Planeación financiera a largo plazo: ¿qué es y para qué sirve?

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 18 junio, 2015

Planeación financiera a largo plazo: ¿qué es y para qué sirve?

La mayoría de las decisiones implican plazos muy prolongados para implantarse. En un mundo incierto es necesario tomar decisiones con anticipación. Por ejemplo si una empresa quiere construir una fábrica en el 2018, tendrá que empezar a buscar los contratistas y financiamientos en el año 2016, e incluso antes.

“Con la planeación financiera se establecen los lineamientos necesarios para el cambio y crecimiento de una empresa; al planear, centramos nuestra atención en ver los principales componentes de las políticas financieras y de inversión”

La planeación financiera establece la manera como se lograrán las metas financieras. Un plan financiero es un planteamiento de lo que se hará en el futuro. Con la planeación financiera se establecen los lineamientos necesarios para el cambio y crecimiento de una empresa; al planear, centramos nuestra atención en ver los principales componentes de las políticas financieras y de inversión.

Pasos para llevar a cabo un plan financiero

  1. Inversión que necesitará la empresa en nuevos activos. Esta surgirá de las oportunidades de inversión que la empresa opte por llevar a cabo, y será el resultado de las decisiones de presupuesto de capital de la empresa.
  2. Grado de apalancamiento financiero. Determinará la cantidad de fondos solicitados en préstamo, que la empresa usará para financiar sus inversiones en activos reales. Esta es la política sobre la estructura de capital de la empresa.
  3. Cantidad de efectivo que será necesaria y apropiada para pagar a los accionistas. Esta es la política de dividendos de la empresa.
  4. Liquidez y capital de trabajo, que la empresa requerirá sobre una base continua. Esta es la decisión de capital de trabajo neto de la empresa.

Las decisiones que tome una empresa en estas cuatro áreas, afectarán en forma directa su rentabilidad futura, así como su necesidad de financiamiento externo y sus oportunidades de crecimiento.

Las políticas de inversión y financiamiento de la empresa actúan entre sí, y por tanto no pueden considerarse en forma aislada.  Los tipos y cantidades de activos que la empresa planea comprar deben considerarse en forma conjunta con su capacidad para obtener el capital necesario para financiar esas inversiones.

La planeación financiera a largo plazo, incluye de los dos a cinco años siguientes. Este período recibe el nombre de “horizonte de planeación”, y es la primera dimensión del proceso de planeación que debe establecerse.

Al diseñar un plan financiero se combinan todos los proyectos e inversiones  que la empresa llevará a cabo para determinar con ella la inversión total necesaria. Así las propuestas de inversión más pequeñas de cada unidad operacional se añaden entre sí y la suma de las mismas se trata como un proyecto de gran tamaño. Este proceso recibe el nombre de “Agregación” y es la segunda dimensión del proceso que necesita determinarse.

Una vez establecidos el horizonte de planeación y el nivel de agregación, un plan financiero requiere de insumos, planteados en diferentes alternativas de supuestos respecto a variables de importancia.

¿Qué se puede lograr con la planeación?

Examen de interacciones. El plan financiero debe hacer explícitos los vínculos que existen entre las propuestas de inversión para las diferentes actividades operativas de la empresa y las opciones de financiamiento disponibles, es decir, si la empresa planea expandirse y emprender nuevas inversiones y proyectos, ¿de dónde obtendrá el financiamiento necesario para pagar estas actividades?

Exploración de opciones. El plan financiero da la oportunidad de que la empresa desarrolle, analice y compare muchos escenarios diferentes de manera consistente, explore varias opciones de inversión y financiamiento y pueda evaluar su impacto sobre los accionistas de la empresa.

Forma de evitar sorpresas. En la planeación se debe evaluar qué le sucedería a la empresa a partir de diferentes circunstancias. Se podrían tratar aspectos como qué acciones emprender si las gestiones salen muy mal o, de manera más general si lo que hoy se asume sobre el futuro resulta erróneo.

Forma de asegurar la factibilidad y consistencia interna. Más allá de la meta general de acrecentar el valor para los accionistas o dueños, una empresa tendrá muchas metas específicas que podrían ser expresadas en términos de participación de mercado, rendimiento sobre el capital, apalancamiento financiero, entre otros.

La planeación financiera es una forma de verificar qué metas y planes son factibles e internamente consistentes.

Conclusión

Es probable que el resultado más importante del proceso de planeación sea el que obliga a la administración a pensar en las metas y a establecer prioridades. Lo que podemos hacer es determinar la dirección en la cual queremos viajar, y elaborar algunas estimaciones bien fundadas de lo que encontraremos a lo largo del camino. Si se hace un buen trabajo, se estará en guardia cuando el futuro se presente.

Ref: Libro “fundamentos de finanzas corporativas”, ROSS-WESTERFIELD-JORDAN, Quinta Edición

Material relacionado:

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

$350,000*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

Precio regular: $999.000/año

Hoy $699,900*/año

Precio regular: $999.000/20 meses

Hoy $599,900/20 meses