En junio 27 de 2007 inicia vigencia de la ley 1116 de 2006 que sustituye a la ley 550 de 1999

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 3 junio, 2007

Para quienes se acojan a los nuevos “procesos de insolvencia” o de “reorganización” ya no se les dará exención de renta presuntiva durante 8 años sino solo durante 3

El próximo 27 de junio de 2007 entraría a tener vigencia la ley 1116 expedida el pasado 27 de diciembre de 2006 , ley con la cual se deroga automáticamente a la ley 550 de diciembre de 1999 mejor conocida como “Ley de Intervención económica y reestructuración empresarial” (nota: la vigencia de la ley 550 de 1999 era hasta dic de 2004, pero por virtud de la ley 922 de diciembre de 2004 se prorrogó hasta dic de 2006, y luego, por virtud de ley 1116 de dic de 2006, su vigencia se amplió hasta junio 27 de 2007)

En consecuencia, con la entrada en vigencia de esta nueva ley las personas jurídicas y las personas naturales comerciantes (con excepción de las mencionadas en el articulo.3 de la ley, entre las cuales se encuentran las entidades del sector financiero, las EPS y las ESP), podrán, en caso de tener problemas de viabilidad financiera para el cumplimiento de sus obligaciones con sus acreedores, acogerse a lo que desde junio 27 se conocerá como “procesos de insolvencia” o “procesos de reorganización”

En tales procesos, con los cuales se conserva el mismo espíritu que dio origen a la ley 550 de 1999, la empresa o persona natural comerciante solicita a sus acreedores la aprobación de un acuerdo para la cancelación a largo plazo de las obligaciones en las que ha llegado a tener dificultades en su cubrimiento, pero se compromete a sí mismo a pagar cumplidamente las nuevas obligaciones que surjan luego de aprobado el respectivo acuerdo. Con ello se puede evitar que las empresas que son económicamente viables tengan que entrar al proceso de liquidación obligatoria.

Para que se pueda iniciar el proceso de insolvencia, se debe tener dificultades en el pago de más del 10% del total de los pasivos de la empresa

En el artículo 9 de la ley 1116 se indican expresamente cuales serían las causales por las cuales se podría aceptar que una empresa o persona natural comerciante inicie un proceso de insolvencia o de reorganización. Allí leemos lo siguiente:

Artículo 9. Supuestos de admisibilidad. El inicio del proceso de reorganización de un deudor supone la existencia de una situación de cesación de pagos o de incapacidad de pago inminente.

1. Cesación de pagos. El deudor estará en cesación de pagos cuando: Incumpla el pago por más de noventa (90) días de dos o más obligaciones a favor de dos (2) o más acreedores, contraídas en desarrollo de su actividad, o tenga por lo menos dos (2) demandas de ejecución presentadas por dos (2) o más acreedores para el pago de obligaciones. En cualquier caso, el valor acumulado de las obligaciones en cuestión deberá representar no menos del diez por ciento (10%) del pasivo total a cargo del deudor a la fecha de los estados financieros de la solicitud, de conformidad con lo establecido para el efecto en la presente ley.

2. Incapacidad de pago inminente. El deudor estará en situación de incapacidad de pago inminente, cuando acredite la existencia de circunstancias en el respectivo mercado o al interior de su organización o estructura, que afecten o razonablemente puedan afectar en forma grave, el cumplimiento normal de sus obligaciones con un vencimiento igual o inferior a un año.

f

Parágrafo. En el caso de las personas naturales comerciantes, no procederá la causal de incapacidad de pago inminente. Para efectos de la cesación de pagos no contarán las obligaciones alimentarias, ni los procesos ejecutivos correspondientes a las mismas.”

Se destaca que en esta ocasión, y en contraste con lo que había dispuesto anteriormente el articulo.6 de la ley 550 de 1999, para que sea admisible el proceso de insolvencia o de reorganización la empresa debe estar teniendo dificultades de pago, ya no el 5% del total de sus pasivos a la fecha de la solicitud, sino como mínimo en el 10% de dicho total.

