¿Puede la contabilidad llevada solamente en libros electrónicos facilitar la comisión de fraudes?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 28 septiembre, 2016

¿Puede la contabilidad llevada solamente en libros electrónicos facilitar la comisión de fraudes?

Al indagar sobre los detalles de la estafa cometida con los pagarés-libranza al interior de la empresa Estraval, se descubrió que dicha entidad llevaba varias contabilidades electrónicas, y una de ellas fue utilizada para  hacerle creer a los auditores de uno de sus inversionistas más importantes, que estaba examinando la contabilidad oficial.

A partir de enero de 2012, y luego de los cambios que el Decreto-Ley 019 de dicha fecha le efectuara al Código de Comercio, en Colombia se ha permitido que los comerciantes puedan llevar sus registros oficiales de contabilidad solamente en archivos electrónicos, sin necesidad de asentarlos posteriormente en ningún tipo de hojas en papel pues las Cámaras de Comercio ya no seguirían haciendo el registro de estas (ver también la Circular 220-000001 de marzo 6 de 2012 de la Supersociedades).

En vista de lo anterior,  todos los interesados en examinar los registros electrónicos contables de las empresas (ya sean el revisor fiscal, los acreedores, los accionistas, la DIAN, etc) quedan en manos de la ética que tengan el representante legal, el contador y los auxiliares para ratificar que la contabilidad electrónica enseñada es en verdad la oficial, es decir, que no están llevando otras “contabilidades electrónicas oficiales” para presentar según la conveniencia.

Hasta el año 2011, depender de esa ética era algo que no sucedía, cuando la única contabilidad oficial que se podía enseñar a terceros era la asentada en las hojas en papel registradas previamente en las Cámaras de Comercio. Por tanto, si alguien quería cometer fraudes y modificar la contabilidad oficial según el tipo de usuario al que se la presentarían, en ese caso había que anular las respectivas hojas en papel, lo que de inmediato despertaba sospecha.

El fraude comprobado con las contabilidades electrónicas

“el permiso de llevar la contabilidad oficial solamente en forma electrónica (y la ausencia de una mayor reglamentación más estricta al respecto) puede estar facilitando la comisión de fraudes como el que se descubrió recientemente al interior de la empresa Estraval”

Pues bien, tal parece que el permiso de llevar la contabilidad oficial solamente en forma electrónica (y la ausencia de una mayor reglamentación más estricta al respecto) puede estar facilitando la comisión de fraudes como el que se descubrió recientemente al interior de la empresa Estraval, cuya liquidación oficial ya fue ordenada por la Supersociedades a raíz de los grandes fraudes que cometió con sus operaciones relacionadas con la venta de pagarés-libranza (ver artículos de la revista SEMANA de agosto 13 de 2016 y  septiembre 3 de 2016)

Al respecto, según el artículo publicado en septiembre 17 de 2016 en la revista SEMANA, los administradores de la sociedad Estrategias en Valores SA (Estraval)  fueron capaces de engañar a los auditores de un banco alemán (Deutsche Bank)  mostrándoles una contabilidad electrónica falta que hicieron pasar como su oficial.

Al Deutsche bank (que al interior de Estraval era identificado con el apodo de “Sakura”) se le querían vender $77.800 millones de  unos pagarés-libranza que en realidad ya habían sido vendidos a otros inversionistas pero de los que conservaban algunas copias. Por tanto, para engañar a los auditores del banco, se les mostró una “contabilidad electrónica oficial” totalmente falsa en la que los pagarés aún figuraban sin vender. Al respecto, en el artículo de la revista SEMANA se menciona la siguiente:

«Con el fin de que ‘Sakura’ mantuviera el interés por el negocio, los directivos de Estraval decidieron construir un archivo espejo, en el cual llevaron un registro acomodado a voluntad, sin tocar la verdadera base de datos. Así, el nuevo inversionista creía que miraba la contabilidad real, pero no era así. Cada vez que anunciaba visitas de seguimiento o auditoría, los de Estraval montaban todo un operativo. “Este fraude no puede ser verificado por ningún auditor, ya que, verifique lo que verifique, encontrará que la operación es cierta”, dice el exfuncionario.» 

(Los subrayados son nuestros)

Al final del artículo citado se menciona que los auditores del banco alemán creyeron en esa falsa “contabilidad electrónica oficial” y, entonces, el banco aceptó invertir en los pagarés con los que ahora hace parte de las victimas estafadas por parte de Estraval (al banco se le vendieron 23.000 pagarés de los cuales por lo menos 14.000 ya habían sido vendidos a más de dos compradores diferentes).

Visto lo anterior, queda claro entonces que el permiso de llevar la contabilidad oficial solamente en forma electrónica sí constituye un mecanismo con el que los interesados en hacer fraudes podrán engañar a sus usuarios, pues es muy fácil llevar en paralelo múltiples “contabilidades electrónicas oficiales” para presentar a los diferentes usuarios según la conveniencia.

¿Qué pensarán hacer las autoridades para evitar que esto pueda seguir sucediendo? ¿Tendremos que llegar quizás al punto de que la única contabilidad electrónica oficial sea aquella que se termine reportando aunque sea en una base de datos oficial administrada quizás por las Supersociedades y que una vez reportada sea totalmente inmodificable? El tiempo lo dirá.

Material relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…