muy baja no se van a formalizar como resultado de una reducción en los costos de la formalidad, porque aún se encuentran lejos de poder pagar el costo restante. Piense en el vendedor de dulces de la esquina: por más que se reduzcan los costos de operar formalmente, es muy probable que no se formalice, porque a duras penas puede generar una ganancia para sobrevivir. Es necesario encontrar una salida alternativa para estos trabajadores.

A las pymes, que ocupan un porcentaje enorme de las empresas en Colombia, ¿qué beneficios les trae formalizarse?

“Uno de los principales problemas que tienen las pymes informales es que no     pueden crecer –porque si lo hacen corren el riesgo de entrar en el radar de las autoridades”

Uno de los principales problemas que tienen las pymes informales es que no     pueden crecer –porque si lo hacen corren el riesgo de entrar en el radar de las autoridades–. También tienen una probabilidad menor en 15 p.p. a la que tienen las firmas formales de tener acceso al crédito formal, y tienen que recurrir al crédito informal, que es mucho más costoso.

Asimismo, es poco probable que las firmas informales tengan la opción de utilizar banca electrónica y otros servicios financieros por internet, pues es 6 p.p. inferior a la de las firmas formales; y difícilmente cuenten con la opción de no aceptar medios de pago diferentes al efectivo, pues es de tan solo el 6 % en comparación con el 23 % de las firmas formales.

En cuanto al uso de la tecnología por parte de las informales, es de aproximadamente la mitad del de las formales. Y en algunos productos de tecnología que podrían exponer a las firmas al control de las autoridades, como el tener una página web o participar activamente en las redes sociales, la participación de las firmas informales es de apenas un cuarto de la de las firmas formales.

Lo anterior implica una mala asignación de escala y una mala combinación de capital y trabajo. En efecto, las firmas informales tienden a escoger un tamaño que no es eficiente. Así mismo, para estas el acceso al capital es más caro, y el acceso al trabajo más barato, por lo que tienden a ser más intensivas en trabajo de lo que sería ideal. Lo anterior le ocasiona importantes distorsiones e ineficiencias a la economía colombiana.

¿Las ventajas ofrecidas por la Ley de financiamiento a las empresas harán que estas sean más competitivas y generen empleos?

Si estamos hablando del régimen simple, me parece que va en la dirección correcta: reduce los costos de formalización y facilita la tarea de monitoreo y control. También es posible implementar este régimen en diferentes segmentos, atendiendo la gran heterogeneidad que existe en la informalidad. Este tipo de políticas han sido exitosas desde el punto de vista de la formalidad en Brasil, Argentina y Uruguay.

¿Cómo le parece la idea del gobierno de la Ventanilla Única Empresarial –VUE– para que las empresas simplifiquen trámites?

También es una solución que va en la dirección correcta, pero de esta medida no se deben esperar grandes impactos sobre la informalidad.

Material relacionado

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

$350,000*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

Precio regular: $999.000/año

Hoy $699,900*/año

$999,000/20 meses