Contador tradicional desaparece. Nace un nuevo profesional con mejores armas para ejercer


20 noviembre, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La inteligencia artificial y la robótica no sustituirán a los contadores si nos preparamos para que sean nuestros aliados.

Las tecnologías de la información abren sus puertas y les facilitan a los contadores el ser más autodidactas; una manera económica y eficaz de obtener o mejorar habilidades.

El contador público José César Miranda, socio director en GPM Contadores y Auditores de México asegura en su artículo La contaduría y sus instrumentos actuales que las tecnologías de la información constituyen una herramienta poderosa al servicio de la contaduría pública, motivo por el cual los profesionales contables deben buscar la manera de sacarle el mayor provecho.

Desde el punto de vista de Miranda, la contaduría pública se encuentra en un punto de quiebre originado por el uso de la tecnología, y la consecución de sus objetivos está más ligada que nunca al aprovechamiento de métodos e instrumentos modernos.

«Es congruente entonces que quienes nos dedicamos a esta profesión estemos inevitablemente asociados con la utilización y manejo de las bondades de lo novedoso, en una amalgama entre soluciones presentes y necesidades de información cada vez más inmediatas, lo cual solo puede ser lógico y hasta ineludible», dice.

¿De qué forma se debe acomodar el contador público tradicional a las TIC?

El reto es claro y la batalla ya inició, indica Miranda. Para él, es inaplazable una alteración como profesionales y la adaptación a las actuales tendencias. «La mutación se debe dar por diversos flancos, en los que tendremos que aceptar la convivencia con temas delicados como el uso de redes sociales por parte de nuestro personal, el costo de inversión inicial en plataformas tecnológicas y la lucha personal por adecuarnos a la nueva manera realizar las actividades; acoplarnos con las nuevas tendencias será lo más sensato», dice.

“El perfil del contador público se está transformando y será extremadamente diferente en el corto plazo, sea por la sustitución paulatina de la nueva ola de profesionales o por el propio cambio individual de quienes están vigentes”

En lugar de limitar el acceso al mundo digital se debe promover para irse adaptando a los resultados. El costo de la tecnificación muchas veces puede llegar a convertirse en un obstáculo, «pero enfocar los esfuerzos en la aplicación a corto plazo de lo invertido y explotar sus beneficios en nuestros servicios resultará en una relación costo-beneficio favorable. Eso está garantizado, y si no lo haces ten por seguro que tu competencia sí lo hará. Los recursos aplicados en este rubro debemos verlos totalmente como una buena inversión y no un gasto», advierte Miranda.

TAMBIÉN LEE:   ¿Qué hacer para que los contadores alejados de la tecnología cambien el chip?
El perfil del contador público se está transformando y será extremadamente diferente en el corto plazo, sea por la sustitución paulatina de la nueva ola de profesionales o por el propio cambio individual de quienes están vigentes. «El mundo no deja de rodar, y si no rodamos junto con él nos va a pasar por encima», dice Miranda.

La capacitación requerida es un pilar importante en este cambio; se debe prestar atención a que las mismas tecnologías de la información abren sus puertas y les facilitan a los profesionales el ser más autodidactas; una manera económica y hoy en día muy eficaz de obtener o mejorar habilidades.

Desde su punto de vista, el contador público tradicional desaparece, pero nace un nuevo profesional perfeccionado, con más y mejores armas para ejercer. La inteligencia artificial y la robótica no serán nuestro sustituto si nos preparamos para que sean nuestros aliados.

Brecha entre lo físico y lo digital

La separación entre las actividades físicas y/o tangibles y el ámbito digital se ha reducido con el paso del tiempo. Cada día podemos llevar a cabo más tareas sin emplear materiales como papel y pluma, por nombrar algunos, ejecutando satisfactoriamente un trabajo en particular, incluso de forma más rápida, sencilla y eficiente.

«Cada vez son más frecuentes los días en que las actividades pueden realizarse totalmente por medio de las plataformas digitales y a distancia. Basta con analizar cada tarea en particular y tratar de acoplarla a las herramientas tecnológicas al alcance, para encontrar una mejor solución en su aplicación y desarrollo», describe Miranda.

Además, conceptos como innovación, inteligencia artificial, crecimiento exponencial, hiperconectividad, home office, entre otros ya deben formar parte de nuestro vocabulario profesional.

TAMBIÉN LEE:   Gobierno lanzó ‘Camello sí hay’, programa enfocado al empleo para jóvenes

Material relacionado

Así te actualizaremos:

Nuestros productos