«Ética y profesión obligan al revisor fiscal a prevenir y denunciar actos de corrupción y sobornos»


29 noviembre, 2018
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Carlos Julio Cortés, CEO de Global Forensic Auditing Ltda, afirma que las empresas deben socializar internamente sus políticas de gobierno corporativo para no verse expuestas a actos de corrupción. Además, deben contar con un código de ética estricto y asegurar el anonimato de los denunciantes.

Carlos Julio Cortés, CEO de Global Forensic Auditing Ltda, piensa que los programas gubernamentales que luchan contra la corrupción en las empresas no están siendo efectivos en el país. «Los programas anticorrupción, como la Ley 1474 de 2011, que en su contenido implementa herramientas y sanciones, se quedaron en el papel, se requiere mecanismos de capacitación y control efectivo sobre su aplicación», afirma.

Desde su punto de vista y como estrategia para implementar al interior de las empresas y transmitirles a los empleados la importancia de denunciar casos de corrupción y sobornos, considera que se deben crear canales de denuncia efectivos, con respuestas y resultados.

Sobre la forma de animar a los empleados para que denuncien casos de corrupción y sobornos, Cortés dice que se deben socializar las políticas de buen gobierno corporativo al interior de cada empresa. «Además, se debe contar con un código de ética muy estricto. Se debe asegurar el anonimato de los denunciantes y que los empleados tengan confianza en los mecanismos de control, como el revisor fiscal, por ejemplo», afirma.

Frente al papel que deben asumir los contadores públicos o revisores fiscales en todo este proceso, sostiene que es de vital importancia su presencia, «ya que es él quien puede prevenir y denunciar. Su ética y profesión así lo obligan», declara.

Infortunadamente el CEO de Global Forensic Auditing Ltda cree que hoy en día el contador público es utilizado y su falta de experiencia, junto a su permanente capacitación, es aprovechada por los corruptos, quienes dirigen la alta gerencia.

TAMBIÉN LEE:   Identidad digital: la importancia de construirla y cuidarla en un ambiente laboral

Normalmente las personas que están involucradas en operaciones de soborno o corrupción disfrazan sus acciones con el fin de darles apariencia de legalidad y así obtener los soportes contables depurados que, dentro de la cadena de transacciones, se pueden camuflar al interior de la cantidad de documentos que debe trabajar el contador, el auditor y el revisor fiscal.

Sobre la reacción del contador público frente a posibles amenazas que tenga que enfrentar, Cortés Sánchez asegura que se requiere un profesional con preparación académica y desarrollo de competencias en investigación más profundas que las que se ofrecen en los programas de educación convencionales en Colombia.

«También es necesario que las entidades donde trabajan cuenten con un software contable robusto que permita agilizar los procesos operativos, y que los contratos de revisoría fiscal involucraran un mínimo de horas de profesionales especializados para cumplir con sus funciones, siendo estas garantizadas por ley», afirma.

¿Pero hasta dónde llega la responsabilidad del contador público en sus diferentes roles como contador, auditor y revisor fiscal en las transacciones económicas? Para el CEO de Global Forensic Auditing Ltda, «las entidades de control deben investigar a los contadores, auditores y revisores fiscales en todos los casos en que haya indicios de corrupción, ya que cuando se materializa alguna transacción económica, hay una persona encargada de contabilizar y registrar en libros, así como de auditar el cumplimiento de las normas y de certificar registros y revelar situaciones anómalas».

Material relacionado

TAMBIÉN LEE:   Recomendaciones de expertos para evitar el fraude en las organizaciones

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 29 noviembre, 2018
    (hace 3 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace