¿Cómo contabilizar las unidades adicionales entregadas como incentivo de parte del proveedor?


1 mayo, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Las unidades adicionales de un producto que una entidad recibe por parte de sus proveedores al alcanzar cierto nivel de compras durante un período entran a formar parte de su inventario, y por lo tanto afectan su costo. En este editorial mencionamos cómo debe realizarse su reconocimiento.

A continuación, daremos respuesta a la siguiente inquietud: ¿cómo debe una entidad contabilizar los obsequios hechos por su proveedor? Por ejemplo, cuando por cierto nivel de compras entrega unidades adicionales de un producto.

Para resolver esta pregunta iniciamos mencionando que para contabilizar este tipo de acuerdos realizados entre clientes y proveedores es necesario analizar la realidad económica de la transacción.

Los proveedores, con el ánimo de incentivar las compras entre sus clientes, suelen entregar unidades adicionales de sus productos cuando estos alcanzan cierto nivel de compras. Esas unidades que aparentemente no tienen ningún costo hacen parte de los pedidos vendidos al cliente, lo que implica que el proveedor está entregando más unidades por el mismo valor.

Desde el punto de vista del vendedor, se debe reconocer dichas unidades como una venta dentro del precio total cobrado. En el mismo sentido, para el comprador esas unidades adicionales que recibe “sin costo” realmente lo que hacen es disminuir el costo unitario de los productos adquiridos y, por ende, entrar a formar parte de su inventario, ya que, además, la intención de la entidad es venderlas en el curso normal de sus negocios.

Para contabilizar estas unidades, el párrafo 7 de la sección 13 del Estándar para Pymes señala que “los descuentos comerciales, las rebajas y otras partidas similares se deducirán para determinar el costo de adquisición”. En este sentido, cuando la entidad reciba estas unidades debe ingresarlas a su inventario a un costo cero; de esta manera entrarán a disminuir el costo unitario de las unidades ya contabilizadas.

TAMBIÉN LEE:   Liquidación de IVA sobre inventario dado de baja

El software contable no puede condicionar el tratamiento contable

En ciertas ocasiones, los preparadores de información suelen usar la excusa de que el software contable no permite ingresar unidades al inventario con costo cero. Al respecto, Juan David Maya, nuestro líder de investigación en el tema señala que esta no puede ser una excusa para no aplicar los tratamientos exigidos por el marco técnico aplicable a la entidad de la que se trate. La entidad debe adquirir un software que se adapte a sus necesidades y no adaptarse ella a las condiciones del software.

Material relacionado:

Así te actualizaremos:

Nuestros productos