Diferencias entre operaciones en norma local y nuevos marcos normativos por 2015


El  año 2015 fue el periodo de transición para la mayoría de las Pymes en Colombia. Debido a que los libros de contabilidad y los estados financieros aún se preparaban bajo normas locales, es necesario reconocer, en 2016, las diferencias entre las cifras de dichos estados y los preparados según los nuevos marcos técnicos normativos.

Aunque las Pymes prepararon un ESFA con corte al 1 de enero de 2015, los libros de contabilidad y los estados financieros siguieron elaborándose durante ese año con base en los requerimientos contenidos en las normas anteriores, como el Decreto 2649 de 1993 y las circulares de las superintendencias.

“No basta con mantener registros contables bajo los nuevos marcos técnicos, es necesario llevar los ajustes generados por la convergencia a los libros de contabilidad ”

También siguieron generándose diferencias en los libros de contabilidad de las Pymes entre los saldos contables en normas locales y los preparados bajo los nuevos marcos técnicos normativos. Estas diferencias deben incorporarse en los libros de contabilidad, así como los ajustes correspondientes a las diferencias entre los saldos en normas contables anteriores y los saldos bajo los nuevos marcos técnicos normativos a la fecha del ESFA.

No basta con mantener registros contables bajo los nuevos marcos técnicos, es necesario llevar los ajustes generados por la convergencia a los libros de contabilidad . Si no se elabora el comprobante de ajuste, los libros contables presentarán una variación no explicada en sus saldos, pues el 31 de diciembre de 2015 cierran con un saldo (bajo normas locales) y el 1 de enero de 2016 empezarían con otro (bajo nuevos marcos técnicos normativos).

TAMBIÉN LEE:   Sector solidario, motor de generación de empleo

La confusión al respecto se presenta porque algunas casas de software incorporaron un módulo independiente para mantener registros bajo los nuevos marcos técnicos. En este módulo, las empresas cargaron los saldos iniciales del ESFA al corte del 1 de enero de 2015. Dicho procedimiento le permite a la entidad mantener registros bajo los nuevos marcos técnicos normativos de manera paralela a los registros bajo normas locales, además, permite que los saldos contables al 1 de enero de 2016 estén disponibles para ser incluidos en los libros de contabilidad, los cuales deben contener información con criterios de los nuevos marcos técnicos normativos a partir de tal fecha.

Durante 2015 se presentaron diferencias entre normas locales y nuevos marcos técnicos normativos que deben ser ajustadas en los libros de contabilidad del año 2016. Para ilustrar lo anterior, suponga que la Entidad Ejemplo tiene un activo reconocido como propiedades, planta y equipo. Se trata de una máquina adquirida el 1 de enero de 2014 con un costo de $100.000.000, la cual se estaba depreciando a una tasa del 10% anual, de acuerdo con los requerimientos fiscales.

Publicidad

A la fecha de transición a los nuevos marcos técnicos normativos, la entidad concluyó que la vida útil de la máquina es de apenas 5 años desde su adquisición.

Según estas circunstancias, el valor de la máquina a la fecha del ESFA es de $90.000.000 bajo normas locales, y $80.000.000 bajo los nuevos marcos técnicos normativos.

Durante 2015, la entidad sigue depreciando la máquina según sus políticas contables locales, por lo cual el saldo al cierre de tal año es de $80.000.000 bajo normas locales. Sin embargo, el valor de la máquina bajo los nuevos marcos técnicos normativos es de $60.000.000 al mismo cierre.

TAMBIÉN LEE:   Liquidador en Excel para la determinación de diferencias temporarias e impuesto diferido

El 1 de enero de 2016, la entidad abandona por completo la aplicación de las normas locales anteriores, y da inicio a lo que se conoce como periodo de aplicación plena, en el cual los libros de contabilidad y los informes financieros muestran las cifras de acuerdo con las políticas basadas en los nuevos marcos técnicos normativos.

Ahora bien, aunque al cierre del año 2015 los libros de contabilidad reflejaban un saldo de $80.000.000 para la cuenta de propiedad, planta y equipo, bajo los nuevos marcos normativos el saldo es de $60.000.000. Por tanto, la entidad debe elaborar un documento de ajuste para enlazar estos dos saldos, pues los libros contables no pueden cambiar de saldo de un día para otro.

El comprobante de ajuste debe incorporarse en los libros de contabilidad en el año 2016, e incluir las correcciones generadas a la fecha de corte del ESFA más las diferencias presentadas a lo largo de 2015, cuando los libros aún mostraban saldos bajo normas locales.

Publicidad

CP. Juan David Maya Herrera
Consultor de Estándares Internacionales de Información Financiera
Certificación Internacional por el ICAEW en IFRS Full (NIIF Plenas)

*Exclusivo para Actualícese

Material relacionado:

Actualícese es un centro de investigación donde producimos y distribuimos conocimientos en temas contables y tributarios a través de revistas, cartillas, libros y publicaciones digitales, seminarios, foros y conferencias.
Miles de profesionales reciben estos y más beneficios con nuestra Suscripción Actualícese.

Horarios de atención Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. jornada continua. Sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Únete a nuestras redes sociales



Los logos y nombres comerciales pertenecen a su respectivo dueño.
Respetamos tu privacidad, todos tus datos están seguros con nosotros.

Si deseas darte de baja, puedes administrar tus preferencias de correo aquí

Escríbenos por Whatsapp  Ver líneas de atención