Impuesto a bebidas azucaradas: ¿cuál sería su impacto en el ambiente tributario?


10 septiembre, 2021

Federación Nacional de Departamentos propone este impuesto para rescatar y mejorar el sistema de salud.

Fenalco piensa que afectaría dramáticamente a los micro y pequeños empresarios.

Una sobretasa del 20 % al consumo de bebidas azucaradas generaría al menos un billón de pesos anuales, según la Red de Trabajo Fiscal.

El impuesto a las bebidas azucaradas volvió al escenario tributario nacional. El 30 de agosto de 2021, la Federación Nacional de Departamentos -FND- propuso un impuesto a las bebidas azucaradas y endulzadas, cuyo recaudo iría directamente para rescatar y mejorar el sistema de salud del país. La propuesta se incluiría en el proyecto de reforma tributaria.

La federación ha explicado que la deuda a la red pública hospitalaria asciende a más de 10 billones de pesos y un posible recaudo derivado del impuesto a las bebidas azucaradas y endulzadas oscilaría entre $1.5 y $ 2 billones de pesos al año.

«Es por esto por lo que, la propuesta de los entes territoriales consiste en una conciliación de las diferentes tarifas, determinando una de 300 pesos por cada litro (mil centímetros cúbicos o su equivalente) para bebidas nacionales y extranjeras; en donde sólo los productos lácteos, las bebidas vegetales, al igual que la panela, estarían exentos», explica la entidad.

La destinación de este tributo sería específica y tendría la siguiente distribución:

  • 50 % de los recursos irían a la red hospitalaria pública de los departamentos y el Distrito Capital.
  • 50 % para financiar el funcionamiento del sector salud departamental, programas y proyectos de inversión en salud pública.

Una vez pase el trámite legislativo en Cámara y Senado, se espera que sea aprobada antes de terminar septiembre, y que este impuesto entre en vigencia a partir del 1 de enero de 2022, para así garantizar la sostenibilidad del sistema de salud y brindar garantías de vida para los colombianos.

TAMBIÉN LEE:   Pérdidas de ingresos y brecha de género, constantes del mercado laboral nacional

Un impuesto que afectaría el bolsillo de micro y pequeños empresarios

Pues bien, al siguiente día Fenalco manifestó su preocupación por la iniciativa, porque consideran que en la práctica se convierte en un impuesto para los tenderos de Colombia y que jugarían en contra de ellos.

Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco manifestó que una medida de esta magnitud afectaría dramáticamente a los micro y pequeños empresarios del canal tradicional, que hoy por hoy, necesitan con urgencia medidas que propendan por su reactivación y no por su desaparición.

Para el gremio, el impuesto a las bebidas azucaradas es un impuesto a las tiendas de barrio de Colombia, en su gran mayoría lideradas por mujeres que encuentran en este modelo de negocio de subsistencia, la forma de mantener a sus familias.

«La categoría ocupa los primeros puestos en las ventas de una tienda y además es gancho para el consumo de otros productos como paquetes y pasabocas, productos de panadería y pastelería y alimentos preparados como papas rellenas o empanadas», explican.

Se podría recaudar más de un billón de pesos

Para la Red de Trabajo Fiscal, es clara la necesidad de implementar políticas de salud pública de prevención y atención al sobrepeso de las personas en Colombia.

“un impuesto a las bebidas azucaradas, endulzadas y alimentos ultraprocesados sería una medida no solo apropiada, sino necesaria”

Por eso, un impuesto a las bebidas azucaradas, endulzadas y alimentos ultraprocesados sería una medida no solo apropiada, sino necesaria.

Un impuesto a las bebidas azucaradas con una tarifa del 24 % podría reducir la obesidad de los hogares de ingresos más bajos entre 5 % y 10 %, y recaudar –según cálculos de la Red– más de 1 billón de pesos, los cuales deberían servir para mejorar la salud pública.

TAMBIÉN LEE:   Corrección de la declaración de activos en el exterior

Otro impacto directo de este impuesto sería la reducción en los gastos del sistema público. «Para 2016 se destinaron más de 25 billones de pesos anuales de los recursos en salud a la atención de enfermedades prevenibles en Colombia. Sumado a esto, tan solo el gasto por diabetes atribuible a bebidas azucaradas se estima en más de 740 000 millones de pesos al año», argumenta la Red.

De igual manera, se contarán con recursos públicos nuevos, ya que quienes estén dispuestos a pagar este costo adicional por consumir bebidas azucaradas generaría recursos fiscales, los cuales pueden ser útiles para la financiación de bienes y servicios públicos, programas y demás políticas direccionadas a mejorar la salud pública.

«Estimaciones para el caso colombiano muestran que una sobretasa del 20 % al consumo de bebidas azucaradas generaría al menos un billón de pesos anuales», explica.

Material relacionado

Así te actualizaremos:

Nuestros productos