Diferencias entre ingresos ordinarios y ganancias

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 11 noviembre, 2015

Diferencias entre ingresos ordinarios y ganancias

La Sección 2 de la NIIF para pymes clasifica los ingresos en dos categorías: Ingresos Ordinarios y Ganancias. En este editorial les presentamos una metodología práctica para diferenciarlos.

Los ingresos son incrementos en los beneficios económicos que fluyen hacia la entidad, a modo de incrementos en los activos o disminuciones en los pasivos, y tienen como consecuencia el incremento del patrimonio de la entidad.

Los ingresos se clasifican en Ordinarios y Ganancias. Es necesario aclarar los fundamentos conceptuales con los cuales se lleva a cabo esta clasificación.

“los ingresos ordinarios son aquellos que provienen del giro ordinario de los negocios, y, por defecto, las ganancias son ingresos diferentes de los que provienen del giro ordinario de los negocios”

Para iniciar, los ingresos ordinarios son aquellos que provienen del giro ordinario de los negocios, y, por defecto, las ganancias son ingresos diferentes de los que provienen del giro ordinario de los negocios.

Ahora bien, ¿qué es el giro ordinario de los negocios? ¿es lo mismo que el objeto social? Estos dos conceptos son diferentes, pues recordemos que la información financiera siempre atiende a la realidad de los negocios y no a cuestiones legales.

El giro ordinario de los negocios se puede definir como aquellas actividades que la entidad realiza de forma repetitiva, son actividades presupuestadas, y suelen ser relevantes; las ganancias, por el contrario, suelen ser esporádicas, inesperadas e irrelevantes.

De acuerdo con lo anterior, la clasificación de un ingreso como Ordinario o Ganancia no depende del tipo de actividad que genere el ingreso, o de la categoría misma del ingreso, sino, más bien de lo que es para la entidad una actividad ordinaria.

Se aclara que la venta de cualquier tipo de activo clasificado como inventario se considerará siempre ingreso ordinario, en tanto que la venta de activos como propiedades, planta y equipo e intangibles se considerará ganancia.

En los demás casos, es necesario considerar si el ingreso es repetitivo o esporádico, presupuestado o inesperado, relevante o irrelevante. Observemos algunos casos:

Arrendamiento

Para una entidad que se dedique a arrendar bienes muebles o inmuebles, es indiscutible que los ingresos por arrendamientos constituyen ingresos ordinarios. Sin embargo, para una entidad cuyo objeto social no sea el arrendamiento de bienes, es necesario analizar la partida.

Por ejemplo, una empresa dedicada a la fabricación de artículos en aluminio tiene un lote de terreno sin utilizar. Un día cualquiera, toca a la puerta un visitante inesperado y pregunta si le permitirían descargar unos materiales de construcción en el lote que ve desocupado, y pagar un precio por tener estos materiales allí por un lapso de dos meses.

El gerente de la empresa propietaria del lote accede a la petición, y a cambio solicita el pago de dos millones de pesos. ¿Este valor constituye un ingreso ordinario o una ganancia?

De acuerdo con lo mencionado en la parte inicial de este artículo, es necesario analizar lo siguiente:

¿El ingreso es repetitivo o esporádico?

Si la entidad no tiene intenciones de convertir el arrendamiento en una fuente de ingresos regulares, nada nos lleva a concluir que el ingreso se seguirá presentando en periodos futuros, por lo tanto, se concluye que el ingreso es esporádico.

¿El  ingreso es presupuestado o inesperado?

De acuerdo con el planteamiento del caso, el ingreso es inesperado y la entidad no espera obtener más ingresos de ese tipo, como para incluirlos en el presupuesto de los próximos años.

¿El ingreso es relevante o irrelevante?

Esto dependerá del monto del ingreso recibido en comparación con los ingresos totales. En la mayoría de los casos, un ingreso como este no suele ser relevante.

De acuerdo con lo anterior dado que el ingreso no es repetitivo, presupuestado ni relevante, la entidad presentará un ingreso por arrendamientos por valor de $2.000.000 como ganancias en su estado de resultados.

Si la entidad decidiera seguir ofreciendo el lote de terreno en arrendamiento, cualquier ingreso generado por este concepto se convertiría en un ingreso ordinario.

Juan David Maya Herrera
Consultor NIIF

*Exclusivo para actualicese.com

Material Relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…