¿En qué cuenta se deberá contabilizar el “impuesto de normalización tributaria”?


25 marzo, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La Ley 1739 del 2014 dio el permiso para que el Impuesto a la Riqueza se pudiera debitar en las cuentas de Reservas Patrimoniales. Sin embargo, esa posibilidad no le aplica al Impuesto de Normalización Tributaria.

De acuerdo con la instrucción contenida en el artículo 10 de la Ley 1739 del 2014, quienes deban contabilizar algún valor por concepto de Impuesto a la Riqueza tienen la opción de poder debitarlo en las cuentas de “reservas patrimoniales” (es decir, debitarlo en alguna de las reservas legales, o estatutarias u ocasionales) y en ese caso no lo tendrían que registrar en las cuentas del gasto de ejercicio. Sin embargo esa misma opción no se concedió para el Impuesto de Normalización Tributaria regulado en los artículos 35 a 40 de la misma Ley 1739.

En el artículo 10 de la Ley 1739 del 2014 se lee lo siguiente:

“Artículo 10. Los contribuyentes del Impuesto a la Riqueza podrán imputar este impuesto contra reservas patrimoniales sin afectar las utilidades del ejercicio, tanto en los balances separados o individuales, así como en los consolidados”.

“Impuesto Complementario de Normalización Tributaria, el único lugar donde se tendrá que debitar sería directamente entre los gastos del ejercicio”

Nótese entonces que es solo el valor del Impuesto a la Riqueza el que puede llegar a  contabilizarse como un débito en las cuentas de reservas patrimoniales. Y si esa opción no se utiliza, entonces dicho impuesto se tendrá que reconocer como un gasto del ejercicio. Por tanto, en el caso del Impuesto Complementario de Normalización Tributaria, el único lugar donde se tendrá que debitar sería directamente entre los gastos del ejercicio.

TAMBIÉN LEE:   Construcción del proyecto de reforma tributaria llegará a las regiones

La posibilidad de contabilizar el Impuesto a la Riqueza en las “reservas patrimoniales”

La contabilización del Impuesto a la Riqueza como un débito en la cuenta de “reservas patrimoniales” es algo que iría en contra de los fundamentos de las NIIF (aplicables de forma oficial durante el presente año 2015 en las empresas del Grupo 1 y Grupo 3) los cuales exigen que un valor por un “impuesto” se reconozca directamente como un gasto del ejercicio.

Fue por ello que en diciembre del 2014 el Ministerio de Comercio anunció un “proyecto de decreto” con el cual se daría el permiso para desobedecer en ese punto a las NIIF y poder aplicar de forma voluntaria lo que finalmente quedó aprobado en el artículo 10 de la Ley 1739 del 2014. Sin embargo, hasta el momento dicho “proyecto de decreto” no se ha convertido aún en decreto oficial.

Por tanto, si la fecha de causación del Impuesto a la Riqueza ya se cumplió (pues debió causarse en enero del 2015), entonces el valor mismo debió quedar registrado por ahora como un gasto del ejercicio. Y si el “proyecto de decreto” antes mencionado fuese convertido en decreto oficial, en tal caso quienes lo deseen harían la reclasificación desde la cuenta del gasto hacia la cuenta de “reservas patrimoniales”.

Material Relacionado:

TAMBIÉN LEE:   Amnistías de la reforma tributaria: reducción de sanciones y tasas de interés

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 25 marzo, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace