Lease-back, una opción para generar caja con activos propios


29 septiembre, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Bajo esta modalidad el empresario vende su bien y luego lo arrienda, con el objetivo de generar caja en el corto plazo por medio de la venta de activos. Además, se reduce el endeudamiento y mejoran los indicadores financieros ya que el capital se puede reubicar en otras áreas de un negocio.

El lease-back es una figura similar al leasing, pero a la inversa, que consiste en una operación muy útil en un determinado momento, especialmente si la empresa dispone de elementos patrimoniales, pero no de tesorería, y necesita acudir a la financiación para tener liquidez. Como lo explica el BBVA en la opción “empresas de su portal web, la operación consiste en que el propietario de un bien, mueble o inmueble, lo vende a una agencia de leasing para suscribir a continuación un contrato de arrendamiento financiero sobre el mismo.

El vendedor del bien obtiene una fuente de liquidez y al tiempo se asegura la recuperación del elemento a través del arrendamiento financiero. La titularidad se transmite a la sociedad de leasing, manteniendo la empresa vendedora los derechos de uso sobre el mismo. Además, esta puede beneficiarse de las ventajas fiscales a través de la desgravación de los intereses y las amortizaciones que sean aplicables.

Rafael Obando Peña, representante de Acord Capital, empresa especializada en renting o arrendamiento de maquinaria pesada en Colombia, recomienda esta figura a los empresarios que quieran reducir su endeudamiento (esta empresa estadounidense compra maquinaria para luego arrendarla de vuelta). “El lease-back es un mecanismo ideal para generar caja en el corto plazo por medio de la venta de activos. Además de reducir el endeudamiento, mejora los indicadores financieros”, explica.

TAMBIÉN LEE:   Diferencia entre una persona natural y una jurídica en el cierre contable

De esta manera, las empresas pueden generar capital líquido y reubicarlo en áreas del negocio más estratégicas. Esta figura es una alternativa atractiva para los empresarios colombianos que requieren recursos frescos, especialmente en tiempos de contracción o incertidumbre económica.

¿Cómo funciona?

Esta figura tiene la ventaja de ser más sencilla y rápida que otras modalidades de financiamiento. En el caso de Acord Capital, la firma se hace a la maquinaria pesada luego de un estudio del bien y su tasación, entre otros aspectos, en el que se le aplica una deducción o ajuste por depreciación u obsolescencia esperada. Seguidamente, el cliente pacta con Acord Capital el precio al cual se le venderá el activo, así como la duración del contrato de renta, que puede ser entre 12 y 72 meses, dependiendo del bien y de las necesidades.

Publicidad

El lease-back no representa una disminución en el patrimonio empresarial, ya que el activo se mantiene en el balance, aunque el propietario es quien lo ha adquirido. El vendedor, por su parte, cuando activa el bien deberá reconocer la deuda como un pasivo financiero. La carga financiera se distribuirá a lo largo de la vida del contrato, imputándose a pérdidas y ganancias conforme al criterio de devengo.

Frente a la amortización, el vendedor (posterior arrendatario) continuará amortizando el activo como si la transmisión no se hubiera producido. Efectuará una reclasificación del bien atendiendo al criterio contable. Cuando se produce una venta de un activo para su posterior arrendamiento financiero, el beneficio de la operación no se reconocerá contablemente, produciéndose en todo caso una menor carga financiera por la financiación obtenida de la subsiguiente operación de arrendamiento financiero.

TAMBIÉN LEE:   Cierre contable: pasos para el reconocimiento del deterioro de cartera

Desde el punto de vista fiscal y frente al tratamiento del IVA, el lease-back tiene una doble consideración, como entrega de bienes por la venta del activo y como prestación de servicios por el contrato de arrendamiento financiero. El IVA de la venta se liquidará cuando se realice la operación, mientras que el del arrendamiento se registrará como gasto a medida que se devenguen las cuotas.

Beneficios

  • Convierte los activos en liquidez de manera inmediata.
  • Fiscalmente, el pago de las mensualidades puede ser un gasto 100 % deducible, al igual que los gastos de mantenimiento.
  • No afecta los niveles de deuda o apalancamiento por lo que quedan libres las líneas de crédito.
  • No se pueden embargar los bienes arrendados.
  • El vendedor obtiene una inyección de liquidez, mantiene el activo en el patrimonio empresarial y lo sigue utilizando en su actividad económica, con lo cual no ha tenido que prescindir de una herramienta de trabajo y posible fuente de ingresos.
  • Para el comprador hay ventajas en el aspecto financiero más que en el patrimonial, ya que adquiere un activo que le proporcionará rentabilidad asegurada y con poco riesgo.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 29 septiembre, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas: