Evidencia del revisor fiscal: documentación fundamental para un buen desempeño – Walter Ante Potes


31 agosto, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Uno de los grandes problemas que enfrenta en Colombia no solo la revisoría fiscal, sino también la auditoría independiente, es la falta de conocimiento de la norma de auditoría relativa a la ejecución del trabajo; no es sorpresa que la mayoría de los profesionales y en un alto porcentaje, no se han preparado técnicamente para desarrollar su labor en forma idónea, aspecto directamente relacionado con la primera norma de auditoría, es decir las personales. Esto nos permite visualizar, en principio, la falta de credibilidad del sector empresarial frente a la labor que están desempeñando nuestros profesionales de la Contaduría Pública, en la responsabilidad que hemos asumido como revisores fiscales o auditores independientes.

Pero volvamos a la evidencia, que es la esencia de este artículo y describamos cada uno de los aspectos fundamentales de la norma de auditoría relativos a la ejecución del trabajo y más cuando acaban de celebrase en Colombia la mayoría de las asambleas, donde fueron nombrados los revisores fiscales que ejercerán como tales y que por lo menos se tenga en cuenta la adecuada aplicación de la respectiva norma.

Planificación: el éxito de un adecuado trabajo de revisoría o auditoría dependerá básicamente de la planeación que ejerza el revisor fiscal o auditor independiente, pues del mismo se desprenderá el alcance de las pruebas de cumplimiento y/o sustantivas que deberá desarrollar durante su ejercicio profesional.

Supervisión: cuando existan asistentes de revisoría o auditoría, quien sea el responsable de emitir un juicio profesional deberá tener una adecuada y debida supervisión del trabajo encargado y nunca enviar una persona sin un programa de trabajo de auditoría claramente definido.

TAMBIÉN LEE:   Nueva oportunidad para Minciencias

Estudio y evaluación del control interno: lo primero a tener en cuenta en la planificación es la evaluación del control interno, el cual determinará muy claramente el alcance de las pruebas a ejecutar; esa evaluación también deberá ser permanente.

Evidencia suficiente y competente: cuando se habla de esta parte de la norma se refiere básicamente a la prueba, que es la esencia y soporte del trabajo de la revisoría o auditoría; por tal motivo la prueba deberá ser idónea y legítima para que no se pueda desvirtuar.

Papeles de trabajo: elaborar papeles de trabajo es un arte indiscutible del revisor fiscal o auditor y hoy, con las herramientas que nos proporcionan los sistemas de información electrónicos, se pueden evidenciar en forma técnica. En estos se condensará toda la labor realizada durante el ejercicio profesional encomendado, a traves del desarrollo de las pruebas, las marcas del trabajo efectuado, las excepciones encontradas, las observaciones al trabajo realizado, las reclasificaciones y ajustes y, lo primordial, la conclusión a que se ha llegado, base clave para dictaminar o emitir un juicio profesional.

Finalmente, debemos estar preparados para cumplir en forma cabal con todas las normas de auditoría para evidenciar nuestro trabajo y, de no ser así, es necesario asumir las consecuencias y responsabilidades profesionales y éticas al no actuar debidamente con nuestro ejercicio de revisoría fiscal o auditoría independiente encomendado.

Walter Ante Potes
Contador Público
anteconsultores@auditores.com

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 31 agosto, 2016
    (hace 6 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace