Choque de trenes, gobierno y empresarios de ‘rifirrafe’

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 9 febrero, 2011

Choque de trenes, gobierno y empresarios de ‘rifirrafe’

Parece ser que el sector empresarial colombiano no está siendo tan mimado como en gobiernos anteriores; los hechos y las medidas hablan por sí solos. Sin embargo, se sabe que con el tiempo la administración Santos tendrá que ir aflojando para metérselos de nuevo al bolsillo.

Un listado de medidas, hechos y cruces de opiniones se han venido presentando desde diciembre de 2010. En una esquina está el gabinete Santos y en la otra, los empresarios colombianos, quienes no están siendo muy consentidos… por el momento.

Se podría decir que el puntapié inicial lo dio el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, frente a la banca. Algunas de las medidas de la Reforma Tributaria no fueron bien vistas por el sector financiero. Como lo publica Semana, el gobierno buscó taponar algunos orificios por donde se estaría eludiendo el 4 por mil y eso a los banqueros les sonó terrible, porque quedó la sensación de que los estaban acusando de hacerle el quite a los impuestos, cuando ellos alegan que son el sector que más tributa en este país y que estaban actuando conforme a lo que la ley les permitía. Hoy, los ingresos por este impuesto ya se doblaron.

Bancos en la mira

El tono subió cuando se incluyó en la Reforma Tributaria un artículo que le permite regular las tarifas cuando se presume que las entidades cometen abusos. Echeverry dijo que los cobros por transacciones bancarias en Colombia son en promedio de casi $14.000 pesos. Entonces la banca brincó. María Mercedes Cuellar, presidenta de Asobancaria, dijo en Portafolio que estas cifras se salían totalmente de la realidad del mercado nacional. Los banqueros piensan que esto es una intervención innecesaria del gobierno en el libre mercado.

Hasta el superintendente financiero, Gerardo Hernández, metió la cucharada en este tema cuando anunció la expedición de una nueva normatividad orientada a evitar que los bancos impongan cláusulas de permanencia a sus usuarios y dijo que habrá mayor control a la llamada «letra menuda» en los contratos de servicios financieros, como lo publica RCN.

Más leña para el fuego

Otro tema que no gustó a los empresarios fue la reducción de aranceles. Como publica Semana, el decreto que incluyó rebajas en 4.000 subpartidas prendió las alarmas de productores de calzado, cuero, textileros y confeccionistas, entre otros, que consideran que el gobierno, en lugar de favorecer la producción nacional, como lo hacen otros países, los está golpeando.

El gobierno aseguró que realizó este ajuste como una medida para frenar la revaluación del peso y buscar mayor competitividad. Pero los empresarios no lo entendieron así y pusieron el grito en el cielo, pues sintieron un duro golpe.

Y qué decir cuando el presidente Santos aumentó el salario mínimo del 3.4% al 4.0%, lo que produjo que el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, reaccionara negativamente contra el gobierno. «¿Qué tal que hubiéramos llegado a un acuerdo entre centrales y gremios para ajuste del salario mínimo y la inflación hubiera sido otra cosa? ¿También hubiera el gobierno decidido otra cosa?», se preguntó, muy molesto, el dirigente gremial.

El paro de camioneros, lo más reciente

El paro de camioneros es otro ejemplo para no ir tan lejos. El resultado del enfrentamiento entre los empresarios del transporte de carga con el ministro Germán Cardona se está viendo en las carreteras.

La causa es la decisión del gobierno de eliminar la tabla de fletes, un mecanismo considerado obsoleto para fijar los precios para la movilización de carga por carretera. Santos ha apoyado a su ministro y advirtió que no aceptará las presiones. Este pulso medirá la firmeza del gobierno para sacar adelante una reforma que el país está en mora de hacer y que le ha quitado competitividad.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…