Propuestas de empleo, ¿Mockus o Santos?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 15 junio, 2010

Propuestas de empleo, ¿Mockus o Santos?

La segunda y definitiva vuelta está a la vuelta de la esquina. Este domingo, elegiremos a nuestro próximo presidente. Aquí les presentamos sus propuestas para combatir el desempleo y generarle un futuro estable laboral a los colombianos.

Las propuestas las reproducimos de Estrategia Laboral

Lo que dice el candidato del partido Verde

La solución al problema del empleo debe comenzar con corregir las fuertes distorsiones existentes en el mercado laboral, originadas en los impuestos al trabajo, los incentivos a la inversión y los subsidios a la informalidad.

El modelo imperante en Colombia castiga la generación de empleo y premia la informalidad laboral. El empleador que invierte recibe exenciones, el que genera empleo paga impuestos. El empleado informal recibe subsidios y el formal debe pagar contribuciones. En suma, los incentivos existentes conspiran en contra de la formalidad laboral.

La política de empleo debe comenzar por corregir el sesgo antiempleo de la política económica y social, esto es, por desmontar las exenciones a la inversión, revisar la conveniencia de mantener los impuestos al trabajo y, gradualmente, a medida que se recupere el empleo, disminuir algunos subsidios a la informalidad.

Se pretende, en últimas, mover la economía colombiana del equilibrio actual, caracterizado por la ausencia de empleo formal, los altos subsidios, las altas exenciones, la creciente desigualdad y las grandes distorsiones fiscales, a un equilibrio distinto, caracterizado por menos subsidios, menos exenciones, más equidad, sostenibilidad fiscal y sobre todo oportunidades laborales para todos.

Como el movimiento de un equilibrio a otro toma tiempo, propondremos un salario mínimo diferencial para jóvenes. El sesgo anti empleo afecta a los jóvenes más que proporcionalmente y tiene sentido, temporalmente, mientras se corrigen las distorsiones del mercado laboral, incentivar la contratación de jóvenes bachilleres sin oportunidades educativas y condenados al rebusque diario y a la tentación de la ilegalidad.

La corrección de las distorsiones del mercado laboral no resolvería completamente el problema del empleo. Para ello se requieren políticas de educación, emprendimiento y de demanda. En educación, fortaleceremos el SENA, aumentando su pertinencia y evaluando concienzudamente sus programas.

Nuestro énfasis será en los programas que efectivamente crean habilidades que son reconocidas y remuneradas por los empleadores. Enfatizaremos la formación de capital humano en los sectores más dinámicos. Daremos especial importancia a la capacitación y entrenamiento laboral en los sectores de minería y petróleo.

En materia de emprendimiento, fortaleceremos el acceso al crédito y a la asistencia técnica, rescatando, por ejemplo, las experiencias de la Banca de Oportunidades. Pondremos en marcha un ambicioso plan de inversiones, con un énfasis en infraestructura educativa. Este plan se financiará con el uso de hasta 15% de Ecopetrol para la creación de un fondo destinado a la educación y a la ciencia y tecnología.

Por último promoveremos la «laboralización» del empleo. Estamos convencidos de que las cooperativas de trabajo asociado son muchas veces un atajo para evadir la legalidad. La «legalidad democrática» implica, entre otras cosas, el cumplimiento estricto de los contratos de trabajo, el pago completo de las parafiscales y las contribuciones y el respeto irrestricto de todos los derechos del trabajador.

Y esto dice el del partido de la U

Bogotá tiene una tasa de desempleo cercana al 13%, será directo beneficiario de nuestro plan de empleo, que busca crear 2,5 millones de nuevos empleos y lograr que en cada hogar haya al menos una persona con trabajo formal. Trabajo formal significa con salario, prestaciones, pensión, vacaciones, salud y caja de compensación.

Nuestra economía crecerá a niveles del 6%. No queremos volver a la época de los despidos y la falta de inversión. No aumentaremos los impuestos. Promoveremos el emprendimiento acompañando a las nuevas empresas durante sus primeros tres años de existencia y con beneficios tributarios para las que creen empleo.

Para evitar que 300 mil bachilleres salgan cada año a engrosar las filas del desempleo, otorgaremos becas-crédito blandas y a largo plazo. Crearemos el Jornal Escolar, un subsidio para que los campesinos manden sus hijos a estudiar.

Lucharemos contra la pobreza con el mismo empeño, intensidad y recursos que hemos combatido el terrorismo. Fortaleceremos los programas Familias en Acción y de la Red Juntos, reviviremos Jóvenes en Acción y Empleo en Acción, y crearemos Mujeres en Acción. Mantendremos los aportes parafiscales que sostienen al SENA, Bienestar Familiar y a las Cajas de Compensación Familiar.

La economía de la ciudad crecerá jalonada por cinco locomotoras que pondremos en marcha en todo el país: la agricultura, la infraestructura, la vivienda, la minería y la innovación. Haremos de Bogotá una ciudad estratégica para la inversión. Haremos todos los esfuerzos a nuestro alcance para mejorar las relaciones con los países vecinos, y en particular con Venezuela.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…