Las NIIF (IFRS) son estados financieros y no registros contables

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 14 marzo, 2014

Las NIIF (IFRS) son estados financieros y no registros contables

El proceso de implementación de las NIIF (IFRS) pareciera haberse estancado en “Cómo contabilizar” en lugar de “que debemos presentar y revelar”.

La Cita (haz click en la imagen para ampliar)

La Cita (haz click en la imagen para ampliar)

Es curioso coma una de las mayores preocupaciones para iniciar el proceso de implementación de NIIF (IFRS) es “saber cómo se contabiliza” los distintos tópicos que se expresan sobre los cambios que el estándar propone.

Pareciera que lo más importante es saber:

  • ¿Qué cuentas nuevas hay que abrir?
  • ¿Debo cambiar el Plan de Cuentas?
  • ¿Cuáles son los efectos fiscales de hacer éstos nuevos registros contables?
  • ¿El programa de contabilidad hará automáticamente las NIIF (IFRS)?
  • ¿Se sancionará si no aplico las NIIF (IFRS)?
  • Y ¿La DIAN tendrá en cuenta la información bajo NIIF (IFRS)?

Pareciera que nos hubiéramos quedado estancados en el paradigma de la partida doble y la obligación sancionable en lugar de concentrarnos en la necesidad de Información Financiera.

Las NIIF (IFRS) son Información Financiera

Es claro que necesitamos registrar transacciones para obtener saldos y que con ellos se elaborarán Estados Financieros, pero nos estamos quedando en la forma y no indagamos en el fondo.

Las NIIF (IFRS) no han sido pensadas para presentar informes a la Administración de Impuestos ni para poder licitar o renovar el registro de proponentes. Por el contrario, se concentran en establecer la situación financiera de la entidad, cuál es su rentabilidad y principalmente, al menos desde mi punto de vista, la generación de flujos de recursos.

Los Activos nos permiten reflejar cuales son los posibles flujos de recursos que ingresarán, desde la órbita de lo que se espera aunque no haya certeza de ello, bien sea porque puedo recuperar cartera, porque tengo inversiones o porque puedo obtenerlos mediante la producción, el comercio o la prestación de servicios. De ahí que haya expresado en distintos medios que las “cuentas por cobrar socios por anticipos de utilidades” no son fuente de recursos.

Por eso por ejemplo, cuando hablamos de deterioro de cartera es porque dejamos de generar recursos y su reversión nos indica que los logramos recuperar, pero lamentablemente nos enfocamos y reducimos su efecto a un gasto que disminuye la rentabilidad, que a su vez me afecta mi imagen ante los bancos y como para colmo no es deducible de impuestos (o al menos una parte de ella).

Por el contrario queremos un crecimiento de activos basado en aumentar el valor de la propiedad, planta y equipo mediante avalúos o registrando una “valoración de la empresa” basándonos en un estudio de escenarios futuros supuestos pero que son inciertos a nuestro favor o en contra.

Los pasivos por su parte nos informan los compromisos futuros de recursos que debo cancelar tanto en el corto como en el largo plazo. Por ello adquiere tanta importancia las provisiones e incluso la información de contingencias, debido a que su reconocimiento nos permite establecer compromisos adquiridos como es el caso de las garantías establecidas en la Ley 1480 de 2011.

Sin embargo, tratamos de ocultarlos porque nos aumentan el nivel de endeudamiento y nos bajan la rentabilidad debido a que originan gastos.

La rentabilidad o rendimiento es la clave

Los Ingresos provienen en su mayoría de poner a producir los activos, así como los pasivos me generan gastos, es por eso que la rentabilidad del patrimonio sea un indicador que requiere de un detenido análisis. ¿Por qué?  El aumento de los activos sobre los pasivos hace crecer el patrimonio, y ese crecimiento genera expectativas de recursos que se ven reflejadas en rentabilidad.

La pregunta que debemos hacernos es: ¿Somos rentables pero no queremos reportarlo porque tributamos? o definitivamente no sabemos realmente si somos o no rentables.

De ahí que el análisis financiero de las declaraciones tributarias realizado por el Director de la Dian, doctor Juan Ricardo Ortega, me ha llamado profundamente la atención, al referirse a la tributación en Colombia, porque va en concordancia con lo que les he manifestado. Esto lo puedes encontrar en nuestro portal bajo el editorial: “La quijotesca tarea de meternos en las NIIF” y la autocrítica del Director de la DIAN”.

En ese video se manifiesta un análisis de la baja rentabilidad patrimonial que implica una baja tributación, según la DIAN.

Espero haber contribuido con un elemento más de juicio para ver las NIIF (IFRS) desde otra perspectiva que incluso hasta las autoridades tributarias están evaluando sus efectos.

Preparada por:

Edmundo Alberto Flórez Sánchez
Líder de Investigación de Estándares Internacionales en Actualicese.com
edmundo.florez@blacolombia.com

Temas relacionados:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…