Importancia del revisor fiscal para el desarrollo de los negocios


  • «Pierden el tiempo haciendo las mismas preguntas cada año».
  • «No conocen mi negocio, me hacen perder mi tiempo… y por ende mi dinero».
  • «Son caros y nos ofrecen un valor cero; de hecho, son un mal necesario».

Estos son algunos de los comentarios de una lista infinita de referencias negativas a los revisores fiscales. Estoy seguro de que usted ha escuchado alguna en cualquier momento.

Se tiene la impresión de que la profesión de revisor fiscal no es para el joven recién graduado, inteligente y ambicioso. De hecho, he escuchado a algunos profesores, antes de los preparatorios y demás pruebas para optar por el grado de contador público, instando a otros a aprobar a alguien, diciendo: «nunca se sabe quién puede convertirse en revisor fiscal«.

Puede ser útil comprender cuán «irrazonables» son los revisores fiscales, al revivir una pequeña experiencia en la que traté de explicarle a un muy joven recién graduado lo siguiente:

  • ¿qué es la auditoría?,
  • ¿qué es la revisoría fiscal?, y
  • lo que debe esperar de una carrera como revisor fiscal.

Aquí está la historia…

Estaba charlando con un grupo de jóvenes, recién graduados de Contaduría Pública, que estaban analizando si seguir su carrera como revisores fiscales, justo en una clase de un diplomado de Normas Internacionales de Auditoría y Aseguramiento de Información. Uno de ellos preguntó por qué emprender una carrera tan aburrida y no quedarse con sus amigos de Ingeniería Mecánica de la universidad, acondicionando y conduciendo megabuses de pasajeros para los clientes.

Aparentemente, este equipo de amigos estaba considerando seriamente continuar el proyecto y convertirlo en un negocio serio. Este fue un pequeño desafío para mí, ya que quería, por un lado, mantener a este brillante graduado en mi equipo, pero, por otro lado, quería ofrecerle consejos genuinos para que tomara una buena decisión.

Entonces le pedí que nos describiera a todos en el grupo de qué se trataba este negocio y cómo se manejaba. Todos estuvimos de acuerdo en que la mejor manera de describirlo era enumerando, incluso al azar, los riesgos involucrados en el negocio.

Fue sorprendente cómo esto generó mucho interés y entusiasmo entre todos los alumnos, todos ellos haciendo preguntas y sugiriendo riesgos que eran muy válidos, entre ellos:

  • obtener una licencia para conducir los megabuses de más de 30 pasajeros;
  • garantizar la seguridad de los pasajeros de los megabuses;
  • la complejidad del acondicionamiento y la remodelación de cada megabús;
  • la posibilidad de que no funcionara;
  • las garantías que se otorgarán a los clientes y a los pasajeros; y
  • el financiamiento del negocio y el reembolso de este financiamiento.

Y así, ¡terminamos con una larga lista!

¿Podemos clasificar estos riesgos?

Luego acordamos separar la lista en dos grupos:

1. Riesgos inherentes

Estos son los inherentes o propios al tipo de negocio, por ejemplo:

  • la licencia obligaba a conducir siquiera un megabús y mantenerlo;
  • encontrar y alquilar tierras para el patio de parqueo y mantenimiento de los megabuses;
  • condiciones de orden público de la ciudad para la conducción;
  • tratar con los guardas de tránsito, las agremiaciones de conductores de vehículos públicos y los retrasos que esto causa;
  • cambio repentino en el precio del combustible específico que se utilizará en el motor que acaba de acondicionar;
  • el tipo de pruebas necesarias y el costo para encontrar y usar un espacio para ensayos.

Todos los negocios se enfrentan a diferentes riesgos inherentes según sea la naturaleza de ese negocio, así como del entorno donde opera.

2. Riesgos de control

Los riesgos de control se asociaron con los controles reales que el equipo implementó para garantizar el éxito de los objetivos finales o estratégicos de su negocio.

TAMBIÉN LEE:   Concepto 0555 del 08-11-2022

En otras palabras, cuando se hacen preguntas de qué puede salir mal, se pueden identificar puntos de control. Por ejemplo, inspeccionar los sistemas de cada vehículo justo antes de salir a efectuar cada ruta involucra, entre otros:

  • monitorear el pronóstico del orden público para que, en los horarios de las rutas, el comportamiento de la ciudadanía en general sea el correcto;
  • asegurarse de que los transeúntes estén seguros a distancia y no interfieran con la ruta del megabús;
  • comprobación de las llantas, el sistema de suspensión y frenos para garantizar una conducción segura y suave.

Todas las entidades se enfrentarán a los riesgos de negocio. Es obligación de la gerencia garantizar que los controles se incorporen a todos los procesos de las operaciones, para asegurar que las cosas no salgan mal.

3. Riesgos de negocio

Si observamos cuidadosamente, los dos primeros elementos del riesgo de auditoría (el riesgo inherente y el riesgo de control) en realidad son lo que todos reconocemos como ¡riesgo de negocio!

Riesgo de negocio = Riesgo inherente X Riesgo de control

El riesgo de negocio es el enfoque de riesgo que adoptan los revisores fiscales, para determinar y planificar su trabajo. Dicho riesgo termina siendo fundamental y beneficioso para los clientes, como veremos en seguida.

Como los revisores fiscales necesitan una mayor comprensión del negocio del cliente, crean grandes bases de datos de información sobre la economía, el mundo de los negocios y el sector al que pertenecen.

Por lo tanto, pueden trabajar con el cliente y servir como un punto de «asesoramiento» en el que los clientes pueden repensar sus estrategias, sus operaciones, su competitividad, sustentabilidad y sostenibilidad.

¿Qué pasa con los riesgos de auditoría?

Luego volvimos a la labor de un revisor fiscal, cuyo trabajo es dar sentido a todo este análisis.

Los riesgos de auditoría se describen en una ecuación simple que guía al revisor fiscal a través de su trabajo:

Riesgo de auditoría = Riesgo inherente X Riesgo de control X Riesgo de detección

Esta ecuación dice que el riesgo de que un revisor fiscal no identifique errores u omisiones, y, por ende, no las plasme en su informe y termine siendo responsable por negligencia, depende de:

  1. Riesgo inherente: las entidades con mayor riesgo inherente presentarán un riesgo mayor para el revisor fiscal, lo cual significa que el profesional en cuestión tendrá que invertir más esfuerzo, tiempo y habilidad para mitigar ese riesgo. Los revisores fiscales querrán identificar estos riesgos para saber cómo evaluarlos y planificar su trabajo de auditoría.
  2. Riesgo de control: las entidades que implementan controles efectivos y que realmente funcionan le generan más confianza al revisor fiscal, lo que significa que este tendrá menos trabajo en relación con la realización de la auditoría. Por lo tanto, los revisores fiscales identificarán y probarán estos controles para ver hasta qué punto pueden confiar en ellos.
  3. Riesgo de detección: es el riesgo de que el revisor fiscal no identifique un error u omisión.

Comentario final

Para el joven recién graduado, significa que pasar unos años practicando la profesión de revisor fiscal mejoraría sus conocimientos y habilidades como profesional de negocios, para que:

  • si desea, salir de la revisoría fiscal y entrar en una emocionante carrera de negocios;o
  • ascienda en la profesión de revisoría fiscal y participe en proyectos comerciales, siempre fascinantes, como asesor o consultor de sus clientes.

Nota: Algunos apartes fueron tomados del artículo escrito por el Sr. Marinos Athanassiou, director de GnosisLearning.

Gabriel Gaitán León
Contador público
MBA – CertIFR – CertIAS
Socio de G&G INTEGRAL DE CONSULTORÍA LTDA.
gabrielgaitanleon@hotmail.com

Gabriel Gaitán León
Contador público, consejero del CTCP y coordinador del Comité Técnico de Entidades Sin Ánimo de Lucro.
Actualícese es un centro de investigación donde producimos y distribuimos conocimientos en temas contables y tributarios a través de revistas, cartillas, libros y publicaciones digitales, seminarios, foros y conferencias.
Miles de profesionales reciben estos y más beneficios con nuestra Suscripción Actualícese.

Horarios de atención Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. jornada continua. Sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Únete a nuestras redes sociales



Los logos y nombres comerciales pertenecen a su respectivo dueño.
Respetamos tu privacidad, todos tus datos están seguros con nosotros.

Si deseas darte de baja, puedes administrar tus preferencias de correo aquí

Escríbenos por Whatsapp  Ver líneas de atención
Hay mucho más para ver en Actualícese al iniciar sesión... Iniciar sesión Registro gratuito