Criptomonedas, riesgos y regulación


25 mayo, 2022

La era digital ha traído consigo desafíos que inciden directamente en la realización de nuestras actividades. Muchos cambios, algunos inimaginables como las consultas médicas online, la utilización de plataformas para enviar, rendir informes sin tener que recurrir al papel impreso y las criptomonedas o monedas digitales empleadas para compra o intercambio en todo el mundo.

En Centroamérica, el Salvador estableció el bitcoin como moneda nacional. Una decisión que tiene consecuencias en lo macroeconómico a corto y mediano plazo no solo para el Gobierno, pues el sector empresarial y los ciudadanos en general pueden terminar afectados debido a la alta volatilidad que puede hacer que el precio aumente o caiga en cualquier momento.

Legalmente son grandes las implicaciones al emplear criptomonedas en inversiones y negocios, lo que obliga a concentrar esfuerzos más allá de las fronteras para evitar que se presenten delitos y fraudes. En la web se corren todo tipo de riesgos. Lo anterior ha traído consigo el surgimiento de aplicaciones que son usadas a través de variadas modalidades con pros y contras en el entorno digital.

Entrados en una cuarta revolución industrial, los procesos en su mayoría están integrados; se presentan nuevas formas de producir y de hacer las cosas de manera diferente ligadas a los sistemas informáticos.

¿El dinero y los medios de pagos cambian o son transformados con las nuevas tecnologías? Indiscutiblemente estamos frente al desarrollo de tecnologías emergentes que impactan directamente lo financiero y económico; tenemos que despejar interrogantes, relacionarnos y adaptarnos para estar a la vanguardia.

“La regulación no da espera. Se necesita un marco normativo con el cual se garantice la operación y las transacciones con este tipo de activos”

Mayores expectativas pueden generar desconfianza con el dinero virtual que “circula en la red”. Actualmente, además del bitcoin posicionado en primer lugar, existen ethereum (ETH), cardano (ADA), tether (USDT), entre otras, que se abren paso como activos de inversión. La banca central de un importante número de países no avala ni respalda el manejo y uso de las criptomonedas.

TAMBIÉN LEE:   Porvenir se acoge a iniciativa global para reportar avances en ASG
La regulación no da espera. Se necesita un marco normativo con el cual se garantice la operación y las transacciones con este tipo de activos. En Colombia entidades como la Superintendencia Financiera y la Dian han reglamentado la entrega de información para revisión y control al uso de las criptomonedas; se adelanta un proyecto con entidades financieras y plataformas para analizar la compra y venta de criptoactivos. Si no se marcan pautas y se establece una legislación pertinente desde entidades y Gobiernos la ciberdelincuencia aumentará.

Roberto Carlos Torres Aguas.
Contador público

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 25 mayo, 2022
    (hace 1 mes)
Categorías:
Etiquetas: