Cuando no eras Contador Público – Carlos Sastoque M.

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 24 febrero, 2016

Dedicado especialmente a los contadores públicos que viven en Bogotá

Un día, posiblemente cuando eras adolescente, se te ocurrió matricularte en una universidad para estudiar Contaduría Pública, convencido/a de que al cabo de 5 o 6 años serías un/a profesional exitoso/a y feliz y podrías –gracias a ello– disfrutar de muchas comodidades y lujos que nunca antes habías tenido. Ahora, unos pocos años después de haber obtenido tu tarjeta profesional como Contador Público, añoras lo que eras y tenías. Cuando no eras contador público:

  • Jugabas fútbol, basquetbol o algún otro deporte todos los fines de semana.
  • No pasabas viernes o sábado sin que fueras con tus compañeros y amigos a rumbear por la noche.
  • No faltabas al estadio cada vez que jugaba tu equipo favorito.
  • Así fuera muy costosa la boleta de entrada, asistías a los conciertos de los cantantes y grupos musicales más famosos.
  • Ibas con frecuencia al teatro La Candelaria, El Nacional, El Libre y a otros a ver los mejores dramas y comedias.
  • Eras asiduo cliente de restaurantes y tabernas.
  • Sabías quiénes eran los deportistas y artistas más conocidos del momento.
  • Por lo menos cada dos meses disfrutabas de los conciertos de la Orquesta Filarmónica de Bogotá en el auditorio León de Greiff, los sábados a las 4 de la tarde.
  • No te perdías –aunque fuera por TV– los partidos de la selección Colombia de fútbol, el Giro de Italia, el Tour de Francia y la Vuelta a España.
  • Compartías mucho tiempo con tu familia y te sentabas a la mesa en su compañía a desayunar, almorzar y cenar.
  • Sabías cuáles eran los más exquisitos licores y las mejores cervezas y los bebías con felicidad.
  • La sudadera y los tenis de marca eran infaltables en tu closet y te los ponías todos los domingos para ir al parque Simón Bolívar o para salir con tu familia a la ciclovía.
  • Leías a García Márquez y a otros escritores exitosos.
  • Te comprabas los zapatos y vestidos más finos y elegantes.
  • No tenías la menor idea de lo que significaban palabras como estrés, tensión alta, electrocardiograma y otras similares.

¿No te parece que valdría la pena liberarte de tanto y tanto trabajo durante 15 horas al día –y de domingo a domingo– y volver a esos viejos tiempos? Para comenzar tu reencuentro con la vida y con tu familia y amigos, ¿no sería bueno celebrar este martes 1 de marzo el Día del Contador Público en Colombia? ¿Y después… seguirlo celebrando todas las semanas?

Autor:

C. P. Carlos Sastoque M.
carsastoque@yahoo.com

Sobre el autor

Carlos Sastoque M.

Contador Público; coautor de los libros ‘Iniciación a las NIIF’ y ‘Valor Agregado de la Revisoría Fiscal’.

De igual manera, ha ocupado los siguientes cargos: Asesor del Consejo Técnico de la Contaduría y de la Junta Central de Contadores, miembro de la Junta Central de Contadores, Director Ejecutivo del Colegio de Contadores Públicos de Colombia, Vicepresidente Técnico de la Confederación Iberoamericana de Contadores Públicos; Director Ejecutivo y Secretario General de la Confederación de Asociaciones de Contadores Públicos de Colombia, CONFECOP.



Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…