Contratos de construcción: ¿qué dicen los estándares internacionales al respecto?


21 septiembre, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Los contratos de construcción, por lo general, se ejecutan en más de un período contable. Por este motivo se deben establecer criterios para reconocer adecuadamente los ingresos y costos asociados con los mismos en cada período.

La NIC 11, la NICSP 11 y la Sección 23 del Estándar Internacional para Pymes desarrollan los criterios para el reconocimiento, medición y revelación de los hechos que se derivan de un contrato (específicamente negociado), por el cual el contratista se obliga a construir un activo que puede ser un bien mueble o inmueble.

Por lo general los contratos de construcción se ejecutan en más de un período contable y, por tal motivo, es necesario establecer criterios que permitan reconocer en forma adecuada los ingresos y costos asociados con los mismos para cada período. Con el fin de determinar el monto de ingresos que se pueden reconocer en cada período, los referentes internacionales optan por el método del grado de realización del contrato, conocido también como el método de porcentaje de terminación.

El grado de realización se puede determinar a partir de tres métodos, los cuales se eligen dependiendo de la naturaleza del contrato; estos son: la proporción de los costos del contrato incurridos en el trabajo ya realizado hasta la fecha, en relación con los costos totales estimados para el contrato; el examen del trabajo ejecutado; o la proporción física del contrato total ya ejecutado.

Otro de los aspectos que abordan los Estándares Internacionales está relacionado con los conceptos de ingresos y costos de un contrato. En el primer caso, los ingresos están conformados por los valores establecidos contractualmente, las modificaciones, las reclamaciones e incentivos.

“Los Estándares Internacionales imponen algunas restricciones para el reconocimiento de los ingresos de un contrato de construcción”

En el segundo caso, la norma establece algunos criterios para determinar los costos del contrato y señala qué desembolsos no hacen parte de los mismos. Entre otros, las normas determinan que cuando se emplea el método de la proporción de los costos, solo se incluyen aquellos que reflejan el trabajo efectivamente ejecutado hasta dicho momento; por ende, si se ha incurrido en costos que van a ser aplicados al contrato en un futuro o si se han realizado pagos anticipados a subcontratistas, estos valores no hacen parte de los costos ejecutados del contrato.

TAMBIÉN LEE:   Contratos de construcción: ingresos y costos que no pueden medirse con fiabilidad
Los Estándares Internacionales imponen algunas restricciones para el reconocimiento de los ingresos de un contrato de construcción. Por ejemplo, cuando el desenlace de un contrato no puede estimarse con suficiente fiabilidad, la entidad reconoce los ingresos de actividades ordinarias solo en la medida en que sea probable recuperar los costos del contrato incurridos y reconoce los costos del contrato como un gasto en el período en que se hayan incurrido. De igual forma, cuando sea probable que los costos totales del contrato de construcción excedan los ingresos de actividades ordinarias totales del contrato, las pérdidas esperadas se reconocen inmediatamente como un gasto, con la provisión correspondiente por un contrato oneroso.

En el régimen de contabilidad pública –RCP– no existe una norma técnica ni procedimiento contable relacionado con el reconocimiento de ingresos en contratos de construcción de activos; los aspectos generales relacionados con el reconocimiento, medición y revelación, para este tipo de actividades, se rigen por lo establecido en la Norma Técnica de Ingresos.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 21 septiembre, 2016
    (hace 6 años)
Categorías:
Etiquetas: