Estudiantes de economía y finanzas se rajan en conocimientos de productos básicos de ahorro y crédito

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 30 agosto, 2018

Estudiantes de economía y finanzas se rajan en conocimientos de productos básicos de ahorro y crédito

Desde la Asobancaria se anhela que el Ministerio de Educación incorpore el programa de educación económica y financiera de manera transversal en los currículos de los colegios y universidades, ya que los resultados en estas temáticas han sido pésimos. Estudiantes de ciencias económicas y finanzas se rajan.

En los pasados 23 y 24 de agosto se realizó la edición n.° 53 de la Convención Bancaria de Asobancaria, en la que este sector tocó temas enfocados en el fortalecimiento de la economía nacional, tales como la inclusión financiera y transformación digital; profundización financiera; competitividad y solidez, y educación financiera y sostenibilidad. De este último punto nos remitimos al discurso de Santiago Castro, presidente de la entidad, el cual fue publicado en la más reciente edición de Semana Económica 2018.

Desde Asobancaria opinan que el adecuado manejo de los productos y servicios ofrecidos por el sector y el desarrollo sostenible del quehacer bancario es un canal para obtener el éxito en la inclusión financiera, la transformación digital, competitividad y solidez. La asociación viene adelantado iniciativas para hacer frente a la falta de herramientas por parte de la población, para el adecuado manejo de sus finanzas personales.

“Castro asegura que han sido promotores de la creación y funcionamiento de los programas de educación económica y financiera para fomentar la cultura del ahorro y las decisiones financieras acertadas”

Castro asegura que han sido promotores de la creación y funcionamiento de los programas de educación económica y financiera para fomentar la cultura del ahorro y las decisiones financieras acertadas. Sin embargo, los resultados en las pruebas Pisa 2012, que evaluaron el módulo de educación financiera, ubicaron al país en la última posición.

Como lo publicó la revista Semana en el año 2016, «la media de los niños en Shanghái, el primero en la lista, casi dobló el promedio nacional. Muy pocos jóvenes en Colombia fueron capaces de analizar los costos de las transacciones y de hacer un balance de extractos bancarios después de descontar el valor de las transferencias».

Lo más preocupante fueron los resultados en preguntas elementales. A los estudiantes les costó trabajo distinguir entre necesidades económicas y deseos. Como mucho tomaron “decisiones sencillas sobre gastos rutinarios, reconocieron la función de una factura, y realizaron operaciones numéricas básicas (sumas, restas o multiplicaciones)” según la evaluación realizada por la OCDE de estas pruebas.

A los universitarios no les fue nada bien. Los estudiantes de economía y finanzas tienen debilidades en “el conocimiento de productos básicos de ahorro y crédito, así como en la comparación de las tasas de interés y sobre el valor del dinero en el tiempo”. Los resultados sorprenden, ya que la muestra proviene de estudiantes de ciencias económicas y finanzas, quienes deberían tener una formación más sólida.

Pese a los malos resultados obtenidos y de manera sorprendente, frente a esta realidad se optó por eliminar este ítem de evaluación, «limitándonos la posibilidad de tener una medición que nos permita gestionar nuestro avance en esta materia», dijo Castro en su discurso.

Desde la Asobancaria se anhela que el Ministerio de Educación incorpore el programa de educación económica y financiera de manera transversal en los currículos de los colegios y universidades.

Conocimientos financieros insuficientes

En marzo de este año, la Asobancaria entregó un balance del programa de educación financiera Echemos Números, que la entidad desarrolló en varios colegios de Colombia.

“Ante el letargo de acciones públicas concretas, a lo largo de 2017 Asobancaria y sus afiliados iniciaron un programa de capacitación en colegios con metodologías basadas en la del Ministerio de Educación, donde se incluye una evaluación de línea base que permite establecer sus conocimientos previos al programa. Hoy, después de beneficiar a 5.000 estudiantes, reportamos que lamentablemente obtuvieron un puntaje de apenas 50,26 puntos de 100 posibles, correspondiente al nivel «insuficiente» en nuestra escala”, resaltó el gremio.

Asobancaria expresó que, al ahondar un poco más en los resultados, pudo determinar que en los cursos básicos de bachillerato existe afianzamiento de conocimiento para planear y administrar. Sin embargo, a la hora de convertir estas cualidades en decisiones financieras la brecha se hace presente.

El reto de involucrar conceptos económicos en el pénsum educativo

Aunque Colombia se ha posicionado como uno de los 59 países que ha establecido una política pública en materia de educación económica y financiera, enfrenta retos para lograr su implementación. El primero de ellos es, sin duda, lograr una unión entre la academia y los sectores público y privado, para que se actúe articuladamente en la implementación de acciones que conlleven a la mejora de los niveles de formación de los colombianos en esta materia. Los beneficios de alcanzar este objetivo implican una mayor solidez de la economía de los hogares colombianos, lo que se traduciría en un mejor desempeño económico.

Desde Asobancaria se insiste en la formación sobre conceptos de educación financiera desde temprana edad. Para esto, se hace indispensable que la estrategia nacional se ocupe de fortalecer la pobre o escasa presencia de estos conceptos en los currículos académicos de las instituciones educativas.

«Ahorro, presupuesto, tasas de interés, inflación, entre otros, deberían ser elementos comunes de discusión en las aulas de clase de los colegios. Esto se convierte en una aspiración imposible sin el decidido liderazgo y acompañamiento presupuestal del Ministerio de Educación Nacional», se afirma en la edición 1117 de Semana Económica 2017.

Sin embargo, hasta que esto no suceda, infortunadamente se seguirán presentando avances pobres en esta materia. «No avanzar en estos frentes nos llevará, con seguridad, a mantener nuestros rezagos en aspectos básicos de economía y finanzas frente al promedio internacional», dicta el informe.

Material relacionado

$199.000 /año

Quiero suscribirme

Recursos digitales PREMIUM: Análisis y Casos prácticos exclusivos.

Contenidos gratuitos sin límite

Boletín Diario

Modelos y formatos

Especiales Actualícese

Descuentos del 15% en capacitaciones propias

Descuentos del 15% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

$399.000/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Básica

+

Descuentos del 30% en capacitaciones propias

Descuentos del 30% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

Revista Actualícese (Digital)

Cartilla Actualícese (Digital)

Libro blanco en versión digital de impuesto de renta de personas naturales

Libro blanco en versión digital de información exógena

Libro blanco en versión digital de cierre contable y conciliación fiscal

Libro blanco en versión digital de Retención de la fuente

$999.000/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Oro

+

Descuentos del 50% en capacitaciones propias

Descuentos del 50% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

54 Sesiones de Actualización en el año en temas tributarios, contables, laborales, comerciales y de auditoría y revisoría fiscal

Capacitaciones en línea seleccionadas

Si deseas tener más información sobre nuestras suscripciones haz click
AQUÍ