Contabilización de la baja de un activo entregado en comodato


31 julio, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Si en el contrato de comodato se establece que el comodante entrega el bien al comodatario durante la mayor parte de su vida útil, por lo cual este asume los riesgos y beneficios del activo, el comodante debe dar de baja el activo de su contabilidad. Explicamos cómo reconocer esta operación.

A continuación, daremos respuesta a la siguiente inquietud: ¿Cómo debe realizar una entidad la contabilización de la baja de un activo de propiedad, planta y equipo que ha cedido en comodato a otra entidad?

Para resolver esta pregunta iniciamos aclarando que un contrato de comodato tiene como objeto permitir que una parte, denominada comodante, entregue un bien de su propiedad a otra parte, llamada comodatario, en aras de que este lo utilice para los fines acordados entre ellos, sin perder su titularidad legal.

Cuando en el contrato se cumplen ciertas condiciones, como la transferencia de riesgos y beneficios durante la mayor parte de la vida útil del activo cedido en comodato y la materialidad del activo, la entidad que entrega el bien debe darle de baja de sus estados financieros, debido a que no disfrutará de los beneficios económicos (para realizar esta evaluación consulte nuestro análisis Propiedad, planta y equipo: tratamiento contable en los contratos de comodato).

Para registrar la baja del activo en la contabilidad de la entidad se debe cancelar el costo del activo y su depreciación acumulada, para posteriormente reconocer un gasto por la diferencia. Así, por ejemplo, si en el momento en que la entidad realiza el contrato de comodato el activo tiene un costo de $150.000.000 y una depreciación acumulada de $30.000.000, el registro del activo se realizará de la siguiente forma:

TAMBIÉN LEE:   Reclasificación de superávit por revaluación por venta de bienes revaluados
Cuenta Débito Crédito

Gasto por baja en cuentas de propiedad, planta y equipo

$120.000.000  
Depreciación acumulada $30.000.000  
Activo – Propiedad, planta y equipo  

$150.000.000

 

Una situación adicional que puede presentarse es que la entidad adquiera los activos con la intención de cederlos en comodato durante toda su vida útil, es decir, sin el compromiso de que el comodatario los entregue en un plazo determinado. En estos casos es más práctico que la entidad los contabilice desde el primer momento como un gasto, pues no tiene sentido reconocer el activo y depreciarlo, cuando la entidad no va a hacer uso de ellos durante la vida útil del bien en cuestión. Este puede ser el caso de una entidad que entrega computadores a una fundación, mediante la figura de comodato, para que esta los use en su actividad social.

Material relacionado:

Así te actualizaremos:

Nuestros productos