Nuevos riesgos en materia de lavado de activos y financiación del terrorismo por el COVID-19


14 mayo, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Supersociedades publicó guía para que empresas avancen en prevención y detecten riesgos relacionados con lavado de activos y financiación del terrorismo.

Hay que prestar atención al aumento de fraudes financieros y estafas por la incertidumbre económica y los miedos causados por el COVID-19.

El COVID-19 ha generado desafíos para las autoridades encargadas de la lucha y prevención de los delitos de lavado de activos –LA– y la financiación del terrorismo –FT–, frente a la aparición de nuevas amenazas y vulnerabilidades en esta materia.

“Ante la actual crisis generada por el COVID-19 se han identificado algunos riesgos de lavado de activos y financiación del terrorismo”

Por lo anterior, la Supersociedades publicó el 29 de abril de 2020 la Guía sobre nuevos riesgos en el lavado de activos y la financiación del terrorismo asociados al COVID-19, enfocada para todas las empresas, para que de forma activa avancen en la prevención y detecten los riesgos oportunamente.

¿Cuáles son los nuevos riesgos en materia de lavado de activos y financiación del terrorismo?

Ante la actual crisis generada por el COVID-19 se han identificado algunos riesgos de lavado de activos y financiación del terrorismo:

  • Aumento de fraudes financieros y estafas con ocasión de la incertidumbre económica y los miedos causados por la pandemia.
  • Incremento de los delitos relacionados con corrupción por la necesidad y urgencia que supone un estado de emergencia nacional dentro de los procesos de contratación del Estado.
  • Uso de economía informal para proporcionar financiamiento.
  • Uso de activos virtuales como método para el lavado de activos.
  • Aumento de las operaciones financieras remotas o no presenciales y compra de productos y servicios en línea, lo cual podría ser aprovechado por los delincuentes para realizar fraudes y delitos cibernéticos.
  • Evasión de los controles dispuestos por las empresas para el adecuado conocimiento de los clientes y demás contrapartes, a causa del trabajo de manera remota.
  • Reducción en el volumen de los reportes de operaciones sospechosas recibidos y posible retraso en la obtención de información adicional requerida para el análisis o investigaciones en curso.
  • Mal uso y abuso de las organizaciones sin fines de lucro.
  • Cierre temporal o intermitencia de algunas actividades económicas que impiden el adecuado cumplimiento de las obligaciones en materia de LA/FT.
TAMBIÉN LEE:   Directrices de la nueva ley de transparencia frente a la responsabilidad administrativa de empresas

Prácticas y medidas encaminadas a mitigar los principales riesgos LA/FT asociados al COVID-19

Para mitigar los riesgos asociados al COVID-19, en materia LA/FT, se proponen, entre otras, las siguientes prácticas y medidas:

  • Implementar planes de continuidad de negocio en respuesta a la crisis, que incluyan la implementación de medidas LA/FT con un enfoque basado en riesgos.
  • Implementar protocolos claros de trabajo remoto dirigidos al talento humano, con el objetivo de mantener un óptimo funcionamiento del SAGRLAFT frente a la incertidumbre económica y los miedos causados por la pandemia.
  • Identificar los riesgos asociados al COVID-19 de cara al tipo de negocio, la operación, el tamaño, las áreas geográficas donde opera, entre otras características particulares, y establecer controles que se traduzcan en una disminución de la posibilidad del acaecimiento o impacto del riesgo LA/FT.
  • Hacer uso responsable de los servicios digitales financieros y no financieros.
  • Procurar mayor y mejor monitoreo en las transacciones financieras, sobre todo en las electrónicas de orden internacional.
  • Hacer uso de un enfoque de debida diligencia del cliente y demás contrapartes, basado en los nuevos riesgos asociados al COVID-19.
  • Hacer uso de la identidad digital para identificar a los clientes en la incorporación y al realizar transacciones.
  • Hacer uso de todas las herramientas y aplicativos disponibles en las empresas para identificar operaciones inusuales o sospechosas.
  • Hacer uso de canales electrónicos y digitales con el fin de obtener los soportes de las operaciones, negocios y contratos.
  • Dejar documentado el análisis de cada situación que pueda ser una fuente de riesgo LA/FT asociado al COVID-19, con el fin de implementar los controles necesarios y facilitar su seguimiento.

Material relacionado

TAMBIÉN LEE:   Unidades de inteligencia financiera, mecanismo y canal para prevenir el lavado de activos

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 14 mayo, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: