Régimen judicial de insolvencia no se debe confundir con la intervención estatal

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 1 febrero, 2016

El régimen judicial de insolvencia regulado por la Ley 1116 del 2006 busca la protección del crédito y la recuperación y conservación de la empresa; para que el régimen de insolvencia logre dicho fin, emplea dos mecanismos: proceso de reorganización y proceso de liquidación judicial.

El proceso de reorganización se constituye como un acuerdo de preservación empresarial, mediante el cual se busca mantener la viabilidad de la empresa y lograr su normalización comercial y crediticia a través de una reestructuración, tanto operacional y administrativa, como de activos y pasivos; por lo tanto, este régimen busca evitar la liquidación de la empresa. Dicho proceso se encuentra regulado por los artículos 1 a 46 y 67 a 84 de la Ley 1116 del 2006, en concordancia con lo estipulado en la Ley 1429 del 2010, artículos 30 a 41.

Por su parte, el proceso de liquidación judicial busca aprovechar el patrimonio de aquel deudor mediante una liquidación ordenada y pronta, es decir que su finalidad, a diferencia de la del proceso de reorganización, es la disolución de la sociedad y liquidación de activos, para con estos efectuar el pago de obligaciones y devolución de remanentes.

Intervención estatal

No se puede confundir el régimen judicial de insolvencia con la intervención estatal; esta recae sobre personas naturales o jurídicas que participan sin autorización estatal en actividades financieras y consiste en un proceso liquidatario de los negocios, operaciones y patrimonio de dichas personas. Por ejemplo, la intervención estatal recae sobre personas que realizan actividades de captación o recaudo no autorizado, como lo son las pirámides o negociaciones masivas.

El Decreto 4334 del 2008 define la intervención estatal de la siguiente manera:

“Artículo 1. Intervención estatal. Declarar la intervención del Gobierno Nacional, por conducto de la Superintendencia de Sociedades, de oficio o a solicitud de la Su­perintendencia Financiera, en los negocios, operaciones y patrimonio de las personas naturales o jurídicas que desarrollan o participan en la actividad financiera sin la debida autorización estatal, conforme a la ley, para lo cual se le otorgan a dicha Superinten­dencia amplias facultades para ordenar la toma de posesión de los bienes, haberes y negocios de dichas personas, con el objeto de restablecer y preservar el interés público amenazado”.

Material relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

$150,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…