Fraude corporativo – reportaje – María Vanessa Ospina


11 marzo, 2021
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

6) Por el COVID-19, ¿qué tanto ha aumentado el número de amenazas de fraude corporativo?

R/

Actualmente el escenario del COVID ha sido de incertidumbre, ya que es una prueba gigante para los controles internos y sistemas implementados en las empresas, toda vez que la mayoría de las actividades operativas y administrativas están siendo ejecutadas a través de trabajo remoto o teletrabajo u otras alternativas que den cumplimiento a dichas tareas, con el fin de respetar los protocolos de bioseguridad y lograr que sus colaboradores se encuentren menos expuestos, situación por la cual las empresas han tenido que replantear su manera de ejecutar sus labores, de administrar los recursos, bien sean informáticos o físicos, lo cual genera el ambiente ideal para aquellas organizaciones criminales nacionales o trasnacionales que deseen aprovechar la presunta debilidad de los controles para penetrar la economía de la empresa, resaltando que dicha problemática posiblemente genere cambios en el comportamiento social de los clientes.

De acuerdo con lo mencionado anteriormente, se puede citar un dicho muy viejo, el cual es utilizado en el compliance: “el fraude es como las piedras en un río, cuando el agua baja, comienzan a verse por todos lados”, lo cual podría significar que el fraude posiblemente sea un dolor de cabeza, pero puede ser controlado a través de la implementación de controles más robustos, es decir, si se

reacciona de manera rápida se pueden mitigar o reducir los riesgos en la organización, teniendo en cuenta que un proceso robusto limita las oportunidades de fraude, situando la cultura corporativa como un componente clave, el cual debe trabajar concomitante con el control y el monitoreo frecuente.

TAMBIÉN LEE:   Conferencia: NIGC 1: componentes operativos para la implementación de la calidad en la firma

Respecto a las estadísticas es de precisar que a la fecha en Colombia no se ha ejecutado una medición puntual u oficial del impacto que ha causado el COVID frente a los fraudes empresariales, resaltando que dicha iniciativa está siendo ejecutada por ahora por países como Estados Unidos, España, entre otros.

7) ¿Por qué siempre los auditores y revisores fiscales son los primeros señalados en casos de fraude empresarial?

R/

En el momento en el que se detecta fraude empresarial los auditores y revisores fiscales son los primeros señalados, pero en realidad esta responsabilidad recae sobre los administradores de la organización, toda vez que son los que deben velar por la implementación de un modelo de evaluación de control interno acorde a la realidad de la empresa y un sistema de administración de riesgos efectivos, teniendo en cuenta que los auditores y revisores fiscales son un estilo de orientadores en la empresa y su función es examinar la efectividad de estos, resaltando que para llevar a cabo estas actividades es intrínseco el respaldo de la administración de la empresa y de sus directivos, situación en donde se requiere apoyo del personal, conocimiento de los líderes de procesos, herramientas tecnológicas, recursos económicos, capacitaciones al personal, entre otros.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 11 marzo, 2021
    (hace 1 año)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace