Labores del revisor fiscal requieren planeación (parte 2)

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 25 mayo, 2017

Labores del revisor fiscal requieren planeación (parte 2)

Con el fin de cumplir cabalmente sus responsabilidades profesionales y sociales, los revisores fiscales deben hacer una óptima planeación de su trabajo; sin embargo, según el proyecto del nuevo decreto reglamentario de la revisoría fiscal, esta sería una exigencia.

“el revisor fiscal deberá planear su trabajo para el período en el cual sea designado y  tendrá que hacer las actualizaciones de tal planeación que sean necesarias”

Desde finales del año 2016, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo –MINCIT– ha venido impulsando un proyecto de decreto reglamentario que introduce cambios a la revisoría fiscal. En su artículo 2.2.2.51.1.1 establece que el revisor fiscal deberá planear su trabajo para el período en el cual sea designado y  tendrá que hacer las actualizaciones de tal planeación que sean necesarias.

El parágrafo 1 de este artículo establece que el plan de trabajo del revisor fiscal deberá ponerse a consideración y aprobación de la asamblea general de accionistas o de la junta de socios, dentro de los tres meses siguientes a su designación. Además, el revisor fiscal debe darle a conocer su plan de trabajo a la junta directiva, en las empresas donde exista dicho órgano de dirección.

El parágrafo 2 indica que la asamblea general de accionistas o la junta de socios podrá revisar el plan de trabajo del revisor fiscal y señalar los ajustes o recomendaciones que estime adecuados, acordando a la vez con este el pago de los costos adicionales que puedan surgir de tal revisión o ajuste.

Lo estipulado en los dos parágrafos significa que la asamblea general de accionistas o la junta de socios –según sea el caso– debe hacer reunión extraordinaria dentro de los tres meses siguientes a la fecha de elección del revisor fiscal, para estudiar y aprobar el plan de trabajo del mismo.

La NIA 300 y la planeación del trabajo

Esta NIA trata sobre la responsabilidad que tiene el auditor de planificar la auditoría de estados financieros, principalmente cuando ya se han hecho auditorías a la misma entidad.

La planificación implica establecer una estrategia global en relación con la auditoría a realizar; esta ayuda y facilita al auditor a:

  • Prestar adecuada atención a las áreas importantes.
  • Identificar y resolver oportunamente problemas potenciales.
  • Organizar y dirigir con eficiencia la labor de auditoría.
  • Seleccionar su equipo de trabajo asignándole a cada integrante las labores adecuadas para que respondan con competencia ante los riesgos previstos.

Requerimientos

Los principales requerimientos que cita esta NIA 300 son:

  • Participación de miembros clave del equipo de trabajo: Los integrantes claves del equipo de trabajo deben participar, junto con el auditor, en la planificación de la auditoría.
  • Actividades preliminaries: Cuando se ha realizado auditoría para un ente durante un período y se hará también en el siguiente, el auditor deberá aplicar procedimientos requeridos en la NIA 220 sobre Control de calidad de la auditoría de estados financieros, teniendo en cuenta la continuidad en sus relaciones con los clientes y el nuevo encargo específico de auditoría. Así mismo, velará por el cumplimiento de los requerimientos de ética (independencia y otros) de acuerdo con lo establecido en la citada NIA 220.

Además, fijará los términos del encargo de auditoría, como lo indica la NIA 210.

  • Actividades de planificación: “El auditor establecerá una estrategia global de auditoría que determine el alcance, el momento de realización y la dirección de la auditoría, y que guíe el desarrollo del plan de auditoría”. Para ello:
    • Identificará la labor a realizar, de acuerdo con el alcance del trabajo y definirá los objetivos y los informes a emitir, para así fijar el momento de ejecución de la auditoría y las comunicaciones que sean necesarias.
    • Establecerá los aspectos que, a su juicio, sean más importantes, para una adecuada dirección de su equipo de trabajo y determinará qué recursos y en qué magnitud necesitará utilizar.

El plan de auditoría incluirá una descripción de la naturaleza, el momento de la realización y la extensión de los procedimientos para la valoración del riesgo, como lo indica la NIA 315 (Identificación y valoración de los riesgos de incorrección material mediante el conocimiento de la entidad y de su entorno), y de auditorías posteriores como se dice en la NIA 330 (Respuestas del auditor a los riesgos valorados). También incluirá el detalle de otros procedimientos que se requieran para cumplir con los objetivos de su auditoría.

El auditor actualizará y modificará la estrategia global y el plan de auditoría durante la realización del trabajo, si lo considera necesario. Es importante igualmente que el auditor planifique la dirección y supervisión de su equipo de trabajo.

  • Documentación: Dentro de la documentación se incluirán la estrategia global y el plan de auditoría, así como las modificaciones importantes que se requieran durante el desarrollo del trabajo, indicando los motivos de estas modificaciones.

La ISAE 3000 y la planeación del trabajo del revisor fiscal

Acerca de la planeación del trabajo, esta ISAE dice cosas muy parecidas a las que podemos leer en la NIA 300. Textualmente esta ISAE manifiesta:

 El contador público debe planear el trabajo de modo que se desempeñe de manera efectiva.

La planeación implica desarrollar una estrategia global para el alcance, énfasis, oportunidad y conducción del trabajo, y un plan del trabajo consistente de un enfoque apropiado de la naturaleza, oportunidad y extensión de los procedimientos de compilación de evidencia que se van a realizar y las razones para seleccionarlos.

 La planeación adecuada ayuda a dedicar la atención apropiada a áreas importantes del trabajo, identificar problemas potenciales de manera oportuna y organizar y administrar de manera apropiada el trabajo para que se desempeñe de manera efectiva y eficiente.

 La planeación adecuada también ayuda al contador público a asignar de modo apropiado el trabajo a los miembros del equipo del trabajo, y facilita la dirección y supervisión de los mismos así como la revisión de su trabajo. Más aun, ayuda, donde sea aplicable, a la coordinación del trabajo hecho por otros contadores públicos y expertos. La naturaleza y extensión de las actividades de planeación variará con las circunstancias del trabajo; por ejemplo, el tamaño y complejidad de la entidad y la experiencia previa del contador público con la misma.

 Ejemplos de los principales asuntos por considerar incluyen:

 Los términos del trabajo.

 Las características del asunto principal y los criterios identificados.

 El proceso del trabajo y las posibles fuentes de evidencia.

El entendimiento del contador público de la entidad y su entorno, incluyendo el riesgo de que la información del asunto principal pueda contener errores materiales.

 Identificación de presuntos usuarios y sus necesidades, y consideración de la materialidad y los componentes del riesgo del trabajo para atestiguar.

 Requisitos de personal y pericia, incluyendo la naturaleza y extensión de la implicación de expertos.

 La planeación no es una fase discrecional, sino más bien un proceso continuo y repetitivo a lo largo del trabajo. Como resultado de hechos inesperados, cambios en condiciones, o de la evidencia obtenida de los resultados de procedimientos de compilación de evidencia, es posible que el contador público necesite revisar la estrategia total y el plan del trabajo, y, por lo tanto, la naturaleza, oportunidad y extensión resultantes planeadas de los procedimientos adicionales.

 El contador público debe planear y desempeñar un trabajo con una actitud de escepticismo profesional reconociendo que pueden existir circunstancias que causen errores materiales en la información sobre el asunto principal. Una actitud de escepticismo profesional significa que el contador público hace una valoración crítica, con una actitud mental inquisitiva, de la validez de la evidencia obtenida y está alerta a evidencia que contradiga o haga cuestionar la confiabilidad de los documentos o Declaraciones de la parte responsable.

 El contador público debe obtener un entendimiento del asunto principal y de otras circunstancias del trabajo, suficiente para identificar y evaluar los riesgos de errores materiales en el asunto principal y para diseñar y desempeñar procedimientos adicionales de compilación de evidencia.

 Obtener un entendimiento del asunto principal y otras circunstancias del trabajo es parte esencial de planear y ejecutar un trabajo para atestiguar. Dicho entendimiento da al contador público un marco de referencia para ejercer el juicio profesional a lo largo del trabajo; por ejemplo, para:

 Considerar las características del asunto principal.

 Evaluar lo adecuado de los criterios.

 Identificar dónde puede ser necesaria una consideración especial, por ejemplo, factores que indiquen fraude, y la necesidad de habilidades especializadas o del trabajo de un experto;

 Establecer y evaluar la continua adecuación de niveles cuantitativos de la materialidad (donde sea apropiado), y considerar factores cualitativos para la misma;

 Desarrollar expectativas del uso cuando realiza procedimientos analíticos;

 Diseñar y realizar procedimientos adicionales de compilación de evidencia para reducir el riesgo del trabajo para atestiguar a un nivel apropiado; y

 Evaluar evidencia, incluyendo lo razonable de las Declaraciones orales y por escrito de la parte responsable.

  El contador público utiliza su juicio profesional para determinar el grado de entendimiento que se requiere del asunto principal y de otras circunstancias del trabajo. El contador público considera si el entendimiento es suficiente para evaluar el riesgo que la información del asunto principal pueda contener errores materiales. El contador público generalmente tiene un entendimiento menos profundo que la parte responsable”.

*Los textos en letra cursiva y entre comillas han sido tomados fielmente de las NAI.

CP. Carlos Humberto Sastoque
carsastoque@yahoo.com

Material relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$89,900*/año

$150,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$199,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$599,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…