Esto es lo que debes saber si vas a comprar vivienda aplicando al subsidio Frech No VIS


18 diciembre, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Hogares pueden postularse a un subsidio que ayuda a pagar los intereses del crédito hipotecario por un valor hasta de $438.901 mensuales.

Un requisito para acceder es no haber sido beneficiario de ningún subsidio familiar de vivienda por parte del Gobierno o las cajas de compensación familiar.

El Ministerio de Vivienda anunció, el 5 de noviembre de 2020, que el mes de octubre registró ventas históricas en la historia del país para este sector.

En dicho mes se comercializaron 20.361 viviendas nuevas en Colombia y el sector edificador batió un récord histórico en ventas, lo que confirma su curva ascendente.

Además, desde el 18 de septiembre, cuando empezaron a operar los 100.000 subsidios No VIS del paquete de 200.000 anunciados, se han gestionado 9.000 solicitudes.

¿En qué consiste el subsidio Frech?

De la mano de las anteriores cifras, el Gobierno nacional lanzó el programa de subsidio Frech (Fondo de reserva para la estabilización de la cartera hipotecaria), para hogares que adquieran una vivienda No Vis, a través de un subsidio que ayuda a pagar los intereses del crédito hipotecario por un valor hasta de $438.901 mensuales equivalentes a 0,5 salarios mínimos mensuales legales vigentes –smmlv– durante los primeros siete (7) años del crédito.

El subsidio aplica para viviendas nuevas cuyo valor sea superior a 150 smmlv en seis ciudades (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena) y sus municipios aledaños; y de 135 smmlv en el resto del país.

De igual forma, el valor máximo de la vivienda es de 500 smmlv. Para este año el tope sería para viviendas de hasta 438.901.500 millones de pesos.

TAMBIÉN LEE:   Declaración de renta personas naturales AG 2020: diligenciamiento en la plataforma Muisca

¿Cómo se aplicaría el subsidio?

A continuación, se presenta un ejemplo de cómo se aplicaría el beneficio:

  • Avalúo comercial: $180.000.000 (no superior a 500 smmlv).
  • Plazo: 20 años.
  • Valor del crédito: $126.000.000.
  • Cuota estimada: $1.256.394.
  • Beneficio: $438.901.
  • Valor de la cuota que paga el cliente durante 7 años: $817.492.

Requisitos a tener en cuenta

Uno de los requisitos que se deben cumplir para acceder al beneficio es no haber sido beneficiario de ningún subsidio familiar de vivienda por parte del Gobierno nacional o las cajas de compensación familiar; tampoco ser beneficiario de ninguna cobertura de tasa de interés.

Los interesados en postularse deben diligenciar el formato de solicitud de acceso a la cobertura. Las entidades financieras validarán si cumplen las condiciones para la aprobación del crédito y el acceso al subsidio.

La asignación se realizará en el momento del desembolso y estará sujeta a disponibilidad de los cupos.

«Es importante recalcar que el subsidio aplica únicamente para nuevos desembolsos, no para obligaciones ya desembolsadas. Por ahora son 100.000 coberturas que se entregarán hasta el 31 de diciembre de 2022 o hasta que se agoten los cupos. Esto quiere decir que la sola solicitud del subsidio y del crédito hipotecario no garantiza su asignación, porque esto depende de que en el momento del desembolso del crédito haya cupos disponibles por parte del Gobierno nacional», explican desde el Banco Caja Social.

“Las personas que accedan al subsidio deben saber que lo pueden perder cuando se presenta una mora mayor a 90 días, o debido a la reestructuración o modificación en las condiciones del crédito”

El Gobierno establecerá un porcentaje de estos cupos para hogares que no tengan vivienda propia (primera vivienda), y el restante para adquisición de segunda vivienda.

TAMBIÉN LEE:   Régimen de aduanas: ¿cuáles cambios entraron en vigor desde el 8 de mayo de 2021?

El subsidio se puede perder

Las personas que accedan al subsidio deben saber que lo pueden perder cuando se presenta una mora mayor a 90 días, o debido a la reestructuración o modificación en las condiciones del crédito, tales como un incremento del monto o saldo de la obligación y/o ampliación de plazo.

También hay factores como: cancelación de la obligación, petición de los deudores, aceleración del plazo conforme a los términos contractuales, reestructuración o modificación de las condiciones del crédito.

Este no se puede perder cuando se trate de las coberturas otorgadas a partir del 18 de septiembre de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2022.

Ahorrar para abonar al capital

«Lo más recomendable es tomar la financiación en cuota fija en pesos, lo que permitirá que su cuota no presente variación mes a mes por temas de inflación. Si el crédito lo toma en UVR, la cuota se irá incrementando por la variación de la inflación. Por lo tanto, la mejor forma de prepararse es ahorrar, por ejemplo, realizando un plan de ahorro por el mismo valor del subsidio. Es decir, haga de cuenta que el subsidio del Gobierno no existe y canalice este valor de su flujo de caja al ahorro», indican desde el banco.

De esta manera, con el valor acumulado en el ahorro puede hacer abonos al capital de su crédito o tener una cifra acumulada por siete (7) años para compensar el incremento de la cuota.

Lo que no es recomendable es sobreendeudarse. Además, es importante tener un control de los gastos y del flujo de caja del hogar con el propósito de prepararse para asumir el incremento de la cuota.

TAMBIÉN LEE:   Administrador en una propiedad horizontal: ¿a quién corresponde su designación?

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 18 diciembre, 2020
    (hace 1 año)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace