«Normas contables internacionales ya no son un problema para los altos ejecutivos colombianos»

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 6 marzo, 2019

«Normas contables internacionales ya no son un problema para los altos ejecutivos colombianos»

Claudio Díaz, socio líder de KPMG Colombia, afirma en entrevista con Actualícese que debido a la estructura pesada que se tiene en los entes gubernamentales nacionales, el proceso de adopción, implementación y socialización de los Estándares Internacionales en nuestro país no ha sido tan ágil como se esperaba.

Para Claudio Díaz, socio líder para la región caribe de KPMG Colombia, cada vez es más común la lectura de los estados financieros por parte de las distintas áreas profesionales que conforman una empresa, como el área legal, de contratos, comercial, comités de auditoría y juntas directivas, entre otras. «Ya no es extraño escucharles hablar en el lenguaje contable internacional en temas como el deterioro, instrumentos financieros a valor razonable o a costo amortizado», dice.

¿Cuál es el principal reto de los contadores públicos frente a los Estándares Internacionales este año?

Con la promulgación de la Ley 1314 de 2009, Colombia dio el paso inicial para que las empresas privadas avanzaran en la adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera que son expedidas por la IASB, y en la armonización de la contabilidad según las regulaciones emitidas por la Contaduría General de la República en sus resoluciones 414 del 2014 y 533 del 2015 para el régimen de empresas públicas, regulaciones similares a las que aplican en la contabilidad de ese sector. Por otra parte, tenemos las nuevas Normas Internacionales de Auditoría –NIA–, emitidas por la Federación Internacional de Contadores. El principal objetivo de todas estas leyes es emitir estándares de alta calidad. Finalmente, un tema no menor para nuestra profesión es que este año debutamos con la Ley de financiamiento 1943 del 2018.

“el principal desafío de hoy es estar en la organización a la altura ejecutiva de estos cambios, y lograr mantenerse constantemente actualizado”

Estos estándares y normas tan rigurosas y dinámicas dan a nuestros profesionales contables una relevancia muy importante en el entorno económico, financiero y tributario, y es por esto que el principal desafío de hoy es estar en la organización a la altura ejecutiva de estos cambios, y lograr mantenerse constantemente actualizado.

¿Las altas gerencias ya comprenden la importancia de estar conectados con los Estándares Internacionales o todavía les falta?

En mi experiencia veo que las normas contables internacionales ya no son un problema para los altos ejecutivos colombianos. Cada vez es más común la lectura de los estados financieros por parte de las distintas áreas profesionales que conforman la administración, tales como la legal, de contratos y comercial, y los comités de auditoría y juntas directivas, entre otras, que ya han ajustado sus presupuestos, indicadores financieros e inversiones en Capex y Opex. Ya no es extraño escucharlos hablar en el lenguaje contable internacional de temas como el deterioro, los instrumentos financieros a valor razonable o a costo amortizado, las propiedades de inversión, otros resultados integrales, etc.

¿Cómo ha sido la respuesta de las pymes frente a los Estándares Internacionales? ¿Son conscientes de su importancia?

Con la entrada en vigor en Colombia de las normas contables internacionales, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública emitió con fecha del 22 de junio de 2011 el documento Direccionamiento estratégico, cuyo objetivo era que todas las entidades privadas en nuestro país aplicaran de manera diferencial la contabilidad internacional, para lo cual definió tres tipos de usuarios:

  • Grupo 1: emisoras de valores y entidades de interés público, aplican NIIF plenas
  • Grupo 2: empresas de tamaño grande y mediano, que no sean emisoras de valores, ni entidades de interés público; aplican NIIF pymes, y
  • Grupo 3: empresas pequeñas y microempresas, aplican NIIF simplificadas).

Si bien estos marcos contables de las pymes son distintos respecto de los Estándares Internacionales plenos, en la mayoría de los casos presentan los mismos principios contables que soportan la contabilidad internacional, que son el de devengo y empresa en marcha, y tienen las mismas características cualitativas que a aplicar.

A mi parecer, a pesar de existir diferencias sustanciales entre los marcos normativos (en reconocimiento, medición y presentación), considero que la posición financiera que arrojan estas contabilidades se acerca bastante a los hechos económicos reales, por lo cual los nuevos estados financieros bajo NIIF se han convertido en herramientas adecuadas para la toma de decisiones por parte de sus dueños y/o accionistas, que a la fecha valoran el paso que ha dado el Gobierno en la internacionalización del país, y sin duda se están esforzando por comprender su aplicabilidad.

¿El papel de los entes gubernamentales frente a la socialización de los Estándares Internacionales ha sido adecuado?

Debido a la estructura pesada que se tiene en los entes de gobierno, el proceso de adopción, implementación y socialización de las Normas Internacionales no ha sido tan ágil como se esperaba. Sin embargo, los esfuerzos que se han invertido para el logro de este objetivo han estado generando sus frutos, dentro de éstos se destaca el rol que han tenido el Consejo Técnico de la Contaduría Pública, las superintendencias, el INCP, las universidades y algunos organismos gremiales y colegiados existentes.

¿A cuáles Normas Internacionales de Información Financiera se debe prestar atención?

Existen tres tipos de marcos contables internacionales, dos de los cuales derivan de las NIIF plenas emitidas por el IASB, las que regularmente están sufriendo actualizaciones por emisión de nuevas normas y enmiendas contables. Esto, en el futuro, deberá traer como consecuencia que sea necesario ajustar los actuales marcos contables de pymes y simplificadas aplicadas en Colombia, razón por la cual es importante que el contador público se mantenga actualizado y pueda advertir los cambios actuales y futuros impactos que tendrán para las entidades.

Respecto a este punto, se han emitido nuevas normas contables que traerán cambios importantes en los otros marcos, a propósito del tratamiento contable actual. Entre las más importantes se encuentran la NIIF 15 – Ingresos de actividades ordinarias procedentes de contratos con clientes y la NIIF 9 – Instrumentos Financieros, normas que entraron en vigencia el 1 de enero de 2018; la NIIF 16 – Arrendamientos, que entró en vigencia el 1 de enero de 2019; la NIIF 17 – Seguros, que entrará en vigencia el 1 de enero de 2021, y las interpretaciones CINIIF 22 – Transacciones en moneda y contraprestaciones anticipadas y CINIIF 23, que trata las incertidumbre frente a los tratamientos del impuesto a las ganancias, con vigencias al 1 de enero de 2018 y 2019, respectivamente.

Material relacionado

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…