Convergencia con IFRS (NIIF) hacia estándares unicos: De las normas de contabilidad diseñadas para el registro contable hacia normas de contabilidad diseñadas para dar opinión de aseguramiento – Hernán A. Rodríguez G.

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 11 enero, 2011

Hernán RodríguezLa ley de convergencia propone ir de un esperpento jurídico consistentes en normas contables preñadas de disparates conceptuales, hacia un almagesto (gran tratado) contable. La convergencia con IFRS (NIIF) implica unirnos al propósito mundial en busca de un único conjunto de estándares de alta calidad y de aceptación mundial cuyo cumplimiento permitan asegurar la fiabilidad y transparencia en la información para toma de decisiones económicas.

Es un contrasentido para el interés de los profesionales de la Contaduría Pública, seguir apoyando una regulación contable diseñada para rendir cuenta a nivel de registros de los libros contables y para posibilitar la supervisión a nivel del ciclo contable del hecho-soporte-dato-cuenta. Esto sería seguir alimentando la voracidad de la burocracia no técnica e inoperante en las entidades del estado, en cuanto su potestad de supervisión de la información financiera, y acrecentando sus desatinos conceptuales en las regulaciones y orientaciones sobre normas de divulgación de información financiera.

En cambio, sí parece tener sentido caminar hacia unos estándares diseñados para dar opinión de aseguramiento a nivel de rubros de estados financieros. Las IFRS (NIIF) fomentan el profesionalismo y el reconocimiento del Contador Público como otorgante de fe pública, pero una fe pública que asegure sobre confiabilidad de la información para toma de decisiones. Esto nos permitiría insertarnos en la comunidad de la inteligencia contable y la ingeniería financiera mundial.

Estas líneas de reflexión pueden ser desestimadas, y hasta atacada si los intereses de los intelectuales y líderes del pensamiento contable son políticos y por consiguiente giran alrededor del bienestar de las personas que derivan su sustento de la labor como contadores. Si por el contrario sus intereses son la defensa del gremio de contadores profesionales entonces el problema es otro: cómo garantizarle a la sociedad la integridad del profesional que expresa opiniones de aseguramiento sobre información financiera.

De todas maneras no hay que permitir que se sigan alimentando con ideas extrañas y alarmistas, ausentes de razones técnicas, las tensiones ocasionadas por la cosmovisión del contador practicante de la disciplina contable con fe pública otorgada por el estado. Estas tensiones son de por si inevitables por la coexistencia con el perfil de practicante de la contaduría pública que desarrolla su actividad profesional alrededor o trabaja a nivel del aseguramiento de información financiera para la toma de decisiones económicas. Para el primero todo está dicho en la norma jurídica, en la descripción y dinámica de un plan de cuentas. Para el segundo todo se fundamenta en principios de aceptación mundial recogidos en marcos conceptuales y que fundamentan las propias reglas que se aplican a la compilación de estados financieros, la auditoría y otros niveles de aseguramiento. Lo injusto es declararlos enemigos los unos a los otros por razones de un nacionalismo mal interpretado.

Otro aspecto que hace relevante esta discusión, es la capacidad limitada de garantizar el control de calidad a los procesos de formación de opinión en los servicios de aseguramiento cuando se prestan a nivel de persona natural. Es obvio pensar que cuando se prestan estos servicios a nivel de firmas, se cuenta con más recursos para garantizar un sistema de calidad.

La discusión hermenéutica contable que le da el sentido autentico a los textos de los estándares internacionales y los interpreta, la debemos alojar en los programas de Contaduría Pública, sacarlas del ámbito de los propósitos gremiales y de los contratos para homologar planes contables aunque sean del sector público donde dominan los políticos.

Para la discusión de la convergencia hacia estándares, que como los IFRS (NIIF) son diseñados para para ayudar a la emisión de juicios, debemos distinguir los matices de los comentarios de profesionales en el ejercicio de la disciplina contable, los de los prestadores de servicios de aseguramiento, los de los intelectuales de la academia y los de los líderes que defienden a la profesión de las amenaza externas. Todos deben ser llamados a formar grupos de apoyo a las autoridades de normalización técnica y de regulación, para que no se pierda el camino visionado en la ley.

Autor:

CP. Hernan A. Rodriguez G.
globaliconta.blogspot.com
Email:herodri@gmail.com

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…