Beneficios para empleados y aspectos por considerar a la hora de reconocerlos


7 agosto, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Los beneficios para los empleados deben reconocerse en la medida en que los trabajadores se ganen el derecho a recibirlos. Teniendo en cuenta que los Estándares Internacionales clasifican este tipo de beneficios en cuatro grupos, este requerimiento normativo aplica de forma distinta para cada uno.

A continuación, daremos respuesta a la siguiente inquietud: ¿Qué aspectos contables deben ser considerados por una entidad respecto al reconocimiento de beneficios para sus empleados?

Para realizar el reconocimiento y la medición contable de los beneficios entregados a empleados, una entidad debe realizar la identificación de aquellas personas que prestan servicios a la compañía y efectivamente cumplen la definición de “empleados”. Es decir, la entidad debe identificar sobre cuáles de los trabajadores existe subordinación y se da la realización de una actividad personal; mientras que de su parte, como empleadora, se practica el pago de una remuneración.

La norma requiere que todas aquellas contraprestaciones que la entidad entregue a sus empleados se reconozcan como beneficios para los mismos, de conformidad con la sección 28 del Estándar para Pymes. Dicha sección clasifica los beneficios entregados a empleados en cuatro grupos, a saber:

  • Beneficios a corto plazo: este tipo de beneficio para empleados es el más común, pues corresponde a los pagos por salario, auxilio de transporte, comisiones, bonificaciones, seguridad social y prestaciones sociales que se le reconocen regularmente al trabajador por el desempeño de su trabajo. Deben contabilizarse como un gasto contra la cuenta del pasivo correspondiente, que puede ser “salarios por pagar”, “vacaciones por pagar”, “prima de servicios por pagar”, entre otros.
  • Beneficios por terminación del contrato: estos beneficios son aquellos que debe reconocerle el empleador a su trabajador en el momento del despido, como la indemnización por despido injustificado o la indemnización por renuncia con justa causa del trabajador. Se reconocen de la misma forma que los beneficios a corto plazo: en el momento en que surja la obligación para el empleador de pagar dichos conceptos.
  • Beneficios post-empleo: estos beneficios son aquellos que la entidad entrega a sus trabajadores una vez culminan su vida laboral, por ejemplo las pensiones legales y extralegales, o los seguros de vida o de atención medica. Su contabilización exige un mayor nivel de complejidad, pues implica realizar la estimación del tiempo que durará el trabajador en la empresa, su salario para la época, entre otros factores, e ir reconociendo período a período la obligación, por medio de cálculos actuariales.
  • Beneficios a largo plazo: son los beneficios entregados a empleados que deben pagarse en un término superior a un año. Un ejemplo son las bonificaciones por quinquenios. Deben reconocerse por el valor presente de las obligaciones del empleador, de acuerdo con el monto al que tenga derecho el trabajado Al respecto consulte nuestra publicación ¿Cómo se contabilizan los beneficios de largo plazo para empleados?.

Material relacionado:

Así te actualizaremos:

Nuestros productos