Cifras sobre la mesa: comenzó la discusión para definir salario mínimo del 2017


7 noviembre, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El 5 de diciembre del 2016 iniciarían las discusiones del salario mínimo para el año 2017 y algunos sectores ya proponen que el aumento esté entre el 7% y 12%. Centrales trabajadoras ya no creen en el diálogo entre Gobierno y empresarios. Dirigentes gremiales opinan sobre el tema.

En el 2015, el aumento del salario mínimo fue del 7% y quedó en $689.454. Ahora, si se tiene en cuenta que la inflación anualizada sería de 5,98% y en diciembre del 2016 los precios al consumidor tendrían un incremento del 4,16%, varias propuestas de aumento consideran que este debería ascender hasta el 12%.

La intención es evitar que los asalariados pierdan poder adquisitivo. Por tal motivo, Julio Roberto Gómez, el presidente de la Confederación General de Trabajadores –CGT–, ha dado su punto de vista sobre las discusiones que se iniciarían el 5 de diciembre de 2016. –

“El panorama para la mesa de conversación lo vemos con mucha preocupación por cuenta del efecto que traerá la tributaria a los trabajadores y veremos que los argumentos sobre la mesa serán los mismos y es que equilibrar a los ingresos salariales va a generar desempleo, colapsará la economía y generará más inflación”, dijo Gómez.

La propuesta de la CGT es que el aumento del salario mínimo esté 5% por encima del valor total de la inflación, según lo cual quedaría en $765.294, con un ajuste de $75.840 producto de un 11% o 12% en promedio de aumento. Dicho incremento, considera Gómez, permitiría “recuperar la capacidad de compra de los trabajadores y que puedan los estratos bajos suplir las necesidades de la canasta familiar”. –

TAMBIÉN LEE:   Negociación del salario mínimo: se conocieron datos de productividad total de los factores e inflación

Por otra parte, Fabio Arias, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores –CUT–, opina que “se podría cambiar los mecanismos de negociación y hemos planteado, por ejemplo, que esa discusión se adelante a junio o septiembre para no entrar en los afanes de final de año porque los empresarios y el Gobierno están concentrados en la fiesta de final de año”.

Para los representantes de los sindicatos, el diálogo social en el país se encuentra desgastado y consideran que no hay voluntad del Gobierno ni de los empresarios para llegar a un acuerdo en la mesa de concertación.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras –ANIF–, por su parte, ha propuesto que el aumento del salario mínimo legal vigente para 2017 sea de 6.3%. De ser así, el salario mínimo pasaría de $689.450 a $732.900, es decir, un incremento de $43.450 mensuales, equivalentes a $1.448 diarios.

Según la entidad, si se incrementa un porcentaje mayor al planteado, la generación de empleo y la reducción del trabajo informal en el país sería gravemente afectada. El gremio también ha advertido que el pronóstico de la tasa de desempleo promedio se elevará al 9.5% en 2016, frente al 8.9% observado en 2015.

Desde el Gobierno, donde la discusión es liderada por Clara López, ministra del Trabajo, se piensa que los criterios para el incremento de los salarios no deben reducirse solo a los índices de inflación sino también a la concertación entre empresarios y trabajadores.

Pese a que todavía no hay una propuesta concreta sobre los cambios que discutirían en la mesa de concertación, este 2016 podría repetirse el mismo escenario de años anteriores donde, por causa de las diferencias entre la posición de empresarios y trabajadores, resulte necesario que el Gobierno defina, vía decreto, cuál será el ajuste del 2017 para los 1,5 millones de asalariados colombianos.

TAMBIÉN LEE:   Presidente Duque propone aumento del salario mínimo del 10,07 %

Para Santiago Castro, presidente de Asobancaria, un incremento de los salarios del 12% “sería irreal teniendo en cuenta que la inflación para 2017 no está cerca de 5% y la de este año no supera 7%”. En cuanto a la productividad, otro elemento que contribuye a la fórmula del salario mínimo, Castro afirma que “este año podría darse un incremento de 1% en la productividad, distinto al año pasado que fue negativo y que llevó a que no sumara en el incremento salarial”.

Javier Díaz, presidente de Analdex, manifiesta que «preocupa cuando se ve una propuesta de 12% cuando estamos en un momento en el que la inflación se encuentra cediendo y se espera un dato de 6% y en 2017 entrará nuevamente en el rango del Banco de la República. Bajo este panorama, un aumento muy alto en los salarios afectaría de manera muy negativa el proceso de formalización, más cuando el Gobierno ha hecho incentivos como el de reducir los costos parafiscales de los salarios en las empresas”.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 7 noviembre, 2016
    (hace 6 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace