¿Para quiénes hay más posibilidad de que le auditen su declaración de renta 2010 o la del impuesto al patrimonio 2011?


19 septiembre, 2011
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La DIAN empezará a hacer auditorías sobre aquellos que en enero 1° de 2010 sí tenían patrimonios líquidos superiores a 1.000 millones pero que al llegar a enero 1° de 2011 los disminuyeron.

Quienes hayan tenido obligación de presentar en mayo de 2011 o en septiembre de 2011 la declaración del impuesto al patrimonio, ya sea porque los obligaban las normas de la Ley 1370 de diciembre de 2009 o la normas del Decreto-Ley 4825 de 2010, deben tener presente que esa declaración no tiene beneficios de auditoría como sí se otorgan a las declaraciones de renta y por tanto la DIAN podrá auditárselas en los dos años siguientes a su presentación (ver Artículo 298-2 y 714 del Estatuto Tributario, el Artículo 7 de la Ley 1370 de 2009 y el Artículo 10 del Decreto-Ley 4825 de 2010).

Y en cuanto a la declaración de renta del año gravable 2010, si la misma no fue acogida al beneficio de auditoría establecido en el Artículo 689-1, tal declaración aún se puede encontrar abierta para que la DIAN pueda entrar a auditarla.

Ahora bien, de acuerdo a lo indicado en las normas del Artículo 298-5 del Estatuto Tributario y el Artículo 11 del Decreto-Ley 4825, es claro que la DIAN va a preferir hacerle auditoría a las declaraciones de renta 2010 o a las del impuesto al patrimonio 2011 que fueron presentadas por contribuyentes del impuesto de renta que en el año anterior (es decir, en diciembre 31 de 2009 o en enero 1° de 2010) sí tenían patrimonios líquidos elevados (por encima de 1.000 millones) pero que cuando llegaron a diciembre 31 de 2010 (o enero 1° de 2011) terminan diciendo que tenían un menor patrimonio líquido.

Esas normas incluyeron un inciso donde leemos lo siguiente:

 “La DIAN establecerá programas prioritarios de control sobre aquellos contribuyentes que declaren un patrimonio menor al patrimonio fiscal declarado o poseído a 1° de enero del año inmediatamente anterior, con el fin de verificar la exactitud de la declaración y de establecer la ocurrencia de hechos económicos generadores del impuesto que no fueron tenidos en cuenta para su liquidación”

A justificar las reducciones en el patrimonio líquido

Por tanto, todos los que hayan presentado declaración de renta por el año gravable 2010 y que al mismo tiempo figuraban dentro del universo de los obligados a presentar declaración del impuesto al patrimonio de 2011, pues recuérdese que algunos estaban exonerados de presentar esa otra declaración (ver Artículo 7 del Decreto Ley 4825), deben tener muy bien justificado el por qué razón su patrimonio líquido a enero 1° de 2010 (que en la práctica era el mismo de diciembre 31 de 2009 denunciado en su declaración de renta 2009) sí era superior a $1.000 millones y de pronto a enero 1° de 2011 terminó quedando por debajo de esos $1.000 millones con lo cual se vieron libres de tener que presentar la declaración de impuesto al patrimonio.

TAMBIÉN LEE:   Aspectos básicos de las responsabilidades tributarias para nuevos contadores

Asimismo, si su patrimonio líquido en enero 1° de 2010 era superior a 1.000 millones y en enero 1° de 2011 continuaba estando por encima de los 1.000 millones pero en todo caso el patrimonio líquido de enero 1° de 2011 sí es menor que aquel que poseía en enero 1° de 2010, entonces aunque hayan cumplido con presentar la declaración del impuesto al patrimonio también deben tener lista un justificación de por qué se produjo esa reducción entre un año y otro en su patrimonio líquido.

Lo que no se podía hacer para desinflar el patrimonio líquido

Para poder justificar esas disminuciones en el patrimonio líquido entre un año y otro, las mismas normas del Artículo 298-5 del Estatuto Tributario y el Artículo 11 del Decreto-Ley 4825 dieron la advertencia de lo que no podían hacer los contribuyentes para desinflar sus patrimonios líquidos con el objetivo de terminar librándose de la obligación del impuesto al patrimonio o de quizás lograr liquidar un impuesto menor.

Así por ejemplo, en el inciso primero del Artículo 11 del Decreto-Ley 4825 se lee:

“En relación con el impuesto al patrimonio, y la sobretasa a que se refiere el presente Decreto, además de los hechos mencionados en el artículo 647 del Estatuto Tributario, constituye inexactitud sancionable de conformidad con el mismo, la realización de ajustes contables y/o fiscales, que no correspondan a operaciones efectivas o reales y que impliquen la disminución del patrimonio líquido, a través de omisión o subestimación de activos, reducción de valorizaciones o de ajustes o de reajustes fiscales, la inclusión de pasivos inexistentes o de provisiones no autorizadas o sobreestimadas de los cuales se derive un menor impuesto a pagar. Lo anterior sin perjuicio de las sanciones penales a que haya lugar.”

(los subrayados son nuestros)

TAMBIÉN LEE:   Conferencia: Ciclo de actualización Actualícese para profesionales contables: primer trimestre de 2022

Por lo anterior, es claro que quienes hayan hecho algún tipo de maniobra de las indicadas en esa norma antes citada se están exponiendo a sanciones de inexactitud (que equivale a un 160% del mayor impuesto que la DIAN les liquidaría cuando les audite la declaración del impuesto al patrimonio) y también a sanciones penales (cárcel).

Lo que sí se podía  hacer para disminuir el patrimonio

Ahora bien, no toda disminución del patrimonio líquido de los contribuyentes (ya sean personas jurídicas o naturales) debe entenderse que se originó por la utilización de maniobras indebidas pues es claro que un patrimonio líquido sí se pudo haber disminuido ante los siguientes eventos totalmente lícitos:

  1. Por ejemplo, porque la persona jurídica sociedad comercial durante el año 2010 decidió distribuir las utilidades acumuladas que tenía a favor de sus socios (sin importar si las pago o no, lo que importa es que con eso se disminuye el patrimonio líquido pues por lo menos se vieron trasladadas  un pasivo por pagar a los socios o accionistas).
  2. Fiscalmente durante el 2010 se  pudieron haber utilizado sistemas de depreciación aceleradas por lo cual el valor patrimonial fiscal de los activos fijos depreciables se disminuye notoriamente.
  3. Las personas naturales y las personas jurídicas pudieron haber sufrido pérdidas totales de  muchos de sus bienes a raíz de las tragedias invernales de finales del año 2010 y con eso obviamente se disminuyó su patrimonio líquido.
  4. Las personas naturales pudieron haberse gastado su patrimonio en diversas formas y eso no tiene nada de malo pues cualquiera puede hacerlo cuando quiera.
  5. Las personas naturales no residentes en Colombia, pero que deben presentarle declaración de renta al gobierno Colombiano, solo deben estar denunciando los patrimonios que sí posean en Colombia. Lo mismo pasa con las sucursales en Colombia de sociedades que son extranjeras (ver Artículos 9, 10, 12, 265 y 266 del Estatuto Tributario). Por tanto, es posible que este tipo de contribuyentes hayan decido llevarse al exterior durante el 2010 parte de los patrimonios que poseían en Colombia y en ese caso obviamente se disminuyó el patrimonio que sí deben denunciarle al gobierno Colombiano.
TAMBIÉN LEE:   Consultorio tributario sobre retención en la fuente con el Dr. Diego Guevara

Material complementario:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 19 septiembre, 2011
    (hace 11 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace