[Entrevista] Preguntas para el CP. Jaime Alberto Hernández Sobre la Orientación Profesional con base en IAS-IFRS Emitida por el CTPC

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 2 marzo, 2009

Preguntas para el Contador Público Jaime Alberto Hernández sobre la Orientación Profesional, Presentación de Estados Financieros con base en Estándares Internacionales de Contabilidad e Información Financiera del 9 de Diciembre de 2008.

El Dr. Jaime Hernández, ha sido Presidente del la Junta Central de Contadores y actualmente es miembro del Consejo Técnico de la Contaduría Pública (CTCP) y representante en este Consejo de los Contadores Públicos colombianos. Igualmente es el Coautor de esta Orientación Profesional.

El Colega José Hernando Zuluaga, Presidente de Actualícese.com me ha enviado un cuestionario sobre la Orientación Profesional de Presentación de Estados Financieros con base en Estándares Internacionales de Contabilidad e Información Financiera – IAS-IFRS, emitida por el CTCP, de la cual soy coautor.

Sea lo primero decir que esta Orientación Profesional es la manifestación del Consejo Técnico de la Contaduría Pública sobre el tema, ya que la misma fue aprobada unánimemente por los asistentes a la reunión en el día en que se sometió a su consideración. En todo caso, es de notar que, en esta reunión no estuvieron presentes los representantes de la Supersociedades y de la Superfinanciera. Sin embargo, resulta importante resaltar que hasta la fecha no se conoce una posición contraria de esas entidades o del Gobierno Nacional sobre la materia.

Sea la oportunidad para agradecer las múltiples expresiones de reconocimiento y de felicitación entregadas por un sinnúmero de colegas que ven en este documento un verdadero aporte al desarrollo de su ejercicio profesional.

A continuación doy respuesta a cada una de las preguntas.

¿Cuál es su percepción de la bondad del contenido de la Orientación Profesional de Estándares habiendo sido el Coautor?

La principal “bondad de esta orientación” estriba en ella misma, en su contenido, en su desarrollo, en su propia esencia, así como en el aporte que se le hace al ejercicio de la profesión.

No obstante, la virtud capital de la misma consiste en haberle entregado a la comunidad contable colombiana las IAS-IFRS de una manera explícita, poniéndolas al alcance de todos los Contadores Públicos de forma masiva, sacándolas de espacios cerrados, reservados a ciertas elites que buscan en ellas un beneficio personal ya sea de índole académico o de tipo mercantil.

Al mismo tiempo, hacerle ver a la profesión que en Colombia no se requiere de ninguna norma legal para aplicar esta regulación por parte de aquellas empresas que la necesiten para realizar operaciones en el ámbito internacional y que deban presentar Estados Financieros con base en las IAS- IFRS; pues el artículo 31 de Decreto 2649 de 1993 hace admisible la presentación de Estados Financieros preparados sobre bases comprensivas de contabilidad distintas de los principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia.

En otras palabras, el CTCP busca orientar a los profesionales contables y a las empresas que por necesidades específicas internas o de su grupo empresarial requieran el uso de esta regulación, para que lo hagan; lo que significa que una compañía colombiana que entrega información financiera para el uso internacional o para los mercados de capitales o valores extraterritoriales, preparará dos tipos de estados financieros, unos para el uso nacional ajustados plenamente al Decreto 2649 de 1993 y a las demás disposiciones emitidas sobre la materia y, otros, con base en las IAS- IFRS para el uso internacional, para lo cual se deben hacer las conciliaciones pertinentes dejando constancia en los libros respectivos, como se explica en la orientación que nos ocupa.

¿En qué forma constituye una mejora esta Orientación para los profesionales de la contaduría Pública?

La mejor manera de comprender la importancia de la orientación y de entender su aporte para la mejoría del ejercicio de los profesionales de la contaduría pública, estriba en la posibilidad que todos los contadores públicos al tener libre acceso a esta regulación pueden ofrecer los servicios en esta área de la actividad contable para las empresas que así lo requieren, pues hoy estos servicios están reservados casi de manera exclusiva a algunas firmas multinacionales y a un pequeño grupo de profesionales que no comparten este conocimiento de forma integral con sus colegas.

¿En qué se fundamenta la satisfacción de haber sido Coautor de esta Orientación?

Como lo expliqué en precedencia, la mayor satisfacción la constituye la aceptación que la misma ha tenido en la comunidad contable colombiana en general, con pequeñas excepciones que confirman la regla. Igualmente, el haber podido plasmar en un documento, algunas de las convicciones expresadas por el suscrito en distintos escenarios, en particular en aspectos tales como que las IAS- IFRS no pueden ser para el uso de todo el conglomerado empresarial sino que son para el uso de aquellas compañías de talla mundial que realizan actividades en el campo internacional o que pertenecen a los mercados públicos de valores o de capitales.

Esta posición para fortuna de la comunidad contable (a despecho de algún pequeño grupo) es compartida hoy por el IASB, entidad ésta, que luego de muchas discusiones se vio compelida a aceptar una realidad inocultable, consistente en que el mundo empresarial actual está constituido en más del 95% por pequeñas y medianas empresas- pymes- para las cuales no son útiles las IAS- IFRS, lo que les obligó a emprender la tarea de preparar una regulación específica para este sector.

En el mismo sentido, explicar la imposibilidad jurídica de adoptar en Colombia las IAS- IFRS por la vía de una ley o decreto, al igual que dejar sentadas mis particulares reservas sobre el valor razonable como un criterio aceptable, luego de los múltiples escándalos financieros recientemente ocurridos que han generado una crisis económica mundial.

También entregar al conocimiento general la composición del IASC y del IASB, explicando sus orígenes y sus características de entidad privada no alejada de sesgos ni intereses y por ende, no exenta de aspectos políticos.

Además, la satisfacción que produce el poder explicar en una orientación los métodos de integración regulativa como lo son la Adopción, la Adaptación la Armonización y la Convergencia, entre otros muchos puntos.

Finalmente, el haber hecho parte de un documento que difunde el conocimiento contable y hace partícipes a mis colegas de ésta área de la disciplina.

¿Qué entra a resolver esta Orientación frente al intrincado problema que se ha vuelto la adopción, adaptación, armonización o convergencia de las Normas de Contabilidad colombianas con las Estándares internacionales de Contabilidad?

La orientación no busca resolver ningún problema de la normatividad colombiana en materia contable, pues su fin primordial consiste en entregar la información necesaria para que sin abandonar las normas contables actualmente vigentes, consignadas en el Decreto 2649 y demás disposiciones inherentes, la empresas preparen y fortalezcan su información financiera para fines relacionados con operaciones en mercados internacionales o para el uso en los mercados de valores o capitales. En otras palabras armoniza lo existente con la regulación requerida para la presentación de estados financieros con base en IAS-IFRS, por eso incluye la IFRS 1 y anexa un modelo de presentación de estados financieros sobre esta base comprensiva.

Eso sí, fija una clara posición para el futuro inmediato, en el sentido que la CONVERGENCIA es el camino a seguir para la regulación contable del país, tal como en el pasado pudo serlo el Decreto 2649 de 1993 (que hoy se requiere modificar), como lo han hecho más del 90% de los países del mundo, los cuales lejos de adoptar las IAS- IFRS plenas, han buscado converger en ellas, respetando el derecho mercantil interno y las tipicidades propias de cada economía nacional.

Por ello, la orientación se adentra de manera inicial en los postulados de la teoría general de la contabilidad e insta a las autoridades para que se respeten tales postulados cuando se dicten normas de contabilidad, razón por la cual se insiste en un proceso de convergencia que supere todos los escollos en cuanto a regulación contable.

¿Quiénes posiblemente en nuestro país no están de acuerdo con esta Orientación?

Como lo he dicho, la orientación ha tenido una aceptación casi total del conglomerado contable, con contadísimas excepciones, entre las que se cuentan las de algunos reputados colegas cuya especialidad genérica y aporte a la disciplina, es básicamente la traducción de documentos foráneos. Dentro de este grupúsculo también aparece alguno que otro abogado con similares inclinaciones.

Los cuestionamientos que se le hacen a la orientación, básicamente consisten en que autoriza lo ya autorizado, es contraria al Proyecto de Ley 165 actualmente en curso, tiene un criterio político (es tildada por unos como de izquierda y por otros como de derecha), se trata supuestamente de un resumen, no la aceptan como guía doctrinal, representa intereses que no corresponden a toda la profesión, no sirve para las pymes y no fue sometida a un proceso de discusión pública, entre otros.

Estas objeciones contra la orientación si bien no las comparto ni las acepto, las respeto profundamente dado su origen. No obstante, vale la pena anotar que algunos profesionales han calificado estos cuestionamientos como carentes de sustento intelectual y técnico y, otros han llegado a llamarlos simplemente como “comentarios de costurero”.

