Consideraciones para la auditoría de una empresa en quiebra


Consideraciones para la auditoría de una empresa en quiebra

El auditor siempre debe procurar tener en cuenta la hipótesis de negocio en marcha, reconociendo que una empresa que se ha declarado en quiebra no tendrá el mismo marco técnico de aplicación de las NIIF.

En este editorial te contamos cuáles son las pautas para auditar una empresa en quiebra.

En primer lugar, un aspecto sumamente relevante es conocer que los Estándares Internacionales consideran la hipótesis de negocio en marcha cuando una entidad cuenta con la capacidad de continuar sus operaciones. Las empresas que no cumplan con esta hipótesis, como es el caso de las empresas declaradas en quiebra, deberán ajustarse a un marco técnico distinto.

Es así como el anexo 5 del DUR 2420 de 2015 establece el marco técnico de elaboración de los estados financieros para las empresas que no cumplen con el principio de negocio en marcha; al respecto, el párrafo 7 establece:

(…) Cuando la administración de la entidad, al realizar esta evaluación, sea consciente de la existencia de incertidumbres importantes, relativas a eventos o condiciones que puedan aportar dudas significativas sobre la posibilidad de que la entidad siga funcionando normalmente, procederá a revelarlas en los estados financieros. Adicionalmente, cuando una entidad no prepare los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha, revelará ese hecho, junto con las hipótesis sobre las que han sido elaborados y las razones por las que la entidad no se considera como un negocio en marcha.

En el siguiente video, el especialista en Estándares Internacionales, Roberto Valencia, responde a las preguntas: ¿Cuáles pautas deben tenerse en cuenta en un proceso de auditoría a una compañía en quiebra? ¿Cuáles procedimientos investigativos y actividades preventivas deben llevarse a cabo?

TAMBIÉN LEE:   Colombia, uno de dos países de la Ocde con más horas de trabajo semanales

De acuerdo con lo expuesto, el primer aspecto que debe tenerse en cuenta en un proceso de auditoría es la hipótesis de empresa en funcionamiento o negocio en marcha, reconociendo que una empresa que se ha declarado en quiebra no tendrá el mismo marco técnico normativo para la preparación de información financiera.

Una empresa en liquidación debe cesar sus operaciones para llevar a cabo solo aquellas necesarias para realizar sus activos y liquidar sus pasivos. De ahí que desde el momento cuando inicia el proceso de liquidación no deba seguir desarrollando su objeto social a riesgo de ser sancionada por la Supersociedades.

Adicionalmente, Valencia expone que deberán considerarse los criterios aplicados para el reconocimiento de los activos y pasivos dado que los sistemas de medición son diferentes a los de una empresa en funcionamiento; ante el nuevo escenario se deberá aplicar la base contable del valor neto de liquidación, pues se espera que todos los activos de la entidad sean vendidos, liquidados o usados con el fin de cancelar los pasivos en el proceso de liquidación.

Los ingresos, gastos y cambios en el valor de los activos y pasivos que serán incurridos o realizados durante el proceso de liquidación de la entidad deberán reconocerse de forma prospectiva en la fecha inicial de liquidación.

Un ejemplo de este punto es el caso de una máquina dispuesta para la venta con el objetivo de pagar pasivos derivados de la liquidación de la empresa. El auditor deberá verificar el cumplimiento de las normas aplicables y la medición de forma prospectiva de la realización del activo, teniendo en cuenta que para este caso, como se mencionó anteriormente, la condición de realización del activo será diferente a la de una máquina en funcionamiento que hace parte del activo fijo de la entidad.

TAMBIÉN LEE:   Ultra Air, primer compañía calificada en el régimen de megainversiones

Los procedimientos, investigaciones y acciones preventivas que debe realizar el auditor para las empresas que no cumplen con la hipótesis de negocio en marcha deberán estar relacionados con la verificación de los soportes que fundamentan la decisión de no continuar como negocio en marcha.

El auditor deberá verificar el cumplimiento de las normas aplicables y los criterios aplicados al reconocimiento de activos y pasivos. De igual manera, deberá evaluar el cumplimiento de los compromisos derivados en la liquidación de la empresa con cada uno de los actores (acreedores, empleados, etc).

Material relacionado:

 


 

Actualícese es un centro de investigación donde producimos y distribuimos conocimientos en temas contables y tributarios a través de revistas, cartillas, libros y publicaciones digitales, seminarios, foros y conferencias.
Miles de profesionales reciben estos y más beneficios con nuestra Suscripción Actualícese.

Horarios de atención Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. jornada continua. Sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Únete a nuestras redes sociales



Los logos y nombres comerciales pertenecen a su respectivo dueño.
Respetamos tu privacidad, todos tus datos están seguros con nosotros.

Si deseas darte de baja, puedes administrar tus preferencias de correo aquí

Escríbenos por Whatsapp  Ver líneas de atención