¿La contabilidad al servicio de quien? – Germán Eduardo Espinosa F.

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 7 abril, 2011

El artículo 115 de la Constitución Nacional estable que “El Gobierno Nacional está formado por el Presidente de la República, los ministros del despacho y los directores de departamentos administrativos”; en los últimos días se han escuchado voces de protesta y llamados de atención para que el Gobierno de cumplimiento a lo establecido en la ley 1314 de 2009; incluso algunos recuerdan que en el pasado al Gobierno le ha quedado grande adelantar la reforma contable, y con esto advierten para que no vaya a pasar lo mismo.

Aunque son varias las “quejas y reclamos” se puede decir que las inconformidades por lo general hacen referencia a la falta de apropiación de recursos que demanda la convergencia; la no designación del cuarto Consejero, la poca institucionalidad para poner en marcha lo contemplado en la Ley y la exigua participación de los diferentes estamentos de la profesión en los procesos de discusión pública.  A mi juicio lo anterior es importante pero no es lo fundamental, creo que primero hay que resolver otros problemas que nadie ha advertido o no quieren advertirlo.

El año pasado se expidió el decreto 514 de 2010 el cual modifica el decreto 2649 de 1993; ésta norma dio la posibilidad que las entidades del sector privado reconocieran el impuesto al patrimonio de una forma muy particular.  Sobre este tema colegas escribieron en su momento.  Pero ¿cuáles son las razones para que el Gobierno emitiera este decreto?. La respuesta se encuentra en el pacto que firmó con los Empresarios para poder llegar a consensos políticos y obtener la aprobación de la reforma tributaria de 2010.

Con la expedición del decreto se “solucionó” el reconocimiento contable del impuesto para las entidades del sector privado, pero como esta normativa no aplica a las instituciones que están bajo el ámbito del Régimen de Contabilidad Pública, se requería de un pronunciamiento del regulador que permitiera el tratamiento acordado.

Dado lo anterior, los Empresarios empezaron a insistir ante el regulador para poder reconocer el tributo con cargo al superávit por revalorización, en el concepto 20109-147369 el regulador fijó una posición con respecto a estas solicitudes.  Los Empresarios no contentos y con la firme decisión de hacer cumplir lo acordado, empezaron acudir a “instancias superiores”;  al final la presión política dio sus frutos, el regulador emitió el concepto 20111-151059 de febrero 28 de 2011, y con esto el Gobierno hizo “honor” al pacto de sangre firmado con los Empresarios.

Política y regulación contable es un tema muy documentado en la literatura internacional, en un escrito anterior se analizó algunos aspectos de esta relación, y en esa oportunidad se manifestó que:  “…si alguien con influencia política no está conforme con la decisión de un ente regulador privado o estatal, empezará a escalar la pirámide de poder; acudirá a los entes que regulan, si no es escuchado irá al Congreso a buscar el apoyo de los Senadores y Representantes que hicieron elegir, y si aún no logran sus objetivos, seguirán presionando hasta alcanzar sus propósitos”.

Dicho y hecho, los Empresarios se sintieron muy poco cómodos con la posición del regulador público, presionaron y alcanzaron su propósito, desconocieron lo ordenado por la Ley 1314 de 2009, que si algo quiso rescatar fue precisamente la trasparencia en la emisión de estándares de contabilidad. 

Por lo menos resulta muy sospechoso la forma de actuar de los Empresarios, sus conductas, aparte de reprochables, son también bastante contradictorias; o ¿cómo se explica que ANDESCO que ha manifestado en varios escenarios públicos la necesidad de acoger en su totalidad los IFRS ahora insista en tratamientos contables no acordes con la normativa internacional?.

Antes de pedirle al Gobierno que apropie los recursos y nombre el cuarto miembro del Consejo Técnico de la Contaduría Pública y se exija el cumplimiento de otros asuntos logísticos e institucionales, hay que preguntarle al Gobierno y a los Empresarios si van a seguir actuando como lo han hecho hasta el momento; es mejor solucionar primero los aspectos de fondo, los Contadores aplican lo que algunos denominan principios de contabilidad, uno de estos hace referencia a “la esencia sobre la forma”.  Primero discutamos lo ético, para luego si ir a lo técnico.

Autor:

Germán Eduardo Espinosa Flórez
Profesor Pontificia Universidad Javeriana.
E-mail: german.espinosa@javeriana.edu.co

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…