¿Cómo se resuelve el problema que las Orientaciones Profesionales que emite el Consejo Técnico de la Contaduría Pública no sean vinculantes?

La única vía de solución es una reforma legal, incluso constitucional. Ya habrá tiempo de explicar esta posición. Entre tanto, mientras las orientaciones sean bien recibidas por el conglomerado contable mayoritariamente, no requieren de un ordenamiento específico, pues en este orden de ideas, “su legitimidad” se da por descontada.

¿Con lo expresado en esta Orientación tienen sentido para nuestro país las Normas Internacionales de Contabilidad de la IASB e inclusive las US-GAAP?

Mientras no se modifique el Decreto 2649 de 1993, para efectos de presentación de estados financieros en mercados internacionales, siempre tendrá sentido la presentación bajo otra base comprensiva de contabilidad, distinta de los principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia, como lo son las IAS- IFRS o los US-GAAP..

El CTCP nunca se ha opuesto a las IAS- IFRS para el uso externo o para las empresas de talla mundial que pertenecen a los mercados de capitales o de valores; pero no es partidario de su uso indiscriminado en las pymes, de ahí nuestra insistencia en la convergencia y no en la adopción.

Al parecer en esta Orientación no se dio importancia a las pequeñas y medianas empresas (Pymes), ¿Saldrá Orientación sobre este tema?

El CTCP no ha emitido una regulación ni ha pretendido sustituir el Decreto 2649 de 1993, se trata simplemente de una orientación para unas empresas con unas necesidades particulares, por ello no se ha ocupado de las pymes de una manera específica, pues estas preparan su información financiera con base en dicho decreto. Normalmente estas pymes no operan en los mercados internacionales.

El argumento de algunos que existen pymes que exportan o importan bienes y servicios y, que por ello requieren de las IAS- IFRS, es pobre desde el punto de vista técnico, y más pobre aún, si se le analiza desde la perspectiva del comercio internacional.

Por los comentarios que he escuchado sobre esta Orientación y la anterior sobre Revisoría fiscal, hay una división de criterios tan grande en nuestro país que parece irreconciliable…

Es verdad que un pequeño grupo de profesionales (pequeño si lo comparamos con la totalidad de los contadores), ha sido reacio a aceptar estas dos orientaciones del CTCP, por fortuna sin un respaldo mayoritario; por el contrario, tanto el Consejo como el suscrito, hemos sido rodeados de afecto y agradecimiento por la emisión de tales orientaciones, muy especialmente por parte de aquellos que con soporte en ellas han logrado mejorar sus honorarios profesionales, bien porque en el caso de la revisoría fiscal se ha demostrado la complejidad de la labor con base en el documento, bien porque la misma ha servido para la elaboración de los programas y expedientes de trabajo desde un punto de vista práctico, o bien porque los ingresos de estos revisores fiscales eran inferiores a los tres salarios mínimos mensuales legales vigentes y pudieron mejorarlos gracias a la suma que recomendamos como remuneración mínima para este ejercicio profesional.

No se puede hablar por tanto, que existe una división muy grande en la profesión contable respecto de las orientaciones, pues por el contrario la gran mayoría apoya al CTCP, solo unos cuantos que han visto afectados sus intereses particulares o sus posiciones personales, se resisten a aceptar las manifestaciones del Consejo.

En este punto se debe recordar que en el caso de la orientación profesional sobre revisoría fiscal, las objeciones efectuadas, giraron básicamente sobre que la misma era muy exigente y planteaba un trabajo para “supermanes contables”, e igualmente que requería de conocimientos que desbordaban los límites de la Contaduría, entre otros aspectos. Algunas de estas objeciones fueron compartidas por la Supersociedades y por la Superfinanciera, a mi juicio de manera equivocada, como ya he tenido la oportunidad de explicarlo en múltiples eventos, seminarios y foros.

Finalmente, sea la oportunidad para informarle a la comunidad contable que en la actualidad se están elaborando tres nuevas orientaciones profesionales que versan sobre “Libros de Contabilidad”, “Honorarios Profesionales” y “Marco Conceptual y Naturaleza de la Contabilidad”, las cuales doy por descontado, (cualquiera sea su contenido), tendrán la oposición del mismo pequeño reducto opositor.

Cordialmente,

JAIME A. HERNANDEZ V.

Representante de los Contadores Públicos en el CTCP

Coautor de la orientación sobre IAS- IFRS.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…