NIA 610: Utilización del trabajo de los auditores internos – Carlos Humberto Sastoque

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 1 noviembre, 2017

Basándose en las directrices de la NIA 315 “Identificación y valoración de los riesgos de incorrección material mediante el conocimiento de la entidad y de su entorno”, el auditor externo puede utilizar el trabajo de los auditores internos, si considera que este contribuye a obtener evidencia válida y suficiente y que está debidamente fundamentado.

Esta NIA 610 se refiere a la responsabilidad que le compete al auditor externo cuando usa el mencionado trabajo de los auditores internos, y no  a “los casos en que auditores internos individuales presten ayuda directa al auditor externo al llevar a cabo procedimientos de auditoría”.

Objetivos y autonomía de la función de auditoría interna

Los objetivos de la auditoría interna son diferentes a los de la auditoría externa, aunque en parte pueden ser similares. Los de la auditoría interna son determinados por la dirección de la empresa, y algunas veces por los responsables de su gobierno corporativo; se orientan principalmente a promover y verificar el funcionamiento de medidas de control interno, con el fin de que el ente económico pueda lograr sus metas con la máxima eficiencia posible.

“la auditoría interna normalmente carece de independencia y, así mismo, de plena imparcialidad”

En concordancia con lo anotado en el párrafo anterior, es necesario tener en cuenta que la auditoría interna depende de los directivos de la empresa (gerencia y junta directiva) y, en ocasiones, de los responsables de su gobierno (asamblea general de accionistas,  asamblea general de asociados o junta de socios, según el caso). Y son tales órganos los que determinan los objetivos específicos de la auditoría interna, de acuerdo con sus necesidades o sus deseos. Por lo tanto, la auditoría interna normalmente carece de independencia y, así mismo, de plena imparcialidad.

Objetivos y autonomía de la auditoría externa

La auditoría externa tiene por objeto examinar los estados financieros y ciertas operaciones de la empresa, de acuerdo con lo que se haya establecido en el contrato o encargo de auditoría. Necesariamente debe ser independiente y por ello sus conclusiones deben emitirse a través de un informe (u opinión) con carácter eminentemente objetivo.

Responsabilidad del auditor externo al utilizar el trabajo de los auditores internos

En la práctica, algunos de los procedimientos aplicados por la auditoría interna resultan similares a los de la auditoría externa. Pero esto no significa que el auditor externo sea eximido de su absoluta responsabilidad cuando utiliza el trabajo de los auditores internos.

Es únicamente el auditor externo quien debe decidir si utilizará trabajos específicos hechos por los auditores internos y con qué extensión los utilizará, por considerar que le sirven para cumplir con sus objetivos y para allegar evidencia válida y suficiente.

Definiciones

Esta NIA exige que se tengan en cuenta las siguientes dos definiciones:

 “(a) Función de auditoría interna: actividad de evaluación establecida o prestada a la entidad como un servicio. Sus funciones incluyen, entre otras, el examen, la evaluación y el seguimiento de la adecuación y eficacia del control interno.

(b) Auditores internos: personas que realizan actividades correspondientes a la función de auditoría interna. Los auditores internos pueden pertenecer a un departamento de auditoría interna o función equivalente”.

Bases para determinar si se utiliza el trabajo de los auditores internos

Cuando el auditor externo considere la posibilidad de utilizar el trabajo de los auditores internos, para decidir si lo hace o no, y la extensión con la que lo utilizará, deberá tener en cuenta:

a. Si el trabajo realizado por los auditores internos es adecuado para los fines de la auditoría externa.

b. Si lo encuentra adecuado para tales fines, cuál será el efecto de dicho trabajo y su utilización sobre “la naturaleza, el momento de realización o la extensión de los procedimientos del auditor externo”.

“Para determinar si el trabajo de los auditores internos puede ser adecuado para los fines de la auditoría, el auditor externo evaluará:

(a) la objetividad de la función de auditoría interna;

(b) la competencia técnica de los auditores internos;

(c) la probabilidad de que el trabajo de los auditores internos se realice con la debida diligencia profesional; y

(d) si es posible una comunicación eficaz entre los auditores internos y el auditor externo”.

“Para determinar el efecto previsto del trabajo de los auditores internos sobre la naturaleza, el momento de realización o la extensión de los procedimientos del auditor externo, éste tendrá en cuenta:

(a) la naturaleza y el alcance de los trabajos específicos realizados, o a realizar, por los auditores internos;

(b) los riesgos valorados de incorrección material en las afirmaciones para determinados tipos de transacciones, saldos contables e información a revelar; y

(c) el grado de subjetividad que interviene en la evaluación de la evidencia de auditoría reunida por los auditores internos para sustentar las afirmaciones correspondientes.”

Utilización de trabajos específicos de los auditores internos

Si el auditor externo decide utilizar trabajo específicos de los auditores internos, deberá evaluarlos a conciencia y aplicar sobre ellos los procedimientos de auditoría independiente con el fin de tener certeza de que son adecuados para cumplir con los objetivos de la auditoría externa. Para esto deberá verificar si los trabajos de auditoría interna fueron hechos por personas con formación y competencia técnica suficiente y si fueron debidamente “supervisados, revisados y documentados”.

Además, debe obtener seguridad de que se llegó a “evidencia de auditoría adecuada que permita a los auditores internos alcanzar conclusiones razonables” y que tales conclusiones son las necesarias para las circunstancias particulares y que “los informes preparados por los auditores internos son congruentes con los resultados de los trabajos realizados”. Adicionalmente el auditor externo debe confirmar que “cualquier excepción o cuestión inusual revelada por los auditores internos se ha resuelto adecuadamente”.

Documentación

“debe incluir todo lo relacionado con las conclusiones a las que llegó después de haber evaluado si dichos trabajos de los auditores internos se adecuaban a las necesidades de la auditoría externa”

Cuando el auditor externo utilice trabajos específicos de los auditores internos, especialmente dentro de la documentación de su auditoría, debe incluir todo lo relacionado con las conclusiones a las que llegó después de haber evaluado si dichos trabajos de los auditores internos se adecuaban a las necesidades de la auditoría externa. Y también debe incluir información suficiente sobre los procedimientos aplicados por él, como auditor externo, sobre los trabajos de los auditores internos.

Aplicación de esta NIA a la revisoría fiscal

No existe impedimento alguno de orden legal o técnico para que el revisor fiscal utilice el trabajo de los auditores internos cuando lo considere adecuado para cumplir con su misión de vigilancia independiente, preventiva, continua y de cubrimiento total sobre las diversas áreas de actividad de la empresa. Pero debe tener en cuenta que él es el único responsable por la utilización de dicho trabajo y que esta utilización no lo exime, de manera alguna, de su responsabilidad profesional como revisor fiscal.

Sobre el autor

Carlos Humberto Sastoque

Contador Público; coautor de los libros ‘Iniciación a las NIIF’ y ‘Valor Agregado de la Revisoría Fiscal’.

De igual manera, ha ocupado los siguientes cargos: Asesor del Consejo Técnico de la Contaduría y de la Junta Central de Contadores, miembro de la Junta Central de Contadores, Director Ejecutivo del Colegio de Contadores Públicos de Colombia, Vicepresidente Técnico de la Confederación Iberoamericana de Contadores Públicos; Director Ejecutivo y Secretario General de la Confederación de Asociaciones de Contadores Públicos de Colombia, CONFECOP.



Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…