IAASB emite orientación para presentar informes de auditoría por el COVID-19


28 mayo, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La entidad hizo recomendaciones para realizar modificaciones a la opinión del auditor, debido a una representación errónea de importancia relativa de los estados financieros.

Otro de los puntos se relaciona con la incertidumbre material del negocio en marcha.

La Junta Internacional de Normas de Auditoría y Aseguramiento –IAASB, por sus siglas en inglés– publicó, el 22 de mayo de 2020, una serie de recomendaciones para que los auditores presenten los informes de auditoría en medio del COVID-19, y así alertar a las diferentes áreas de una empresa en la forma en que deben trabajar.

Las recomendaciones destacan las posibles implicaciones para el auditor y los informes de revisión intermedia relacionados con la pandemia, que incluyen:

  1. Modificaciones a la opinión del auditor debido a una representación errónea de importancia relativa de los estados financieros o la incapacidad de obtener evidencia suficiente y adecuada.
  2. Incertidumbre material relacionada con el negocio en marcha.
  3. Inclusión de asuntos clave de auditoría y/o párrafos de énfasis de materia.
  4. Informar las implicaciones para los trabajos de revisión intermedia cuando el auditor de los estados financieros también realiza la revisión intermedia.

La entidad indica que esta serie de recomendaciones no modifica ni anula las Normas Internacionales de Auditoría –NIA– o las Normas Internacionales sobre Compromisos de Revisión.

“ayudar a los auditores a centrarse en los posibles efectos de la volatilidad y la incertidumbre relacionadas con el COVID-19, y así llevarlos al informe del auditor”

La idea del documento es ayudar a los auditores a centrarse en los posibles efectos de la volatilidad y la incertidumbre relacionadas con el COVID-19, y así llevarlos al informe del auditor.

TAMBIÉN LEE:   Noticias de finanzas, auditoría y revisoría fiscal más importantes del 2021

Así como el IASSB ha emitido sus recomendaciones para los auditores, el sitio Journal of Accountancy, en su artículo Auditing during COVID-19: 6 areas to focus on, ilustra las áreas en las que deben trabajar los auditores en medio de la pandemia.

Realizar procedimientos de auditoría de forma remota

Para muchos auditores, realizar un «trabajo de campo» desde su oficina en casa es un concepto novedoso.

Algunos incluso han cuestionado si los estándares profesionales permiten realizar trabajos de auditoría fuera del sitio del cliente.

Si bien los estándares abordan qué evidencia necesita obtener un auditor, generalmente no dictan cómo cumplir con los requisitos.

Cuando realice auditorías de forma remota, asegúrese de contar con la infraestructura tecnológica adecuada y de que los miembros de su personal hayan recibido la capacitación adecuada.

«Si su cliente tiene libros o registros en papel, asegúrese de tener acceso a los archivos relevantes, y luego desarrolle un plan para abordar la autenticidad de los documentos que deben escanearse o copiarse (por ejemplo, confirmando directamente con un tercero)», aconseja el artículo.

Énfasis en la materia

Si no hay dudas sustanciales sobre la capacidad de cualquier entidad para continuar como empresa en funcionamiento, un auditor puede concluir que es necesario un párrafo de énfasis en la materia.

Este sería el caso si se revela un evento posterior inusualmente importante o una catástrofe en los estados financieros y, en opinión del auditor, es necesario llamar la atención del usuario sobre el asunto.

Al determinar si el COVID-19 cumple con esta definición para un cliente determinado, los auditores deben considerar las circunstancias de ese cliente en particular y ejercer su juicio profesional.

TAMBIÉN LEE:   Informe de verificación del cumplimiento de los requerimientos del Paef, según la NISR 4400

Riesgos e incertidumbres

Se requiere que la administración revele los riesgos e incertidumbres que podrían afectar significativamente:

  • Los montos reportados en los estados financieros en el corto plazo.
  • El funcionamiento a corto plazo de la entidad.

Los riesgos e incertidumbres pueden derivarse de la naturaleza de las operaciones de la entidad, las estimaciones significativas o las vulnerabilidades actuales, debido a ciertas concentraciones.

«Se requerirá que muchas entidades revelen riesgos e incertidumbres asociados con el COVID-19, ya que la pandemia puede impactar las estimaciones de forma significativa y exacerbar las concentraciones. Los ejemplos incluyen concentraciones de mercado y geográficas en un área severamente afectada por el COVID-19, y concentraciones en el volumen de negocios con un cliente, proveedor, etc. Como tal, los auditores deben evaluar si la solidez de las revelaciones parece apropiada», indica el artículo.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 28 mayo, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: