Colombia y el alto costo de ‘sus’ medicamentos

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 12 mayo, 2010

Colombia y el alto costo de ‘sus’ medicamentos

Los precios de los medicamentos en nuestro país son los más costosos del mundo, así lo demuestra un estudio realizado por Health Action International el año pasado. El Ciprofloxacino, un antibiótico sin patente de uso común, cuesta en Colombia US$131, mientras en China se consigue por US$31. La lista continúa.

El último reporte de inflación del DANE señala que los precios de la salud fueron los que más crecieron en marzo. Estos precios subieron 0,72%, porcentaje muy superior al crecimiento del IPC de este mes que fue del 0,25%. Así lo publica Finanzas Personales.

Ejemplos descarados

Después de recoger datos en 93 países para comparar el precio del ciprofloxacino, un antibiótico sin patente y de uso común, se encontró que éste oscila entre una media de US$31 en China hasta US$131 en Colombia. En el país la marca original es 60 veces el precio del genérico de menor precio. Un paciente colombiano paga 200 veces más el precio que pagaría en cinco países asiáticos donde el precio de los genéricos era inferior, una diferencia de casi el 20.000%.

Norepinefrina, cuyo precio al salir del laboratorio es de $41.314, pero ante el Fosyga se han presentado recobros por $195.571. Por su parte, la Amicacina, cuyo precio en el mercado es de $1.029, pero al Fosyga se lo cobran a casi $20.000.

En la Drogaria Minas-Brasil, una caja de Aprovel (150 MG con 28 comprimidos) de Sanofi-aventis, que se utiliza para tratar pacientes con tensión arterial alta, cuesta 78,97 reales, cerca de $85.000, mientras en Drogas la Rebaja se consigue en $169.900. Es decir que los colombianos pagamos $84.900 más que los brasileros, monto que alcanzarían para comprar otra caja.

Una tableta de Bonviva de Roche, tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica, para reducir el riesgo de fracturas, se consigue en Colombia a $160.050, en Perú a $114.500 (149,79 soles) y en Argentina a $88.000 (177,03 pesos argentinos). Esto indica que los precios de este medicamento son 28,5% y 45,5% más costosos acá que en Perú y Argentina, respectivamente.

Precios por las nubes

Como lo explica un editorial de Vanguardia.com, en el alto precio de los medicamentos hay factores externos, ajenos a su proceso de producción, como es el dinero que cobran los intermediarios del sector salud y el que va a las comercializadoras de productos farmacéuticos, costos que se cargan al consumidor final. El Estado, que actúa como regulador, ha sido complaciente frente a tal estado de cosas, olvidando que como autoridad debe defender el interés público.

Buena parte del problema es consecuencia de la inefectividad de la Secretaría Técnica de la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos (CNPM), organismo estatal encargado de controlar su valor.

Hay casos como el del Ciprofloxacino, antibiótico usado para tratamiento de infecciones. Un estudio hecho en noviembre de 2009 por la Health Action International, señala que su precio en Colombia es el más alto del mundo, 200 veces más caro que en cinco países asiáticos. Resalta, además, que en nuestro país los medicamentos son más caros que en E.U., el Reino Unido, Alemania y muchos otros países.

Colombia requiere de una profunda reforma del sector salud, que la CNPM actúe y corrija las políticas de precios de los fármacos y se revise la protección a la propiedad industrial en tal materia.

Lo que destapó la Emergencia Social

Gracias a la Emergencia Social, como lo publica Semana, precisamente se hizo público que los precios de los medicamentos en Colombia están entre los más costosos del mundo. Situación que se viene presentando desde 2006, cuando se liberó este comercio y quedó al albedrío de las leyes del mercado.

Hoy se encuentran medicinas que tienen un precio cuando salen del laboratorio. Suben cuando los venden en las farmacias o los entregan en las clínicas. Y vuelven a subir cuando se los cobran al Fosyga si no están en el POS, o a las EPS.

En consecuencia, el Gobierno anunció que les pondrá topes a los precios de las medicinas que no están en el POS, o sea, las que tienen que pagarse con dineros públicos.

Pero más allá de controlar los precios de los medicamentos, Óscar Rodríguez, del Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad Nacional, recomienda hacer una reforma completa al sistema de salud.

Topes a precios de medicamentos caros

Por casos como los anteriormente nombrados el Gobierno intervendrá algunos medicamentos que presentan incrementos en sus precios desde cuando salen del laboratorio hasta cuando llegan al consumidor final. Se sabe que son entre 10 y 15 medicamentos que son utilizados para enfermedades muy puntuales y que tienen precios muy altos.

“Antes de que se liberaran los precios, cada medicamento tenía el precio regulado por el Estado y se ajustaba cada año según la inflación”, explica Francisco Rossi, director de Ifarma. Ahora, se hace necesario volver a los controles de antes, pues los que están pagando los excesivos costos son los usuarios y el Estado.

La Cita

“Uno puede pagar por un medicamento 10 pesos por la mañana, 100 pesos por la tarde y 1.000 pesos por la noche. No existe en eso ninguna violación legal porque estamos en un régimen en el que son las condiciones del mercado las que van a determinar el precio en cada transacción”: Francisco Rossi, director de Ifarma.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…