Por consiguiente, al elevarse dicho límite mínimo, se restringe la posibilidad de que algunas empresas pueden acogerse a estos procesos ya que tal parece fueron bastantes las que se acogían al proceso en la versión que se tuvo con la ley 550 de 1999 siendo el caso de que no eran viables financieramente y por ello debían entrar de una vez en procesos de liquidación (consúltese el listado publicado en el portal de la Supersociedades sobre las empresas acogidas a los acuerdos de reestructuración económicos de la ley 550 de 1999)

Se limita el beneficio de exoneración de renta presuntiva que antes se otorgaba con la ley 550 de 1999

Editoriales Relacionados

Ventajas fiscales de las empresas acogidas a ley 550 de 1999

Proyecto de decreto por el cual se reglamenta el art.67 ley 1116 de 2006 requisitos para ser promotor o liquidador

De otra parte, es importante reseñar que en los parágros 1 y 2 del articulo. 40 de la ley 1116 de 2006 se contempla que las empresas que sean aceptadas en un proceso de insolvencia o de reorganización, podrán gozar de los mismos beneficios tributarios que estaban contemplados en los articulo. 53 y 54 de la ley 550 de 1999 referentes a estar exoneradas de renta presuntiva y tener derecho a que la DIAN les devuelva trimestralmente las retenciones a título de renta que los clientes les practiquen dentro del año fiscal (véase un editorial anterior al respecto , y el decreto. 222 de feb de 2000).

Sin embargo, en esta ocasión la exoneración de calcular renta presuntiva (la cual, a partir del año fiscal 2007 y según la modificación que hiciera el articulo.9 de la ley 1111 de diciembre de 2006 al articulo.188 del ET será del 3% del patrimonio liquido fiscal poseído a dic.31 del año anterior; consulta la conferencia no.2 de nuestro producto “ Actualizate en la reforma tributaria 2006 ”) ya no se otorgará a lo largo de los primeros 8 años que llegue a durar el acuerdo con los acreedores sino solo por los primeros 3 años.

En el parágrafo 1 del art.40 de la ley 1116 se lee lo siguiente:

“Parágrafo 1. Las empresas que hayan celebrado un acuerdo de reorganización no estarán sometidas a renta presuntiva por los tres primeros años contados a partir de la fecha de confirmación del acuerdo”

Con esa disposición las empresas que sean aceptadas a los nuevos acuerdos de reorganización tienen entonces el mismo plazo de exoneración en el cálculo de la renta presuntiva que también se da a las empresas que se declaran en estados de disolución y liquidación (ver el numeral 8 del articulo.191 del ET , modificado por el articulo.11 de la ley 1111 de dic de 2006 )

En todo caso, y según lo confirma el articulo.117 de la ley 1116 de 2006, las empresas que hayan suscrito acuerdos de reestructuración en los términos de la ley 550 de 1999 podrán seguir ejecutando tales acuerdos hasta concluirlos con toda la normatividad propia de dicha ley y las normas que la hayan modificado y/o reglamentado. Es decir, no les aplicarían las nuevas modificaciones introducidas con la ley 1116 de diciembre de 2006

 

Se elimina la figura del concordato y se establece un nuevo marco legal para los procesos de liquidación obligatoria

De otra parte, es importante reseñar que según lo indicado en el articulo. 126 de la ley 1116 de 2006, a partir de junio 27 de 2007 quedarán derogados los articulo. 89 a 225 de la ley 222 de diciembre. de 1995 (es decir, todo el título II de la ley 222 de 1995) y que regulaban los procesos de concordato y los de liquidación obligatoria a los que se podían ver abocadas las empresas

En consecuencia, las empresas ya no podrían estarse acogiendo a la clásica figura del concordato pues la nueva ley 1116 de 2006 no retoma esa figura y por tanto quedaría eliminada desde junio 27 de 2007 en adelante. Lo que únicamente hacer es acogerse a los nuevos “procesos de insolvencia” o de “reorganización” que sí quedan regulados en esta nueva ley 1116.

Y si no se acogen a dicho proceso, o una vez acogido lo incumplen, entonces pasarían al proceso de liquidación obligatoria, proceso que ahora quedaría regulado por las normas contenidas en los artículos 47 a 84 de la ley 1116 de 2006

 

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…